Wednesday, December 18, 2013

Carita Bonita (Parte I)






Reina tenía los ojos grandes color caramelo, más claritos que los corrientes pardos; los labios generosos, la frente amplia y unos cabellos que cuando los llevaba adelante alcanzaban trepar hasta la punta de sus senos… esos senos blancos que apretados por el sostén dibujaban una línea divisora que aparecía siempre sobre el escote de su blusa.

Siempre que me hablaba envolvía sus dedos entre sus mechones como haciéndose rulos para luego soltarlos. “te está aventando sus feromonas” me decía el gordo Pineda. “te va engatusar como al chino Lau y después te va a dejar cagado, deprimido, yo la conozco huevón”. “si dicen que el chato Domínguez se volvió fumón por su culpa, porque así lo enamoró, lo tenía de su baboso, de su encomendero, hasta le hacía las tareas” “y ni hablar del loquito Perleche, ese huevón se volvió loco por ella, y no te digo loco en sentido figurado… ese huevón se quedó mal de la cabeza después que ella le dijo hasta acá nomás”. Yo sólo sonreía “hablas huevadas huevón” le decía.

Las chicas del barrio decían que era “llenita”, “empatadita”, “es una gordita que a la primera se te desmondonga” decía Paty con una desmesurada tirria en cada palabra.  Un tufillo de envidia se vislumbraba en sus gestos. “Pero  si fuera de verdad gordita no tendría tantos pretendientes tras de ella”. “¡Ay! si yo fuera regalona, también tendría a veinte carretones persiguiéndome” alegaba, seguida de la celebración de las otras chicas. “bueno, no sean mal habladas, al menos yo no la conozco en la faceta de regalona” respondí. “no es una regalona” intervino el gordo Pineda, “es una calienta huevos nomás… te calienta, te calienta y no te da nada… por qué crees que el chato Domínguez adelgazó tanto hasta parecer un pejerrey sin tripa, porque paraba caliente y se iba en paja nomás” agregó. Todos rieron, porque el gordo Pineda solía mezclar sus creencias populares con cualquier investigación científica que llegó a leer a duras penas. “que se ríen, ustedes no saben nada, yo he leído que un pajazo equivale a siete polvos”.

Todos podían hablar, murmurar, pero por ese par de piernas y esos senos redondos cualquiera daría la vida entera, porque ese caminar peculiar, sin ninguna intención de provocación, podía despertar miradas concupiscentes, lascivas hasta del más correcto. Y es que Reina tenía esa mezcla de mujer con toquecillos de niña y se movía como si desconociera tener esas cualidades. Actuaba con inocencia, se movía con confianza, sonreía con amabilidad, no hacía distinciones, acariciaba con facilidad, abrazaba  sin intenciones secundarias. Había nacido con una gracia inigualable, tocada por una estrella. Ella no era el problema. El problema éramos  aquellos que podíamos perder la cabeza, la razón, la cordura por su coquetería innata. Quizá, después de todo, el gordo Pineda podría estar en lo cierto, “son las feromonas huevón, te está aventando sus feromonas y ella, tiene bastante, hasta para regalar”.

“Ese gordo Pineda habla tonterías…. es peor que mujer” me decía Reina como adivinando lo que podría haber llegado a mis oídos.  Recostada sobre la reja de su chalet me conversaba mientras movía la pierna como dibujando un círculo en el piso “yo nunca he tenido enamorado”, me decía. “¿Y Perleche?” pregunté. “¿ese?... ese nunca ha sido mi enamorado, no sé qué cosas habrá hablado, seguro tonterías, cosas de su imaginación porque siempre estuvo mal de la cabeza” me respondió. Luego de un silencio preguntó “¿y tú?, ¿cuántas enamoradas has tenido?”. “sólo una” respondí  después de unos segundos. “¿y qué pasó?, cuéntame de ella” me dijo acomodándose a mi lado, rozando sus senos con mi hombro. Su cercanía me hacía temblar. “mmm nada, terminamos porque yo ya tenía que viajar a Lima”. “Dime pues, te terminó seguro”. Sonreí  al verme descubierto. Definitivamente era malo para las mentiras. “bueno, si pues, se fue con otro, así de simple” respondí tratando de terminar todo allí. Apoyó sus manos sobre mi hombro mirando mi perfil. No me atrevía a voltear y quedar frente a ella. Acercó sus labios a mi oído hasta sentir el cosquilleo caliente de su respiración y me susurró “si se fue con otro, qué importa, seguro viene algo mejor para ti”.

 “¿Y?, ¿qué dice tu hembrita?” preguntaba el gordo pineda siempre que lo encontraba. “cuál hembrita huevón es mi amiga… más parece que tú te has enamorado de ella”. “Ya caíste seguro huevón, ya caíste uuuuuuyyyy estoy viendo ojos de enamorado” alegó socarrón el gordo. Sonreí negando todo “somos amigos nomás gordito” le dije tratando de minimizar la situación. El gordo se puso serio “cuidado nomás que termines en el psiquiatra… a todos los malogra, los vuelve locos, pajeros  o drogadictos, ya sabes”. “Yo no creo Marcelito que tú tan correcto y tan inteligente te metas con ESA… yo no creo” dijo Silvana. “ayyyy Marcelito no nos decepciones si te metes con ESA, ni te aparezcas por aquí, ni te vamos a mirar” culminó Paty.

Desde que apareció Reina, hace un año atrás, había puesto de cabeza el barrio. Al principio todos salíamos juntos, pero no sé desde cuando el grupo de chicas decidió alejarla, dejó de pasarle la voz, de no invitarla a las reuniones y Reina, que era lo suficientemente inteligente para darse cuenta, poco a poco prefirió privarse de nuestra compañía. Creo que todo empezó desde que Paty, quien alguna vez fue la atracción del barrio y por quien todos alguna vez nos peleábamos para que ningún mozuelo de otro vecindario se la llevara, repentinamente fue desplazada. El Chino Lau, el Chato Rivera, el loco Perleche, el zambo Román y hasta Pepe Ricón habían empezado a fijarse más en Reina. A hacerle pleitesías, a querer acompañarla y hasta pelearse a puño limpio entre ellos por su cariño. Yo en un inicio me mantuve al margen pero en los últimos días el azar nos puso en el mismo camino.

Su madre buscando una costurera para que le arreglara un vestido había llegado hasta mi casa por recomendación de una vecina. Mi madre cosía. La citó y se apareció con Reina. Habíamos salido en grupo pero no habíamos conversado mucho, al menos no lo suficiente para frecuentarnos a solas, para sostener largas conversaciones. Ese fue el inicio. Cada visita de su madre por la compostura de un vestido significaba horas de conversación con ella, en mi sala, escuchando canciones de “Sui Generis” que ella traía en una cinta magnetofónica. “Pon esa, la cuarta canción, adelanta un poquito”, me ordenaba dulcemente y se ponía a cantar y bailar con los ojos cerrados. “Me encanta esa canción” me decía. Tarareaba como si nadie la viera y cuando terminó se dejó caer como una pluma sobre mis rodillas. Sentí la piel suave de sus piernas blancas sobre las mías. Se colgó de mi cuello y pegando sus labios a mi oído me susurró “si mañana me la cantas y me la dedicas, te voy a dar un regalito… una sorpresita que te va a gustar mucho”...

CONTINUARÁ

37 comments:

  1. Replies
    1. Te has ganado un premio por ser primero mi estimado. POuedes pasar por mi oficina a recibir tu premio.

      Delete
    2. Ojala sea comida.

      Delete
    3. ... es una sorpresita que te va a gustar mucho.

      Delete
  2. En tales circunstancias, los hombres somos tan débiles.

    ReplyDelete
  3. OH MYYYYYYYY!!!
    Qué pasó! Cuenta! Cuenta!!!!
    Xq nos dejas así en pindinga!

    ReplyDelete
    Replies
    1. El post salió muy extenso así que lo partí. Estoy arreglando la segunda parte. Tiene que pasar por control de calidad jajaja.

      Delete
  4. Antes de comentar, quisiera saber cuál es el afán de Elmo por ser primero en todos lados jajajajajajajajaja

    bueno! OH MY ESPERARÉ LA SEGUNDA PARTE!!!!! jaja :P

    ReplyDelete
    Replies
    1. Déjalo ser. Respeta su edad.

      Delete
    2. Lamentablemente Eduardo la está mal informando señorita Fiorella. Hace unos 7 u 8 años (un siglo atrás tecnológicamente hablando) la blogósfera era un ambiente muy competitivo, los bloggers competían por quién posteaba más, quién tenía la mejor cabecera, quién tenía la mejor barra lateral. etc., y también por quién era el primero comentando; los primeros comentaristas tenían premio, así como el visitante 100, 500, 1000, etc. Además que siendo el primero uno se hacía del comentario más leído o el comentario que el autor del blog respondía obligatoriamente.
      Esta costumbre fue heredada de los foros de antaño, primero en la época de los BBS y luego en los de Internet (las listas de interés de la RCP fueron un referente en el Perú), en los que existía cierta competencia por quien proporcionaba la mejor idea o la solución a un problema planteado, algo de eso aún se conserva en el blog de Slashdot.

      Delete
    3. Estimado Elmo, no entendí bien la primera línea, no sé si yo estoy mal informando a Fiorella o Fiorella me está mal informando. Creo que falta una coma allí. Pasando al tema, he leído el link y me parece muy interesante eso de "first post" (aunque debería ser first comment, pero bueno). Por eso le dije a Fiorella que respete su edad, sabiendo que es usted un reconocido profesional y profesor de la informática y que muy probablemente sepa más o haya visto más cosas que nosotros en estas plataformas. Espero no se haya molestado usted sobre todo sabiendo que en este blog sólo se trata de escribir cosas graciosas y sin nada de seriedad, (la cabecera es un desastre, la barra lateral apenas se sostiene, se postea a la muerte de un gato y el autor es un aprendiz de escritor mezclado con payaso de circo). Muchas gracias por volver siempre por las respuestas... y no se olvide que su premio lo espera (es lo único serio que se ha dicho en este post)

      Delete
  5. Interesante, sabes mi amiga Moradona era como la describes, ella no sabía q era bonita, ni cuenta se daba, pero claro nosotros como perros en celo, la imaginábamos en poses y entuertos pero la realidad era otra, ella no pensaba en esas cosas y si lo hacía, lo disimulaba muy bien, lo curioso es que se caso con su primer enamorado, que según me contaron lo tuvo a los 21!!! (si a los 21!!!) y ahora tiene una hija preciosa! Cuando te leía recordé a mi amiga, que injustos somos los hombres con nuestros comentarios (a veces) , estaré atento a la segunda entrada! Me ha enganchado!!!

    ReplyDelete
    Replies
    1. si me acuerdo que nos has contado de tu amiga Moradona en unos de tus posts. Esas mujeres nacen tocadas por una estrella.

      Delete
  6. Calienta huevos, no hay de otra... a menos que contigo haya pasado algo más! xD a esperar la segunda parte de la historia.

    Saludotes!

    ReplyDelete
    Replies
    1. jajajaja la segunda parte lo dirá.

      Delete
  7. Me has hecho acordar dos anécdotas me pasaron hace unos años atrás... me has dejo con la intriga, Sui Generis es genial!
    "...un pajazo equivale a siete polvos" jajaja morí de risa xD
    Buenísimo! espero la segunda parte!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Sebastián, espero leer en algún momento tus anécdotas... y sí, Sui Generis es genial. En la segunda parte voy a mencionar que canción era la que le gustaba a Reina.

      Delete
  8. Es una calienta huevos, ya vi ya.
    Le gusta tener la atención de todos, tambien hay hombres asi =/
    ...se pone emo :/

    ReplyDelete
    Replies
    1. jajajaja calienta vohues, puede ser, veremos que dice la segunda parte.

      Delete
  9. Chevere relato, podrás imitar ser Ribeyro pero nadie se le igualará!!

    ReplyDelete
    Replies
    1. jajaja gracias por la comparación, siempre he dicho de JRR es casi un dios para mi. No he encontrado a alguien que lo supere. Alice Munro es una zapatilla a su lado (bueno, al menos los tres cuentos que leí de ella). Por otro lado JRR generalmente relata en terceras personas. Yo siempre escribo en primera persona.

      Delete
  10. Está bacán el post. A esas flacas mejor ignorarlas, tratarlas con indiferencia... jode actuar como uno más del montón. Si buscas efectos diferentes, hay que actuar diferente.

    ReplyDelete
    Replies
    1. una vez más la experiencia siempre llega cuando ya no sirve para nada.

      Delete
  11. Replies
    1. gracias Luisa... los comentarios como los tuyos me hacen pensar si en verdad lo leíste o eres un robot, sorry por la desconfianza pero es que hay varios así.

      Delete
    2. soy una chica eduardo , no se porque piensa que soy un robot si el correo lo enlace con mi cuenta de gmail lo pensaria su fuera anonimo , y lo que te dije antes es cierto escribes muy bien y quisiera saber la segunda parte

      Delete
    3. jajaja sorry lo que pasa es que hay mucha gente que deja comentarios iguales en todos los blogs y sólo hacen para que lo sigan, por eso es que me genera desconfianza... pero bueno, que bien que te haya gustado. Y yo también te visité y tienes tres blogs, uno de ellos me pidió confirmación "para adultos". Gracias por pasar!

      Delete
  12. Jaja las flacas tenemos un super radar para las calienta-huevos, claro que si!!

    Oye, me parece o estas usando muchos adjetivos, es que cuando hay dos o tres me hace perder la hilación de la historia, me suena muy redundante.

    En fin, a leer la segunda parte.

    ReplyDelete
    Replies
    1. te parece, no estoy usando muchos adjetivos o cítame expesamente cuáles por ejemplo.
      Que bueno que hayas vuelto. Un abrazo.

      Delete
  13. Como siempre leyendo tarde, pero eso es lo bonito del blog, que los posts no se van a ningún lado :D Pero que tal Reinita! ammmm capaz no tenga un buen radar para las calienta websites, pero hay chicas que son así de lindas y coquetas ¡qué culpa tienen ellas! jajaja leeré la siguiente parte rait nau (uno de los beneficios de ser tardón juju)

    ReplyDelete
    Replies
    1. eso mismo, que culpa tienen ellas, los culpables son los mañosones que se la creen.

      Delete
  14. Recuerdo haber dejado un comentario aquí...vine para ver si lo habías respondido y nada :( dónde está, a dónde te lo llevaste?! </3

    ReplyDelete
    Replies
    1. nunca apareció un comentario tuyo! te faltan horas de sueño.

      Delete
  15. Lamentablemente ninguna amiga de mi barrio estuvo buena y si lo estuviese poco caso me hubiese hecho. Tienes suerte para estas cosas, Marcelo, así lo niegues xD Voy por la segunda parte a ver cómo sigue :)

    ReplyDelete
    Replies
    1. es que depende mucho donde y en qué tiempo has nacido. yo soy de las épocas de barrio, de los amigos, amigas, de encontrarnos en las esquinas, de salir a jugar a las calles. Y todavía en provincia donde se vive más estas cosas. En estos tiempo, porque tú eres más joven, esas cosas se han perdido, puedes tener una vecina modelo y ni cuenta te darías porque cada quien vive en su mundo. Saludos.

      Delete

LinkWithin

Revisa también estos posts: