Monday, January 21, 2013

Profilácticos





Cuando se tiene quince años uno vive lleno de preguntas. Vive en un mundo de inestabilidad donde cualquier interrogante pequeña relacionado a lo desconocido puede generar un trauma de por vida y condenarte a la bipolaridad segura o para estar de moda convertirte en un “asperger” singular. Y gran parte de esas preguntas, de esas interrogantes, esas incógnitas  se relacionan al sexo. Pero lo peor de todo es que quienes te absuelven esas dudas y llegan a colofones alucinantes sobre el sexo, producto de sus onanistas mentes, son nuestros amigos más cercanos, o los más vivos, o los que tienen un año más, o los que ya debutaron o los que han tenido más “hembritas”.  Ellos son los que se atribuyen o se ganan la reputación de ser expertos en el arte amatorio o que se saben y han practicado el Kamazutra de la A a la Z. Así se vive a los 15 años en un universo de interrogantes y así se resuelven las preguntas.

Que hacías conversando con la Mary?- preguntó Fernando.

Nada, ahí todo tranquilo, me ha dicho que vaya a su casa mañana- respondí sin la mayor importancia. Un brillo inusual apareció en los ojos de Fernando.

      - Y huevón?- preguntó otra vez
      - Y qué?- respondí
      -  No te das cuenta?, quiere contigo-
      -   Mmmm quiere que?- respondí buscando que me confirme lo que estaba intuyendo.
      -   No seas sano pues, quiere su porción- respondió mientras miraba a ambos lados como tratando de evitar que alguien más escuche.
       -   Porción.... de picarones?- repliqué
       -    No seas cojudo pues, su porción de pene- respondió y sonrió, -provecho- agregó.

Aliviado por no tener que gastar mis pocos soles en la picaronería de la esquina, argumenté nuevamente:
      -  Ahhh huevón, tú crees? Que te hace pensar eso?- alegué como quien no quiere la cosa, pero en el fondo una vana esperanza de que sea verdad iba naciendo en mi ser de macho.
      -  Claro pues sanazo… no sabes que la Mary es arrechona? Y que en las tardes no están sus viejos y para sola en su casa?.
Sonreí tratando de simular que no me la creía pero en el fondo deseaba que sea verdad, que Fernando me muestre las pruebas fehacientes que el camino estaba hecho para cometer el pecado. Me quedé absorto por un momento. Quería creer que era cierto y que en verdad este párvulo inexperto era capaz de despertar los deseos más carnales en una fémina.
      -  Recomendación uno- interrumpió Fernando – compra tus condones, báñate antes de ir y usa calzoncillos limpios.
      -  Jejeje- sonreí
      -  Qué jajaja huevón, si te sacas los calzoncillos y tienes una quemada de llanta atrás la bajas a la hembrita, le quitas las ganas. Igual si vas apestando a zorrillo ni creas que se te va a acercar, en una te va a shotear.-
      -   Bueno, eso es lo de menos, lo que no tengo son condones-
      -  En la farmacia venden, vamos yo te acompaño-

Me convenció de ir preparado, total, nada perdía en el intento. Lo peor que podría pasarme era ir sin prepararme y que Marycita quiera agarrarme en ese instante y estar con un calzoncillo impresentable, una ropa interior infantil que me delate mi condición de adulto incompleto o peor aún con un elástico vencido que no se ajuste a mi cintura y se deslice haciendo ver mi intocable “totorrete”.

Caminamos al centro de Pisco y cerca de la primera farmacia le dije a Fernando:
- Cómprame dos por si acaso-
- Yo?, estas cojudo?, tú eres el que va a tirar, yo no… no seas quedado huevón, entra de frente y dile “señora deme dos condones extra small”- respondió Fernando riéndose.
- Nooo, estás loco, esa señora conoce a mi mamá, mejor vamos  a otra-

Volvimos a caminar a la siguiente farmacia y nuevamente me cohibí de entrar, esta vez alegando que la que atendía era promoción de colegio de una de mis hermanas mayores. Así pasamos la tarde de farmacia en farmacia “que hay mucha gente”, “que la que atiende tiene cara de santurrona mala”, “que el viejo que atiende es pastor de la iglesia pentecostal que está a la vuelta de mi casa”. De tanto dar vueltas, Fernando terminó por arrebatarse.

- Mira, ya lo tengo, entra de frente y para que no suene tan feo y la gente no se dé cuenta pides “dos profilácticos”-
      -   Jajaja que es eso?
      -   Son condones pues huevón… te falta cultura cacheril-

Después de un ir y venir, de animarme y desanimarme, de envalentonarme y acobardarme, decidí tomar el toro por las astas, entrar de frente como un adulto responsable, como un profesional del sexo, como un perito del arte amatorio que compra condones todos los días como si nada.

Casi empujado por Fernando, entré a la farmacia “Señor de la Agonía”, donde atendía un sujeto cuarentón. Él también había tenido mi edad y entendería mi situación rápidamente. Encomendándome al nombre de la farmacia ingresé secundado por Fernando.

      - Si jovencito?- Preguntó el señor cuarentón que atendía tras el mostrador.
Se me trabó la lengua, sentí que me flaqueaban las piernas y hasta tuve la sensación que se me estimulaba el intestino grueso.
      -  Ti-ti-ti-ti-ene profilácticos?- titubebé casi susurrando
      -   Profi – Lácteo… Que es eso?, Fórmula infantil?... – respondió– ¡María!- gritó nuevamente llamando tras los estantes a su asistente – tenemos “Profi- Lácteo”- volvió a inferir con un vozarrón inusual-
      -  Qué número?- respondió de atrás una voz de mujer
      -   Para qué edad?- me preguntó el sujeto bajando la voz
Sonreí nerviosamente, me limpié las manos sudorosas en los bolsillos. No había nadie en la tienda y había que actuar rápido. Las ganas de salir corriendo no me faltaban pero no era momento de retroceder. Una mirada de Fernando me hizo tomar un nuevo aire.
      -  Quería Profilácticos… condones… preservativos… jebes- traté de explicar otra vez entre susurros.

(CONTINUARÁ)

13 comments:

  1. jajajajjaa acabo de recordar una frase de una profesora sobre lo importante que es la diccion! jajajaja

    Pucha! yo nunca tuve esos problemas!!
    Mis primos me los regalaban por tiras!! jajajajaja estare esperando la proxima!!

    ReplyDelete
  2. ...poncho, sombrero.

    ReplyDelete
  3. JAJAJAJAJA Pobrecito! Me imagino el roche descomunal!!! Pero en qué termina!!! Siempre nos dejas así por Dios! No es justo y ahora pasarán tres meses más para que publiques??? no señor! no es justo!

    Beso!

    ReplyDelete
  4. ¡Pobrecito! Pero después de ahí ya no habrá más pena.


    Saludos.

    ReplyDelete
  5. "¿porción de picarones?" jajaja esos "vivos" siempre hay en el cole y tratan de adiestrar a los inocentes púberes cuando ni siquiera saben de lo que hablan. Que divertido y mira que yo aún no he comprado ni uno, ellos ya vienen con el suyo XD

    Saludos!

    ReplyDelete
  6. Jajajaja, qué burro el de la farmacia, y qué roche para ti!

    Qué vivazo tu amigo, pero él no se atrevía a entrar normal y comprar, si ya estaba acostumbrado qué más le daba digo yo.

    Publica pronto la siguiente parte!

    Besito Marcelo!

    ReplyDelete
  7. JAJAJ a la espera de la siguiente
    Abrazo

    ReplyDelete
  8. A mí también me puso nervioso ese ritual de la primera compra de condones. Felizmente ahora se pueden comprar con facilidad y sin tanto roche en los supermercados :)

    A la espera de la segunda parte!

    ReplyDelete
  9. Gary: pronunciar bien es importante. Hablo medio enredado y peor con los nervios.

    Elmo: Preservantes, condoritos.

    Marité: Comprar condones en esa época era todo un trauma. ahora creo que las cosas son más fáciles. Ya viene la segunda parte.

    Malquerida: ni creas... ya viene la segunda parte.

    Munani: vaya, eso si es tener suerte.

    Lenya: Ese Fernando al final descubrí que era puro floro nomás.

    Laspilázuli: Ya viene la segunda parte

    Edch: Ahora los encuentras hasta en los baños de las discotecas. Echas un par de soles y te sale un "preservante"

    ReplyDelete
  10. pucha yo era más conchudo y debemos ser promoción, pedí de frente condones y me los dieron al toque.
    será que mencionas Pisco, y por aqui la gente se hace menos paltas

    ReplyDelete
  11. Hola Marcelo. Me has hecho arrastrar de la risa con eso de "quemada de llanta", ja ja ja. Eso ahuyenta a cualquiera.

    A esa edad a uno le daba roche pedir eso en la farmacia. No es como ahora que lo pides abiertamente.

    Esperaré la continuación.

    Un abrazo.

    LUCHO

    ReplyDelete
  12. Damián: no sé si seamos promoción. Lo que se relata más o menos es de 1988. Claro! también todo depende donde haya ocurrido. En Pisco generalmente se conoce la mayoría y como que las cosa eran más conservadoras.

    Lucho: En efecto ahora uno va y compra normalazo sin ningún problema. No sólo era el año (1988) si no también la edad.

    ReplyDelete
  13. Tmr. Escupí mi té cuando leí lo de la quemada de llanta AJJJJ QUE ASSSCO ajajajaja!!! Y si, Fernando tiene razón, a nadie le gusta tener relaciones con alguien que huela mal!!
    ajajaja PROFI - LACTEO, ese tipo necesitaba QTips URGENTEE!!!

    Cheverísimo, espero part zwei NAU.

    ReplyDelete

LinkWithin

Revisa también estos posts: