Wednesday, February 27, 2013

Baila Conmigo




Siempre he escrito en este humilde blog que el suscrito es un incompetente, un inepto, un imposibilitado para los bailes. Y en efecto, si bien podría memorizar ciertos pasos como una rutina de ejercicios no cuento con esa gracia, ese salero, esa fluidez de movimientos, esa elegancia, esa postura que derrocha cualquier bailarín. Mi expresión en el baile más se asemeja a la cara de Silvester Stallone cuando interpreta a Rambo, a Pocoyó cuando baila con  Ely y Pato o a los movimientos de Optimus Prime cuando se está transformando en trailer. Soy un inútil, un negado, un descoordinado, un subnormal para cualquier tipo de baile.

Y es que tampoco haya puesto mayor empeño en aprender porque en realidad no me ha nacido de las entrañas esa vocación. No tengo ese gustito por el baile como muchas veces veo reflejado en el rostro de mis amigas cuando se contornean al compás de una música. Siempre he preferido mantenerme al margen, a un lado, con un trago y si es posible con una buena conversación con alguna fémina.

A decir verdad, estas cosas traen problemas. Sobre todo en este mundo latino donde si no bailas como “America’s best dance crew” o mueves tus caderas al compás de una salsa como bailarín cubano o te sacudes al ritmo de la culebrítica del Grupo 5 estás “out” en tu objetivo por flirtearte alguna fémina. Estás “Knock out” si tuviste la osadía de ser padrino, amigo o hermano de la novia y tienes que bailar “tiempo de vals” de Chayanne” frente a 1500 invitados. Tus pasos de poguero borracho no te servirán para estos casos.

Bueno, mi poco empeño por aprender a bailar, me ha llevado a meterme en algunos problemillas, que he pretendido resumir a continuación:

Caso 1

Había ido tempranísimo un domingo, a casa de Adela para terminar un trabajo de la universidad. Pero lo que no me dijo mi amiguita es que su familia era apegada a los ejercicios semanales, a la vida sana y buenas costumbres. Su madre cada domingo no iba a misa, sino se enfundaba en unas mallas negras y junto a sus dos hijas y 3 vecinas del barrio, ponían música a todo volumen en su sala y empezaban a hacer su rutina de aeróbicos que seguían al pie de la letra de las rutinas de Jane Fonda que proyectaba su VHS en un viejo televisor.

Yo llegué para hacer un trabajo de Macroeconomía y de inmediato Adela me convenció que me una al grupo, que eso me ayudaría a despejar mis neuronas y estaría más brillante para poder resolver los problemas y casos de IS-LM, Balanza Comercial, Balanza de Pagos y de la Inflación subyacente. Por un momento la recriminé mentalmente a Adelita, pues fácil, me hubiera citado una hora después, pero al ver a sus vecinas, a su hermana e incluso a su mamá vestidas con unas licras pegadísimas que dibujaban sus delanteras y retaguardias pulposas y deseables, decidí unirme a su rutina de  aeróbicos más guiado por un instinto concupiscente que por buena salud

A fin de minimizar la ridiculez que iba  hacer, decidí ponerme en la segunda fila, tras la mamá de Adelita. Después de un par de canciones sencillas, tratando de agarrar el acompasamiento  y la cadencia de la rutina, trajeron unos “steps” caseros que se habían hecho a base de una madera reciclada. Me dieron uno a mi y arrancamos con una nueva canción que era más compleja en su composición de pasos y giros. Fue justo allí que en un par de vueltas me desorienté, perdí la noción de la ubicación y literalmente le metí una patada en el culo voluminoso de la mamá de Adelita. Para colmo de males, justo acabó la canción que sonaba, “pump up the Jam” de Technotronic, y juro, que el pulposo trasero de la mamá de Adela siguió moviéndose como gelatina de torta helada. Un silencio invadió el lugar y nadie se movió de su sitio, hasta que la señora dio por terminada las rutinas.

Caso 2


Mi segundo hijo tiene 2 años y me invitaron hace poco a una fiesta infantil. Después de muchos años volvía a asistir a estas reuniones por lo que me encontraba totalmente descontinuado, desactualizado, fuera de training en cuanto a canciones infantiles de moda y dibujos animados más populares del público menudo.

Llegué al Pardo’s, donde se había dispuesto y decorado todo el local color verde, relacionado a Ben 10. Nunca en mi vida había escuchado antes de este sujeto, al único “Ben” que conocí yo era al de los 4 Fantásticos.

Y justamente por haberme olvidado cómo actuar en estos casos cometí el error de sentarme en la fiestecilla junto a Janecita y no irme a un lado, afuera en la terraza con los demás padres ausentándonos de alguna manera de la fiesta y conversar de cosas triviales como autos, deporte o música.

Cometí ese error porque una de las animadoras pidió “voluntarios”, una mamá y un papá para bailar el famoso “chu chu wa” y que para mi hasta esa fecha era totalmente desconocido.

Fui elegido por ser el único papanatas que estaba sentado en la fiestecita, así que me dispuse a hacer los pasos estrambóticos y casi imposibles del “chu chu wa”. Luego de hacer el ridículo con las patas tronchadas intentando seguir la coreografía, se acercó una niña inocente con ojos grandes y con dos moñitos en la cabeza, cogió el micrófono y dijo con voz angelical pero firme “así no baila Piñón fijo”. Luego de la risa de los asistentes, quedé patidifuso porque no sabía quién carajos era Piñón fijo, lo único que sabía es que había sido bien Piñón para terminar allí en el medio bailando.

Caso 3

Era matrimonio de mi primo Ramiro. Había asistido como siempre acompañado de Janecita. Después de los protocolos de ley, empezó la fiesta. Pasadas unas buenas horas de haberme alicorado lo suficiente salí a bailar con Janecita. Sonaba en esos instantes un “popurrí” de música rock de los ochentas, así que me había animado a hacer mis movimientos de Robocop.

La pista se llenó rápidamente de otros advenedizos que querían disfrutar  del variado popurrí. Sonaba en esos momentos parte de la canción “hurt So Good”, cuando yo me movía simulando ejecutar la guitarra. El espacio de baile se atiborró tanto que una joven muchacha que  llevaba un vestido largo color azul tuvo la mala suerte de pegárseme mucho. El problema surgió cuando di un salto simulando tocar la guitarra, pero para mi mala suerte el taco de mi zapato se enredó con uno de los adornillos de su prenda y literalmente le descosí el vestido de la cintura para abajo, llevándomela hasta el piso. Lo peor es que se le vio todo el calzón, enorme, blanco, con un bordadillo de flores a uno de los lados, que si lo veía tendido en algún cordel, fácilmente lo hubiera confundido con una sábana o un fantasma. Su pareja de baile que era su novio por poco y se pone a poguear con mi cerebro.

 
¿Bailarías conmigo?.

19 comments:

  1. jajajajaja pues si! el baile es cosa seria, mis pies son grandes y mi cuerpo torpe, yo cuando bailo! fijo! fijo! piso a dos personas!!

    Una amiga mia, me enseño a bailar, ella alta y solo yo podia estar a su altura (literalmente) y ella como le gusta bailar, me enseño para que ella pueda tener pareja de baile! Aprendi muy bien y hay cosas que no he olvidado!
    Bueno tienes que practicar! y practicar!!

    ReplyDelete
  2. Macho que se respeta no sabe bailar y si tiene que hacerlo lo hace brincando como un chuncho.

    ReplyDelete
  3. Gary: tee estás marketeando con eso de "mis piés son grandes" jajaja.

    Elmo: uffff no sé bailar ni me interesa aprender... y bailo com chuncho. SOY MACHO.

    ReplyDelete
  4. Ajajajajaja, me morí de la risa, en este día UGH, con tus relatos de pies izquierdos jajajajaa!!

    Yo bailo aceptablemente bien, digamos que al menos paso con un honroso 13 o 14. Mi hermana toda su vida bailó ballet y para ella (y mis sobrinas) sacar un paso de baile o aprender una coreografía les sale en one.. es como si lo tuvieran instintivo. Es locazo. Cierta vez fui con mi hermana al gym (donde yo iba a bailar religiosamente todos los días) y los pasos que a mí me tomaron semanas ella los siguió como por instinto.

    Y siii, claro que bailaría contigo (Si Janecita me lo permite, claro!)

    Un abrazo!

    ReplyDelete
  5. Y me olvidé: si el chico baila chévere, es un BP. Igual, si el chico tiene buenas intenciones, aunque baile feo, si lo disfruta, BP.

    Nadie está pidiendo que seas un Baryshnikov ( o bueno, Justin Timberlake!)

    ReplyDelete
  6. Franchis: Hombre que le gusta bailar es GAY, las cosas como son. Por otro lado he quedado desconcertado con las siglas que usas. Estoy en la cochina calle. Qué significa UGH?. Qué significa BP? (Brócoli Peruano?, Británico Pesado?, Bailarín Profesional?, British Petroleum?). Respóndeme porque me carcome la curiosidad.

    ReplyDelete
  7. JAJAJAJAJAJAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!
    Me mataste con tu respuesta a Francis!!! Brocoli peruano! JAJAJAJA XQ ERES ASIIIIIIIIIIIIIIII!!!

    Tus dos pies izquierdos deben tener algo de bueno jajaja, es que digo no? No creo que a Janecita le haya importado mucho que bailes como Pirulino desorejado... jajaja

    Un beso y graaaacias x ser tan tú! La bloggosfera nos ería lo mismo sin ti!

    ReplyDelete
  8. Traseros voluminosos vengan a mí jaja xD

    Me dio risa la segunda historia, ¿cómo no vas a saber quién es Ben 10? En mi caso no soy chibolo y ni sabía que uno de los 4 Fantásticos se llamaba Ben.

    Y sí, macho que se respeta no le gusta bailar, pero lo hace. Me llega el estereotipo de "hombre latino", que para mí es solo "hombre caribeño" porque ni la salsa ni la cumbia son de creaciones de estos lares sudamericanos. A la cumbia la paso y a la salsa la detesto por lo interminables y repetitivas que son sus canciones.

    En fin, buen post como siempre, me alegraste mi día aburrido x.x

    Saludos!

    ReplyDelete
  9. Jajajaja, yo soy poco de bailar, me defiendo, pero evito hacerlo en cualquier reunión o con publico presente.

    Pero en cuatro paredes, todas las noches bailo sin parar junto Emma a ella le gusta mucho bailar y que yo lo haga con ella la hace feliz, con eso me basta.

    ReplyDelete
  10. Marité: Me carcome la curiosisdad y Franchis no se reporta. QUIERO SABERRR!!!.

    Edch: Como no vas a saber quien era el Guapo Ben, la Mole, de los 4 fantásticos... te doy la razón que la salsa ni la cumbia son de estos lares entonces deberíamos saber bailar al menos algún huaynito o un negroide!!!

    Cafeinómana: Bailar con los hijos es lo máximo. Suficiente, no existe nadie más con eso basta y sobra. En mi casa sólo por jugar me pongo a bailar tonterías y medias, haciendo parodias de los clásicos bailes e inventando mis pasos robóticos. Mi hija se mata de risa.

    ReplyDelete
  11. AJAJAJAJA! Casi escupo mi Coca Cola Zero leyendo tu respuesta! BROCOLI PERUANO ajajajaja!!

    BP: Bonus Point!

    Lo pienso y repienso, lo juro, y la verdad, de mis dos amigos que yo pensaba en el cole "bailaban chévere" uno se movía así para puntear y el otro tengo honestas dudas de su heterosexualidad.

    Para pensarlo, ah!

    ReplyDelete
  12. Hola Marcelo. Buenas tus anécdotas. Yo de chibolo era chunchazo como tú, pero una vez que le agarré el gusto, nunca abandoné ese placer. Tampoco soy un eximio, bailo como Pedro Picapiedra, en ese capítulo que le decían, "Baila, Pedro, Baila". Y me bacilo como chancho en basural.

    Un abrazo.

    LUCHO

    ReplyDelete
  13. Bailar es bonito, puedes aprender para algún evento y así evitar el roche público (más del ya ocurrido) pero yo creo que es mejor a lo natural, así con tus pasos de robocop y atentando contra los vestidos ajenos, y es que allí es cuando se disfruta y creo que el baile debe ser eso, disfrutar. Saludos!

    ReplyDelete
  14. Yo no se bailar pero me meto al pogo!

    ReplyDelete
  15. ejejeje tu y tus cosas, hay que ver como te las apañas para sacarnos una sonrisa.
    un abrazo bailarin

    ReplyDelete
  16. Mis pies también son grandes, no sé yo si es una buena idea, jajajaja.

    Un besazo.

    ReplyDelete
  17. Si al menos la última hubiese tenido un calzón bonito...

    En cuanto a los animadores de fiestas infantiles, les tengo terror!

    El baile no se inventó para mí, caballero nomás

    ReplyDelete
  18. Jaaaaaaaaaaajajajaja, como Optimus Prime? Jajaja, pero qué tiene de malo el baile de Pocoyó, a mi me parece lindo n_n

    Me moríiiiiii con el pompis voluminoso cual gelatina de torta helada! Ay Marcelino, qué no te pasa a ti? Qué roche! Pero en fin, al menos después de eso se acabó la clase y te dejaron en paz.

    Jajajaja, chibola del mal, los niños pueden ser adorables, pero también muy crueles a veces u.u Pero el Chu Chu Wa tampoco tiene nada de rareza ah? A mí me encanta la canción, pero no cantada por Piñon Fijo porque la canta muy lentona, acá hay un grupo que mis hijas aman y esa versión es más alegre y movidita :D

    Jaaaaajajaja, pobre chica Dios mío!!! Me muero del roche! Jajaja, ya me imagino la cara del novio, jajaja, por eso digo siempre, hay que ponerse bragas lindas siempre, nunca se sabe cuando te las verán, algún accidente me refiero, Dios no lo quiera.

    Besito!!!

    ReplyDelete
  19. Atentando contra vestidos ajenos :D Qué lindo Munanito!

    ReplyDelete

LinkWithin

Revisa también estos posts: