Wednesday, June 05, 2013

Demasiada Belleza



Siempre solía entretenerme mirando a las personas en los paraderos mientras me desplazaba desde San Miguel hasta La Molina por toda la avenida Javier Prado. Un jueves de febrero, cuando miraba entretenido por la ventanilla del microbús, mi tranquilidad fue interrumpida súbitamente cuando subió una fémina que fácilmente la podría describir como una mujer perfecta, una princesa de cuento de hadas, una dama cuya belleza no se ajustaba a la realidad de los que viajábamos en microbús. Su movimiento torpe a los arranques y paradas del vehículo me hicieron suponer que definitivamente se encontraba fuera de su hábitat natural.
Se sentó a mi lado casi impulsada por la inercia, sonrió y su belleza excesiva terminó por abrumarme. “¿Este carro llega hasta Camacho?”, me preguntó con una voz dulce pero firme, “s-s-si-si” tartamudeé como respuesta. “¿sabes cuánto tiempo demora?” volvió a preguntar. Me costó unos segundos destrabar la lengua, “Más o menos 25 minutos” respondí sonriendo. Su ropa, su perfume y su billetera que tenía entre las manos parecían sacadas de otra realidad, lejana a la Lima de 1994. “¿tú hasta dónde vas?” me preguntó nuevamente. “Hasta la universidad Agraria” le dije. “¿me puedes avisar cuando estemos cerca?” agregó. “cl-claro” respondí titubeando otra vez. Miró el discman y la portada del cd “Ballads and blues” de Gary Moore que tenía entre las manos. “¡¿Gary Moore?!” me dijo con un tonillo de sorprendida “me encanta Parisienne Walkways” agregó mientras arreglaba su melena dorada. “la calle champs elysees que menciona la canción es preciosa” añadió con una entonación perfecta del francés.

(sugiero escuchar la canción. Dale Play).





Y mientras me contaba su paso por Francia literalmente sentía que  se me escurría una baba al ver la belleza de sus ojos, el movimiento de sus labios y su coqueto arreglar del cabello. Mi obnubilación casi me hace perder la noción del tiempo y el espacio.  “Aquí tienes que bajarte” le dije repentinamente. Ella se paró de inmediato y avanzó agarrándose del pasamanos “Au revoir” me dijo a la volada y bajó a duras penas. Y yo, yo sólo atiné a responder con un “paqarincama”. Desde abajo me buscó con la mirada entre las ventanas del microbús y cuando me encontró, me regaló la última sonrisa.

Después de reaccionar de ese estado de idiotez al que había sido sometido por demasiada belleza me percaté que a mi lado había un teléfono celular. Me bajé más adelante y corrí hacia la “Plaza Camacho”. No la encontré.

Todo el día, en la universidad, desatendí las clases por estar pendiente del celular. Y no fue hasta la noche, cuando me prestaba a descansar que sonó una melodía desconocida que me hizo volver al celular. “Aló” respondí,  “aló” me respondió una voz masculina, “¿quién eres tú?” me interrogó de mala manera. “disculpa, encontré el celular en un microbús y estaba esperando que me llamen para devolverlo” le dije tratando que se calme. El sujeto empezó a lanzarme una serie de improperios que decidí cortar. A los pocos minutos volvió a sonar el celular. Dudé si contestar o no. Dispuesto a “mandarlo a mierda” al sujeto si volvía a lanzarme injurias respondí con voz firme “¡aló!”, “hola, disculpa ese es mi celular y se me ha perdido” me habló una voz femenina dulce, al otro lado de la línea. “s-s-si, lo encontré en un asiento del microbús…”; “¿eres el chico de la Agraria?” preguntó. “si” respondí aliviado al saber que era la muchacha que derramaba demasiada belleza, “quise devolvértelo, regresé hasta plaza Camacho y no te encontré” me deshice en explicaciones hasta que escuché una leve sonrisa que me tranquilizó un poco “siiii, se me debe haber caído, no te preocupes”. Un pequeño silencio que me pareció eterno. “Dónde te lo llevo, tú dime”, me ofrecí solícitamente.  “me dijiste que estabas en la universidad Agraria, tú mañana vas a estar allí”, “Si, claro” respondí. “yo te busco allí. Te llamo al celular, ¿te parece?”. “cl-cl-claro” respondí.

Al otro día nuevamente desatendí las clases por estar pendiente del celular. En uno de los intermedios, timbró el teléfono. “aló” dije temiendo encontrarme otra vez con aquella voz masculina que me lanzó improperios. “hola, estoy acá en la universidad” respondió una voz de cántico de ángeles. “¿En qué puerta estás?” pregunté titubeando. “Estoy adentro frente a unas canchas de fulbito”. “¿Cómo entraste?” pregunté. “mmm por la puerta” respondió ella al otro lado de la línea. Sonreí al sentirme descubierto como un tonto.

Caminé hasta llegar a los alrededores de la cancha de fulbito y no podía verla. Cuando estaba mirando a todos lados, se abrió la puerta de un lujoso auto, marca Audi, de lunas polarizadas. “Hola” me dijo. Si yo estando aún abrumado por su belleza, me sentí aún más apocado por los bienes que manejaba. Creo que teníamos la misma edad y yo aún no había conseguido ganar ni siquiera lo suficiente para comprarme aunque sea una llanta.

Cerró la puerta. Me acerqué sin saber si sólo decirle “hola”, “darle la mano” o saludarla con un besito. Ella se acercó y me ofreció la mejilla. Me simplificó las cosas. Me miró y yo me perdí otra vez en su belleza y me olvidé por completo de la realidad. Nuevamente absorto perdí la noción del tiempo. Ella me sonrió y me dijo “yyy… ¿mi celular?”. Recién reaccioné. “ah!, si, disculpa, acá lo tengo y lo saqué de mi mochila”. “muchas gracias” respondió, “alguien me llamó” preguntó. “mmm bueno, un sujeto poco amable” le dije tratando de minimizar la situación. Ella sonrió también como sabiendo de quien se trataba “no le hagas caso” respondió, “es un idiota” finalizó.

Y nuevamente el maldito silencio eterno. Quizás sólo esperaba que me dijera el “gracias, adiós”. Pero preguntó “¿puedo invitarte algo?... es lo menos que puedo hacer por todo lo que has hecho” agregó.


A partir de ese momento descubrí que a pesar de su excesiva belleza exterior, ésta aún era pequeña al lado de su belleza interior. Salimos unas tres veces más hasta que un día decidí alejarme de ella, después que el sujeto que me llamara esa primera vez me interceptó saliendo de la universidad y me amenazó con un par de matones más, que si seguía viéndome con la chica bella, no llegaría a semana santa entero.


Pero si me preguntan, por mi alejamiento, después de todo no sólo fue por la amenaza. Aunque se diga que no, existen clases sociales, costumbres y comodidades distintas.  Estábamos en mundos distintos.

Un beso para ti chica bella estés donde estés.

17 comments:

  1. Vaya luego me dejas con las dudas del motivo de su alejamiento! deberías contarnos el resto!

    A mi me jode las diferencias que evitan que las relaciones se concreten!

    Me la imagine como una valkyria, aunque personalmente prefiero el color canelita!!

    ReplyDelete
  2. Bueno ella no se alejó, yo me alejé, después que en un club me confundieran con el mozo jajaja. Saludos.

    ReplyDelete
  3. Jajajajaja waaaah Edu, me fascinan tus relatos!!! Me encantó!!!

    (que chévere alguna vez pasearé por los Champs, he dicho!!).

    La verdad, esos amores prohibidos, como dice Selena, porque son de distintas sociedades, son casi imposibles. Al menos desde mi punto de vista. Mi mejor amiga, una chica ufff, cheverísima y reee guapa, salió cuatro años con un chico de lo que acá huachafamente se les dice "clase a": salidito del Markham, de "apellido compuesto", etc. Ya ustedes saben. Durante cuatro años fui testigo de lo AGOTADOR que fue para ella en ese entonces el tratar de encajar inútilmente en un círculo que jamás la iba a aceptar como era (como si fuera cualquier cosa!). Creo que fue todo esa presión lo que al final hizo que el chico terminara con ella, de manera cobarde. Se fue unos meses a EEUU (ella lloró todos esos meses) y de ahí al regreso le dijo CHAU.

    Mi amiga está felizmente casada ahora, con un chico que la valora y la respeta. El pata? Estuvo con una chica "de su level" hasta que a ella le salió una beca a Japón y como diría tu amiga, AU REVOIR!!! Y sí, el sigue soltero.

    Un abrazote!!

    ReplyDelete
  4. asuuuu Marcelo! qué bonita historia y qué bonita debe haber sido esa mujer, de hecho me la imagino... ay de hecho me aburre verlas jajajaja vivir en mi distrito no es fácil, sabrás. Miraflores está infestado de gente así, y en medio, yo, con mi color canelita como dice Gary, a veces me pregunto ¿que hago viviendo acá? yo estoy de acuerdo contigo, por más que dos personas se lleven bien, se entiendan, cuando no están en el mismo mundo... algunas cosas no pueden ser y ya.


    saludos!!!!!

    ReplyDelete
  5. Ah, y me da risa, de paso, porque cuando le conté a mi amiga que después de 7 años el tenía novia nueva, ella me dijo: "waw, menos mal, pensé que gracias a la influencia de su madre se había vuelto gay".

    Obvio no le tiene en buen recuerdo!!

    Otro abrazoteee!!!

    ReplyDelete
  6. Eso de las diferencias sociales es tan típico, a mí de verdad me llegan esas distinciones, no deberían existir.

    Pero vaya que tenías tu jale ah! La chica bella del micro te invitó a salir y ahí empezó todo. Ese matón de cuarta seguro que no habría dejado que nada pasara, felizmente no llegó a más entonces...

    Qué buena canción, de verdad...
    Me encantó!

    ReplyDelete
  7. Franchis: cuando no encajas en un lugar ni hablar... es mentira eso de que el amor lo puede todo. Puedes luchar contra muchas cosas pero al final tarde o temprano te van a vencer. Mejor cada uno en su lugar.

    Fiorella: color canelita jejeje me dio risa.

    Franchis: hombre soltero y maduro, ni hablar... y si como dices tu amiga era re-guapa y dejarla mmm para mi que se le caen los toffees jajaja.

    Marité: no deberían existir pero existen... imagino que debe ser como dos culturas distintas, dos personas de distintos países, debe ser difícil congeniar las costumbres. Un abrazo.

    ReplyDelete
  8. Tuviste mucha suerte: que se siente a tu lado, que te haga la conversa, que se le quede el celular, que te llame pidiéndotelo (total, si tanta plata tenía se compraba otro)...

    Y bah, estudiaste en La Molina, supongo que ya debías estar acostumbrado a socializar con gente de esa clase social.

    Saludos ;)

    ReplyDelete
  9. Esas oportunidades se presentan una vez en la vida y debe lucharse hasta el final.

    ReplyDelete
  10. Edch: Quizás si te preguntas como conociste a tu enamorada posiblemente sea una suma de casualidades. Juysto se matricularon en el mismo curso, justo cayeron en el mismo grupo, justo a ella le gustaba tal o cual cosa, justo vivían por la misma ruta y cosas así. Como cuando escribí para mies posa el post Janecita, justo cuando la conocí me tocaba supervisar la zona donde ella trabajaba. La vida sólo es una suma de casualidades.

    Elmo: mmmm hay cosas que sólo existen en las películas.

    ReplyDelete
  11. Que lastima que tengamos que tener mundos diferentes viviendo en el mismo, no te parece? ejje
    Lo de Gary si que es una pasada menuda peasho de cancion amigo, que buen guitarrista fue.
    un abrazo cuidate

    ReplyDelete
  12. Hola, me gustó mucho!!

    En 1994 Discman?? no había en Lima creo...me da que pensar. El Walkman dominaba en ese tiempo.

    Sin embargo me sorprende la cantidad de sucesos que nos llevan a conocer a alguien y eso me ha pasado también. Varias veces veo féminas angelicales que suerte que tuviste!!

    Que extraño que el matón supo donde estabas, seguro era marca xD

    ReplyDelete
  13. GaryK6:52 AM

    Supongo que ese celular era enorme y que bueno que te haya durado su batería.
    Tus historia que quede también como un homenaje al gran Gary Moore quien ya nos dejó (2011). Still got the blues fue otra excelente canción.

    ReplyDelete
  14. Orthos: no sólo era diferencia de clase social sino también de belleza jeje.

    MAxwell: Claro que había discman en ese tiempo. Yo tenía uno y eso que fui uno de los últimos en tener.

    Maryk: jajajaja si, Still got the blues es un temazo de Gary Moore... nunca lo pudiste sacar en guitarra jajajaja.

    ReplyDelete
  15. Ay Edú qué penita me dio tu relato. Pensé que en algún momento te salía la chica con alguna sonsera, o era chico, o qué sé yo, contigo todo es posible.

    Qué huevón ese tipo, ojalá que lo metan preso por matón y que nunca haya podido estar con esa chica, seguro que no, porque si ella era tan buena, no puede haberse fijado en un maleante. Mucha plata y nada de principios, así para qué sirve un tipo, que asco.

    Ay yo desde chiquitas a mis hijas les digo, sobre todo a María Pía que ya ando con que el amiguito es churro y guapo y no sé qué. Yo le digo ay si mamita, bien churro y bueno no? Y educado no hijita? Porque sino el churro malo y malcriado se vuelve bien feo ah? Por si las dudas desde ahora u.u

    Bueno, si tú te sentías mal por otras cosas, tampoco creo que llegarían a mucho, las inseguridades matan relaciones, qué habrá pensado no? Que no le gustabas o así :( Al menos conservaste los dientes en su sitio :D

    Eso de las clases no me gusta, no debería ser así.

    Besito Edu <3

    ReplyDelete
  16. Lenya: jejeje está bien que le vayas diciendo eso a tus hijas, pero déjame decirte que las chicas a cierta edad lo único que importa es el físico de los varones. Lo digo porque de adolescente nadie me miraba jajajaja. Por eso yo también le voy diciendo a mi hija que no se sije en atorrantes jajaja. Un abrazo.

    ReplyDelete
  17. Hola mi estimado Marcelo. Aquí retomando mis comentarios en los blogs amigos. Con la mudanza de oficina a fines de mayo, estas últimas 3 semanas han sido rejodidas y en las cuales, dos semanas estuve sin internet. Y comienzo con tu blog como una forma de retribuir tus siempre infaltables comentarios.

    Bueno, volviendo a tu post, es cierto lo que dices. Eso de las etiquetas sociales, es una joda, y llega a estorbar cuando la pareja aún es joven y vive en casa de los papás. Cuando la pareja ya es independiente, si al amor es fuerte, simplemente la familia se va a al carajo. Aquí en nuestro medio, el estrato A se cree que los que no son como ellos, equivalen a un tacho de basura. Y en cuanto a ese matón, indigna que se haya creido el dueño, amo y señor de la chica bella. Eso a mí me revienta. Es jodido, pero considero que debiste decirle a la chica, no por tí, sino por ella, porque estoy seguro que eso mismo se lo debe haber hecho a quien se atreva a salir con ella. Pobre diablo. Aunque mejor es evitarse problemas también.

    Un fuerte abrazo y buen tema el de Gary Moore.

    LUCHO

    ReplyDelete

LinkWithin

Revisa también estos posts: