Wednesday, July 31, 2013

La Geometría de Su Cuerpo (Parte Final)

Esta es la segunda parte. Aunque me salió un poco eroticón, no con la calidad, finura y elegancia de los escritos de la Mina Treintañera, sino más bien algo chabacano, burdo, arrabalero, pero a fin de cuentas, las cosas como son. Advertidos están.




La Primera parte AQUI

Los dos apoltronados en su sillón, uno al lado del otro fuimos conversando de cosas banales, hasta que Marita me dijo “tú no tienes barriga, quién como tú” y me tocó el vientre. “estás flaco, tienes que comer más” agregó y me sobó nuevamente. Luego movió sus dedos simulando una araña que se desplazaba poco a poco hacia abajo hasta tocarme justo allí. Y como en Pisco todos comemos harto pescado y mariscos, de inmediato me hizo efecto todas las parihuelas, cebiches, chilcanos, uñas de cangrejo, ponches de erizo y consomés de aleta de tiburón que había venido tomando desde mi chiquititud; no hubo tiempo de concentrar la mente en otra cosa y fue demasiado tarde, el tacto de sus manos lanzó una chispa eléctrica por mi cuerpo y de inmediato desató el incendio. Fue inevitable, el Dr. Banner se transformó en el increíble Hulk y ya estaba en posición de ataque, con la bayoneta afilada, con el bate para batear, con la bandera para desfilar, con la guitarra para enchufar, con el pabellón enarbolado. Y créanme, en esas circunstancias, ya no tienes control sobre tu cuerpo, esa cosa adquiere vida propia, piensa por sí sola, se mueve a su voluntad y hasta late con su propio corazón.

Su mano izquierda se deslizó ágilmente mientras ella se ponía de costado “¿por qué tiemblas?” preguntó. Sonreí nervioso mientras sentía que me ronroneaba el bajo vientre como un gato engreído. Serpenteó su mano, me bajó el cierre despacio, y lo sacó del pantalón.

Sudaba nervioso y cuando ya estaba listo para sacarle el seno, el coseno, la tangente y el ángulo teta, de improviso abrieron la puerta. No tuve tiempo de acomodarme, de guardar el tesorito y a lo único que atiné fue a jalar un oso de peluche que había sobre el mueble y ponerlo sobre mis piernas.

- Hola chicos ¿qué hacen?- Preguntó su mamá, totalmente ajena a lo que estaba pasando

- Descansando un rato después de tanto estudiar-respondió Marita arreglándose el cabello, con una naturalidad única, como si se hubiera graduado con honores en alguna escuela de actuación de Broadway.

Yo aún con el corazón latiendo a mil, solo respondí “buenas tardes señora”.

- Te presento a mi mami- dijo Marita –y ella es mi hermanita- agregó.

La señora se acercó. Me levanté aprisionando el oso de peluche sobre mis partes nobles y le di el respectivo besito a la señora:“mucho gusto le dije” y le hice un gesto de saludo a su hermanita pequeña.

La señora se sentó en el mueble del lado y empezó con una conversación larga y tediosa y yo aprisionando el oso de peluche sobre mis piernas y tratando subrepticiamente de guardar el paquete en el pantalón, pero la señora seguía y seguía hablando. En ese instante interrumpe la pequeñita:

- Mi oso- dijo

Y si yo hasta ese momento estaba preocupado, me volví de pronto un manojo de nervios, me cascabelearon los dientes y temí que me descubriera así con mis partes afuera y pensara que era un enfermito, un depravado, un libertino, un corrompido desviado que estaba tratando, literalmente, de violarme al oso de peluche.

- Pr-pr-préstamelo un ratito- dije nervioso y acaricié con poca convicción la cabeza del oso.

- ¡Mi osoooo!- volvió a decir la mocosilla rompiendo en llanto.

- E-e-es que yo tenía uno igualito- mentí descaradamente tratando de salvar mi buena reputación de chico estudioso, amable, respetuoso y educado que tenía ganado en el barrio.

Y miré a Marita, esperando que me lance un salvavidas, una palabra que desvíe las miradas, una bocanada de oxígeno; pero ella, solo atinó a romper en carcajadas.

Para resumir lo que vino después es que Marita desvió la atención, dándole su celular a su hermanita. Aprovechando ese instante decidí salir de la casa con el oso entre las piernas.

Si queda una moraleja para esta historia es la siguiente: El hombre que es hermoso, si no hay chica, bueno es un oso (cualquier parecido con otro refrán es pura coincidencia).
Y a ustedes alguna vez los sorprendieron? Desinhíbanse y cuenten sus historias en los comentarios.

15 comments:

  1. JAJAJAJAJAJAAAAAAAAAA!
    Pensé que el oso se quedaría pegado! jajajajajaja ay Eduuuu! Solo a ti te pasa este tipo de cosas!!!

    La verdad es que la típica es en "la sala" de tu casa cuando "todos están en sus cuartos"... jajaja de esas hay taaaaaaaaaantas historias!!!! A penas escuchaba pasos lejanos me paraba corriendo y me metía al baño. No me importaba cómo quedaran atrás "en la sala"... solo era la típica, sálvese quien pueda! jajaja

    Un beso!!!

    ReplyDelete
  2. JAJAJAJJAJJ PTM!!! Ese Oso iba a venir con olor ajajjajjajaja

    Me acordé de esa vez que hubo temblor en mi jaus. Yo tengo un peluche de un gato morado, el gato pedro. Y la cosa es que empieza el tembleeeerrrrrrr y mi roomie y yo salimos hechas un pedo, tapándome yo las chichis con el Buen Pedro y ella la cola con una almohada. Así salimos a la entrada de la casa. Claro,, el moreno que cuida en portería aún nos dirige miraditas algo coquetonas.

    Un abrazazazazo, moriiii

    ReplyDelete
  3. MArité: Vamos, anímate a contar algo que te pasó... eso de correr al baño es buena estrategia siempre y cuando tengas tiempo de hacerlo, si tus 5 sentidos están sobre tu pareja, ni cuenta te vas a dar que viene alguien.

    Franchis: jajajaja con razón cuando yo trabajaba en una empresa había un administrador medio loco en la oficina NAzca y cuando hubo un temblor fuerte decía a sus compañeros: "vamos a salir a ver porque cuando hay temblor las mujeres salen calatas" jajaja bueno en realidad el tipo estaba loco, pero ahora que cuentas eso...creo que en el fondo estaba un poco cuerdo jajaaja.

    Elmo: creo que ese "refrán" que has puntualizado está preciso. Como siempre conciso pero certero.

    ReplyDelete
  4. ¿No quedó rastro en el oso no? Jaja.

    Buena historia, a mí nunca me han sorprendido in fraganti :D

    Saludos!

    ReplyDelete
  5. jajaja por eso nunca los llevo a mi casa XD pero que trauma con el oso!

    Mmmm lo más cercano es que una vez estábamos jugando a los "retos" con 2 amigos y justo tuve que besar a uno de ellos. En pleno chape algo dentro de mí me dice "STOP", vuelvo a mi sitio y justo entra mi mamá a invitarnos a tomar lonchecito ^^ será mi ángel de la guarda jajaja Un abrazo!

    ReplyDelete
  6. caray! ese oso debió ser luego incinerado o desinfectado jajajajaja
    Por eso debe hacerse todas esas gracias en el lugar y momento adecuado, tienes suerte que te descubrieron al comienzo! imaginate si te pescaban cuando ya habias guardado tu tesorito en el estuche!!! jajajaja te lo cortaban en ese mismo momento!

    Yo las veces que he hecho travesuras en mi casa me he asegurado que tenga todo el terreno despejado y sin moros en la costa!

    ReplyDelete
  7. Edch: nooo no quedó rastro... solo un hueco jajaja.

    Munani: waaa que te iban a ampayar en una situación embarazosa... pero un besito todavía noes tan rochoso como que te encuentren con los pantalones abajo.

    Gary: vamos un poco de emoción no está mal... dicen que es mucho más emocionante cuando aparte existe el riesgo que te descubran.

    ReplyDelete
  8. jajaja eas flaca que no controla sus instintos x)...pudieron ir a otro lugar x)

    Pero el peluche?? cómo vas salir con eso? su mamá no te dijo nada? te lo regaló o que!!

    ReplyDelete
  9. Hola Edu. Pobre oso, pagó pato, ja ja. Acabó meloso, ja ja.

    Que situación tan incómoda. A Dios gracias, a mi no me ha sucedido nada de eso. Y en ese aspecto, sí soy bien miedoso y me aseguro una y otra vez.

    Un abrazo.

    LUCHO

    ReplyDelete
  10. jjajaajajja te la cuento pero en privado Eduuuu me da pena... yo solo dire que lo unico que hice fue taparme con la sabana...
    por ciertooo, volvi a Pensamientos!!!

    ReplyDelete
  11. Ay qué lindooo! Gracias por los piropos! :D

    La bandera para desfilar, a propósito de las fiestas patrias, jajajajaja. La guitarra para enchufar, jaaaajajaja, me mataste!

    Me da algo, mocosita del mal, jajaja, pobre oso!!!

    Esa Marita era terrible! Jajaja, más salado eres :D

    Besote!

    ReplyDelete
  12. Esa era más player... no hay duda.
    Recuerdo una vez que estaba en el depa de mi media naranja, exactamente en su cama, cuando vino su hermana de visita, y mi pareja no sabía como deshacerse de ella. Que seguro se preguntaba porque no la dejaba pasar. Al final se fue, pero nos cortó las ganas de seguir con algo =/

    ReplyDelete
  13. Maxwell: las chicas son lo máximo. Cosas de la edad. El peluche lo devolví sin lavarlo.

    Lucho: No sabes lo que te has perdido la emoción es lo máximo. Aún es tiempo arriesga.

    Mariela: asuuuu hasta ese nivel de "sábanas" jajajaja bueno yo ya conté un caso "similar" en un post antiguo.Échate a buscar.

    Lenya: Marita era lo máximo.

    Damian: No sé por qué pero siempre tengo a la mujer como algo más alto que cualquiera. Tal vez podría ser player o no, pero siempre la trataría con respeto con cariño y le creería todo lo que me dijera. No sé por qué pero siempre creo todo lo que me dice una mujer, así no sea verdad, yo le creo.

    ReplyDelete
  14. Jajajajajajajaja NUNCA TANTO!! pero no habían cojines? hubiese sido más creíble, más caleta xD

    Opino lo mismo que Damian, pero aparte de eso, qué maldita para no ayudarte antes, tener que hacer la presentación (haciendo que te pares) y dejar a su mamá de lo más cándida hablando por horas ppfff torreja.

    Saludotes!

    ReplyDelete

LinkWithin

Revisa también estos posts: