Thursday, April 04, 2013

Es Un Infierno Vivir Sin Ti

 
Vestido de negro, greñudo, esmirriado y con una apariencia de drogadicto, solía caminar cuando tenía 16 años. Así me aparecía cada mañana en “la pre” con mi mochila garabateada con los nombres de los grupos de rock que me gustaban. Por eso me sorprendió que Amanda, una de las chicas más bonitas del aula, modosa y recatada, me hablara tan dulcemente y me preguntara por los grupos que jamás imaginé que fueran de su agrado. “¿tienes el último cassette de Alice Cooper?”, me preguntó. Y yo, que en efecto lo tenía, respondí de inmediato que si, que me parecía muy bueno y le vertí mi apreciación por unos cuantos temas del “Trash” de Alice Cooper. “¿Me lo puedes prestar?... yo no lo he conseguido” me dijo. “claro” le respondí enfáticamente. Luego de ofrecerme tan gentilmente a prestarle parte de mi música me percaté que lo único que yo tenía era una mala copia del cassette original de Alice Cooper que me había prestado de mi amigo Raúl López, metalero incondicional, pelucón, belicoso, fortachón y que solía andar metido en líos y broncas con los “punkekes” de otros barrios.
Minutos después resolví que prestarle una mala copia de la cinta original, en un cassette “Magnet” con un sonido deplorable y una fotostática en blanco y negro como portada, resultaba, por decir lo menos, impresentable para una chica tan bonita como Amanda, acostumbrada a las comodidades, a la vida placentera y que solía desplazarse por las movidas rockeras de Miraflores, mientras yo, sólo pululaba por “la colmena”, por las afueras de la Universidad Villarreal comprando cintas piratas entre ladronzuelos y rockeros desaliñados.
Metido en ese nuevo problema y bajo el pretexto de haber borrado accidentalmente mi cassette le pedí nuevamente prestado la cinta original a Raúl, quien me prestó bajo exageradas advertencias de cuidado y con la firme promesa de devolvérsela a más tardar el viernes venidero. Al día siguiente simulando que era mi cassette lo llevé a “la pre”, y se lo presté a Amandita. Fingiendo cierta soltura le dije: “ahí está el cassette que hablamos ayer, escúchalo, tómate tu tiempo para que lo analices bien”. “Uy que emoción”, me dijo. Auscultó el cassette y agregó “Es Americano, ¿cómo lo conseguiste?”. Me agarró un poco frío, así que sacando al timador que todos llevamos dentro respondí casi como acto reflejo “Me lo envió mi primo de Argentina”. Apocado por mi mentira de que el cassette no era mío y que yo no tengo ningún primo viviendo ni siquiera en el peligrosísimo barrio de Buenos Aires del Callao, decidí cambiar de tema de conversación y de esa manera salvar mi patraña.
Al llegar el viernes le pedí amablemente el cassette a Amanda, con el pretexto que lo necesitaba para una de esas reuniones de amigos de fin de semana. “aquí lo tengo en mi walkman” me respondió muy amablemente. Mientras iba rebuscando en su bolso, me iba contando sobre cada canción del cassette, del trabajo del guitarrista, del bajista, del batero o del cantante. El problema fue que al encontrar el “walkman”, se percató que toda la cinta se había enredado en el cabezal de su aparatejo, haciéndose un enredo imposible de desmarañar. Por el contrario, en nuestro intento de resolver el problema, lo único que conseguimos fue maltratar la cinta, estirarla como chicle hasta tamaños inimaginables o doblarla hasta quedar como una falda plisada.
Después de disculparse por el percance, Amandita me dejó con la cinta deshecha y terminó diciéndome “Espero no te molestes, sabes que sería un infierno no volver a… compartir música”.
 
Después de cavilar largamente aquella noche, encontré la única solución. Corté la cinta que estaba enredada y pegué los extremos con una pequeña cinta adhesiva por el lado interior. Después de esa microcirugía, probé el cassette en la radiograbadora y en efecto, sonaba correctamente, el problema es que en determinado momento la canción se saltaba intempestivamente. El tema que originalmente duraba 4 minutos, pasó a terminar en solo 2.
 
Atemorizado y nervioso le devolví la cinta a Raul, quien la tomó sin mayor preocupación y la guardó en su mochila. Al día siguiente, tocaron a mi puerta y cuando salí lo único que sentí fue un puñete sobre mi rostro. El sabor de la sangre inundó mis papilas gustativas y mientras trataba de reponerme de mi caída sólo escuché decir “eres un maricón de mierda, ya te cagaste… y se lo voy a contar a todos para que sepan”. Resignado, acepté mi culpa, y sólo atiné a decirle: “te lo quería decir, pero sabía que te ibas a molestar”.
 
A los pocos días, consciente de mi error y al haberme sentido un traidor por no cuidar las cosas ajenas, conseguí un dinero extra y compré un nuevo cassette original de Alice Cooper y lo busqué a Raul para ofrecerle una disculpa y cambiarle el cassette dañado. Raul al verme se sorprendió:
-          lo único que quería era ofrecerte una disculpa, la verdad no quería malograr tu cinta- le dije titubeando – te traje esta nueva- agregué ofreciéndole la nueva cinta – además no era para tanto, era sólo una canción – terminé diciendo.
Raul no soltó una sola palabra, sólo entró a su casa y volvió con su cassette original. Después de hacer el cambio vociferó
-          ¡Una sola canción… pero es una mariconada lo que hiciste!-
Confundido por su respuesta, me retiré caminando y mientras revisaba el “cassette reparado”,  recién me percaté que en la parte posterior de la portada estaba escrito con letras de color púrpura con brillantes: “¿sabes? Desde hace un tiempo atrás, cuando no estoy contigo siento que es “un infierno vivir sin ti”. Me gustas mucho”.
 
Está demás decir que todo había sido una confusión. Amanda había dejado una dedicatoria que nunca había leído. De ahí la explicación de su alejamiento después del problema con el cassette. “La pre” había terminado y le había perdido el rastro; y Raul, se quedó con la idea que me había enamorado de él.
 
 
 

18 comments:

  1. JAJAJAJAJA PTM!!!! Ay, que exagerado tb Raúl.... o sea es un pequeño errorcillo jajajajaja!!

    Me has hecho acordar cuando yo era chibola y también pasaba por La Colmena a comprar revistas Tv y Novelas y casettes con portadas en blanco y negro, fotocopias MALAZAS de los casettes de Thalía, Timbiriche, Lucero.. sí, merezco la muerte en la guillotina ajajajajaa!!

    Muy bueno, ya te hacías extrañar!!! Un besazo!!!

    ReplyDelete
  2. jajajajaa bueno, pero no te dio el beneficio de la duda?? jajajaja
    Bueno! muy mal que le mientas a la flaca! muy mal que te bases en las apariencias! jajajaa

    me has hecho recordar esos cassettes con fotocopias en la cabecera! jajajaajaja eso si que era copias tercemundistas!! jajajaja
    yo vagaba por esos sitios tambien por colmena pero para comprar librooooos!! y porque por ahi estaba mi academia.

    y los perdiste de vista??

    ReplyDelete
  3. Hola Marcelo. Que buena, ja ja. O sea, el pata pensó que habías salido del closet, ja ja. Que feo roche.

    Para la próxima, prestarle el cassette pirata marca Porky, je je.

    Un abrazo.

    LUCHO

    ReplyDelete
  4. Por Dios Edu!!! jajajajajaja tú sí que eres el rey de las metidas de pata!!! Me has hecho acordar esa época!!! Dond elos casettes originales eran LO MÁXIMO! Y luego los CD's y ahora??? Como cambia el tiempo no?

    Un besote!

    ReplyDelete
  5. Yo tambien me hubiera molestado pero jamas te hubiera golpeado. Bueno que suerte la tuya *es sarcasmo. La chica mas linda y tu sin poder hacer nada. Una pena.

    Saludos.!
    Te sigo.

    ReplyDelete
  6. Jajajaja, ay Dios mío! Recién entendí el puñetazo, jajajaja, yo decía pucha me malogras el cassette y encima no me dices sino que me lo das no más, esta horrible ah? Pero para un puñete tampoco pues. Pero claro, el tipo habrá pensado otra cosa, jajajaja, tampoco es para eso, pero bueee, hay tipos que no reaccionan bien ante situaciones así.

    Ay qué penita, pobre Amandita, pensaría que no le hiciste ni caso, que te llegaba por completo, pues ni reaccionaste, ni te le mandaste, ni siquiera una mirada picarona, o un "no me gustas", buuuaaaaaa, pobre!

    Y eso de prestar cosas ajenas, nup, uno nunca sabe y mi mami me decía siempre, lo que no es de uno se cuida más todavía!

    No recuerdo si era la Colmena, pero era en Lima que alguna vez fui a ver libros por ahí y de paso revistas viejazas pero que al ir por primera vez, y el precio claro, me pareció mostro y me llevé mil creo. Y también más allá los programas piratas. Ya era bien grandota cuando lo descubrí, ya trabajaba (he ahí por lo cual el precio me encantó :D), iba muy de vez en cuando, pero me encantaba cuando iba :D

    Besooooooo!!! Si no estuvieras casado te diría BUSCA A AMANDITAAAAAA!!! :D Pero no, sino Janecita se asa conmigo :D

    ReplyDelete
  7. Franchis: ir hasta la colmena para comprar cassettes de Thalía y Timbiriche? jejeje eso lo podías comprar en cualquier lugar. Además si alguno dee sos pelucones cochinos metaleros te veía comprando eso de verdad que te iban a linchar jajaja.

    Gary: en efecto está mul mal eso de las apariencias, pero tenía 16 años... ahora confieso que soy un pirata.

    Lucho: Cassette marca Porky jajajaja era impresentable para ua chica tan bonita.

    Marité: estoy en terapia para ya no andar metiendo la pata. Llegaste a vivir la época del cassette? si tu eres chibola.

    Mel: la chica mas linda y yo sin poder hacer nada. La perdí de vista

    Lenya: ya no presto cosas ajenas. Bueno quizás si sea la colmena por ahí vendían hartos libros.... lo de los programas quizás ha sido Wilson. Ahora ya no están los emtaleros piratas en la colmena. Los programas si siguen en Wilson.

    ReplyDelete
  8. jajajaja ya qque estoy de pedigueño y ya se que puedo pecar de antipatico por pedir este tipo de cosas...

    primero me explico, yo en casa copio todas las entradas en word y cuando tengo un ratito libre en el trabajo lea las entradas y anoto mis comentarios, pero es algo que no puedo hacer con tu blog, cuando paso el cursor por el texto no se seleccionada nada :(

    Puedes cambiar eso?
    Perdon por ser tan antipatico, es que ya sabes el dicho el que no llora no mama!!

    jajajaja y yo quiero leer!

    ReplyDelete
  9. Raúl pensó que te estabas declarando a punta de casettes, porque entonces era normal que los casettes se enredaran y pegarle a alguien por maricón.

    ReplyDelete
  10. Jajaja. bien ahi con Raul....

    Alice Cooper, hace bastante que no escucho a Alice... hoy me tomare mi tiempito. :)

    ReplyDelete
  11. Qué chévere lo que has escrito :) me ha gustado mucho. ¿Quién no ha mentido a los 16? si mentimos hasta por las puras y claro, más para impresionar. Bien linda Amanda con su mensajito y bien desesperado Raúl con su puño, wwwwiiiuu Raul jajaja enredos propios de la adolescencia y de los maravillosos cassettes que se retrocedían con lapicero :) Saludos!

    ReplyDelete
  12. Gary: Ok lo haré cuando tenga tiempo. Mi hijo no me deja tiempo para nada y no sé qcomo diablos hice eso.

    El mono feo: En efecto eso era muy normal osbretodo sino limpiabas los cabezales... me refiero a los walkman.

    Cafeinómana: Todo quedó aclarado luego. Me gustan las mujeres.

    Munani: Tu si me entinedes jejejee. A esa edad quien no ha cometido un error y ha tenido complejos. A estas alturas de mi vida ya todo me llega. Y si recuerdo andar siempre con mi lapicerito faber castell, para retroceder o avanzar las cintas.

    ReplyDelete
  13. Yo cagué un K-set de Leusemia de mi hermano :( lo hice como tú, lo pegué y se cortó como 1min jaja hasta ahora lo tengo y funciona mas o menos.

    Tmr todos perdemos el rastro a alguien, ahora que ya no hay msn peor!!

    Al menos te quedaste con la música de Cooper lml

    ReplyDelete
  14. jejeje desde luego tu amigo era de pocas palabras eh? jajaaj primero reparte leña y luego ni te habla.
    Anda que tambien Amanda podría haberte dicho algo pero bueno al menos compartió contigo a uno de los grandes genios del Rock, el gran Alice.
    Bonita historia amigo
    Cuidate un abrazo

    ReplyDelete
  15. jajaaja...es una historia muy graciosa, cosas que pasan por distraccion o malentendidos no? me gustan los videos q pones siempre al final, aunque a veces no te comente igual siempre te leo! prometo pasar mas seguidito :) buen finde!

    ReplyDelete
  16. Pucha los únicos cassettes originales que he visto son unos de cumbia antiguazos de mi mamá. Recuerde que le malogré varios de esos grabando encima canciones de radio jaja, me gané varias tundas xD

    Saludos!

    ReplyDelete
  17. Oe Marcelo, yo te he visto con tus cassettes de Lizandro Meza, de Laura Leon, hasta de Pablito Ruiz y Magneto ... y ahora te dices metalero... Por cierto Titin, en tus blogs dices que eres Eduardo. Xevere tu anécdota. Sigue publicando.

    ReplyDelete
  18. Maxwell: Tengo un cassette de Leucemia original por si acaso. Está a la venta.

    Orthos:Acá las mujeres no te dicen nada. Es el hombre el que tiene que "declararse". Creo que en Europa las coas son más liberales.

    Siinduran: pero que nombre tan raro tienes jejeje. Los malentendidos siempre pasan. Y generalmente es la gran causal de peleas.

    Edch: jajaja yo también me agarré un cassette de Nicola Di Bari de mi papá y lo borré grabando mi música... hasta ahora mi papá se acuerda y me reclama.

    Gary: Oe Gary ya sé quién eres, jajajaa... y por favor no le digas a nadie que tenía mi cassette de "Laura León, Grandes Éxtios: incluye la Arañita del amor". Un abrazo.

    ReplyDelete

LinkWithin

Revisa también estos posts: