Monday, September 10, 2012

Tres Veces Que Me Confundieron


Si hay algo que hiere en su orgullo a un macho que se respeta, a un semental, a un verraco, a un macho alfa es que lo confundan como miembro del otro equipo. Y este muchachito formal que nunca se lava con el champú de su flaca, nunca pide ensalada Cesar, traga como hombre, se lava la cabeza con detergente y el cuerpo con jabón de pepa, ha sido víctima unas pocas veces de esta confusión debido a gente despistada, cegatona que no supo reconocer a este homo eroticus super macho.

1994, Universidad Nacional Agraria La Molina
Estaba con una amiga en los retoques finales de un trabajo que debíamos entregar ese mismo día. Habíamos estado en mi casa de amanecida trabajando, el sueño me vencía. Lo último que faltaba era anillar las más de 50 hojas que había salido la monografía. Mi amiga, que en esos momentos se encontraba más lúcida que yo, porque valgan verdades tuvo la desfachatez de echarse unas buenas dormidas mientras trabajábamos y encima roncar y babear mi mueble, me dejó anillando el trabajo donde atendía un sujeto amanerado. “pagas de aquí” me dijo mi amiga y me entregó su monedero, “yo voy haciendo la carátula en el centro federado” agregó. Lo que no me había percatado por estar medio sonámbulo es que su monedero era un peluchón rosado con aplicaciones de estrellitas brillantes. A la hora que me entregan el trabajo anillado, saco el monedero y delicadamente (entiéndase que era un objeto ajeno y debía tratarlo con cuidado), saqué algunas chucherías que había dentro, entre ellas un lápiz labial, hasta que por fin encontré las ansiadas monedas. Cuando se las entrego al sujeto amanerado, casi me tomó de la mano al recibir las monedas y hasta podría decir que me dio una rascada en la palma de la mano. Quité mi mano asustado. El sujeto me guiñó el ojo y me dijo “hoy tenemos una fiesta en casa de una amiga, ¿te animas?”. Cogí el trabajo y casi salí corriendo.

 2002, Pollería Rokys Los Olivos
Era el último día de labores de una compañera trabajo, habíamos quedado en ir al Rokys a comer un pollito y de ahí pasarnos al karaoke. Pero justo una hora antes de la salida, se me cayeron los lentes y mis lunas que eran de cristal se hicieron añicos en el piso. “ya no voy” dije pero mis amigas terminaron por convencerme “yo te presto mis lentes para cantar” me dijo Lorenita, muy solícita ella. Salimos a la hora pactada y nos dirigimos directo y sin escalas al Rokys de Los Olivos, al último piso para pedir nuestro pollito y lanzarnos a soltar nuestros gallos, amenizados y animados por la rica sangría con harta manzana.

La hora de la comida me la pasé mordiendo por donde caiga mis dientes, no veía bien así que mordía cualquier cosa que haya en el plato. Cuando llegó la hora de cantar la buena Lorenita me prestaba sus lentes y así un rato ella y un rato yo intercambiábamos sus anteojos. Hasta nos animamos a entonarnos “sin miedo a nada” de “Alex Ubago y Amaya Montero”, cambiando rapidísimo los lentes de un lado a otro.

Cuando llegó la hora de pagar, Lorenita y yo bajamos hasta el primer piso, a la caja. Cuando estaba dispuesto a desembolsar el dinero, escucho que me llaman. Volteé de inmediato y era mi amigo Héctor, que había estudiado con nosotros la universidad hasta el octavo ciclo y luego se había retirado para seguir ingeniería civil en la UNI. Me dio gusto verlo después de tanto tiempo, nos saludamos. Le quise dar un abrazo fuerte porque habíamos sido buenos amigos durante los cuatro años que estuvo en la universidad pero sentí un poco de resistencia. Sólo me dio fríamente la mano y me comentó que estaba trabajando en una constructora reconocida. Yo por mi parte le conté que andaba por allí celebrando la despedida de una amiga. Pero notaba que mi amigo me miraba medio raro y me observaba como animal en especie de extinción, hasta que me soltó la pregunta: “y desde cuando eres … mmm… decidiste…. este…” y me hacía gestos con la mano o simulaba patear con un pie y luego con el otro. Y yo por las sangrías que me había tomado no me percataba que quería decirme y lo miraba esperando que termine la oración. El buen Héctor se acercó un poquito y casi susurrando y mirando a todos lados para que nadie escuche, me dijo “¿desde cuando eres cabro?”. Recién me di cuenta allí que me había quedado con los lentes de Lorenita, que a decir verdad eran unos lentes lilas y todavía medios jaladitos para arriba. Me eché a reír y me deshice dando explicaciones a mi amigo. Sólo espero que me haya creído.

2004, Vía Veneto
No me gusta ir al centro de Lima. Odio el centro de Lima. No me gusta ver mucha gente junta. Me desconcierta el caos, el tráfico, los delincuentes, los jaladores. Creo que tengo Enoclofobia moderada. Pero algunas veces el trabajo te lleva inevitablemente a tener que visitar el damero de Pizarro. Asistí porque había quedado con un primo para firmar unas actas en una notaría ubicada en la Plaza San Martín. Habíamos escogido esa notaría porque era significativamente más cómoda que otras. Como llegué temprano empecé a caminar haciendo tiempo. Rápidamente me recorrí una buena parte del jirón de la unión y me aburrí rapidísimo. Sin saber que hacer entré a una galería y decidí tomar algo en un café  para matar el tiempo. Me senté en una de las mesas y pedí un mate de manzanilla. No suelo tomar café porque me pone ansioso. Leyendo un periódico que había adquirido por allí escuché una voz “disculpe joven, lo puedo acompañar”. Levanté la mirada y era un tipo maduro de unos cincuenta años. Lo invité a sentarse. No me importaba que se sentara mientras estuviera callado. El sujeto pidió un café y sacó una revista “Caretas” para leer. Mientras yo tomaba despacio mi manzanilla el sujeto empezó a hacer comentarios “uy mira que rico” me dijo. Volteó la revista y me mostró imágenes de mujeres calatas. Dentro de la revista “Caretas” había puesto otra más pequeña donde había escenas de sexo explícito. Sonreí nerviosamente y pensé “viejo aguantado anda vete a Cailloma”. Luego de unos segundos me dijo “por donde vives?”. Este viejo ya se estaba pasando de la raya “Lejos” respondí. “Mira vamos a tener una fiesta y necesitamos apoyo, no quieres ganarte con un trabajito?”. Encima me vio cara de misio y necesitado. Sonreí un poco y levanté mi taza de manzanilla, ya las cosas se estaban complicando y necesitaba salir. “Pagamos 100 soles y si quieres te hacemos cariñitos gratis” me dijo y sentí su pie rozar mi pierna por debajo de la mesa. Casi me atoro. Es más le salpiqué un poco de manzanilla en su horripilante cara. Me levanté, pagué la cuenta y salí disparado. Cuando atemorizado le conté lo sucedido a mi primo, me dijo mientras reía a carcajadas, “que esperabas pues huevón si ese café es punto de reunión de cabros y fletes”.

Los dejo con este comercial de EGO. Disfrútenlo!



17 comments:

  1. Tres veces ya es demasiada coincidencia, en estos casos en lugar de la prueba del polígrafo se impone el bubble test.

    ReplyDelete
  2. Jajajaja me mataron de risa la "rascada de mano" y el "rozamiento de pierna" xD Creo que en todos los casos pecaste de despistado... y un poco de mala suerte también.

    En fin, qué se le hace, lo importante es estar seguro de su sexualidad :)

    Saludos.

    ReplyDelete
  3. Elmo: y eso que faltó una más que lo puse en un post entero... chess debo tener más cuidado, estoy seguro de mi virilidad. El bubble test saldría negativo.

    Edch: te doy toda la razón carajo, mala suerte y despistado. Soy un macho alfa.

    ReplyDelete
  4. Tres veces, no seas pendex pues Marcelito! jajajajajaja Pobre! cuando no tú metiendote en cada cosa!!! Y ese comercial, qué bueno por mi mare! Me he reído demasiado!

    Una buena forma de acabar el día :)

    Un beso!!!

    ReplyDelete
  5. Hola Marcelo. Que mate de risa tus historias. A tí nomás te pasan. La primera fue por coincidencia de llevar la cartera, la segunda por despistado y la tercera por desconocimiento. Pero es jodido toparse con algo así. Una vez me pasó en el 85, tenía 22 años. En esa época, practicaba en un estudio en la Plaza de Armas, al frente de Palacio. Y llegué temprano y no había nadie. Y me puse a esperar abajo. Y se me acerca un sujeto que se puso a conversar. Normal nomás, hasta que sugirió ir a otro lado a tomar un café. Yo le dije, "no, gracias, estoy esperando que abran la puerta de mi chamba". El tipo insistí, dale y dale, yo seguía en mi negativa, hasta que me hinchó las pelotas y al fresco, le dije: "¿Por qué tanta insistencia? ¿O xcaso eres choro o eres cabro?. Y espero que seas lo primero, porque si eres lo segundo, mi lema es que el maricón debe morir". El tipo se quedó frío, y en el acto se quitó.

    Un abrazo.

    LUCHO

    ReplyDelete
  6. jajajajajjajajaja no pues Edu si te vas a tomar café por esos lugares, si te pones lentes rosas y dejas que te rasquen la mano jajaja como no van a Pensar? pero bueno, jajajaajaj tu decides? ajajaja Beso! <3

    ReplyDelete
  7. jajajajaja Bueno, tres veces ya es una cantidad signifcativa! jajajaja

    A mi me paso una vez en el parque keneddy, que me preguntaron por mis "servicios" Yo por joder le dije una cifra astronomica!

    Pero bueno, mientras estes seguro de ti mismo! no hay ningun problema!
    Ademas estar al otro lado de la vereda no tiene nada de malo! jajajaja patear con los dos pies tampoco! jajaja

    ReplyDelete
  8. Marite: pucha eso que me he olvidado otras tantas que algun dia contare conforme me vaya acorda
    Ndo. El comercial es un mate de risa creo que es un trabajo de algun instituto.

    Lucho: uno esta tranquilo y lo fastidian. Tu si eres de armas tomar jajaja los cabros deben morir jajaja.

    Mariela: estoy tranquilo y me abordan ojo que la rasacada de mano fue contra mi voluntad y los lentes puro descuido.

    Gary: en efecto no tiene nada de malo pater con los dos pies. El problema es cuando te abordan o vulneran tu persona. Ojo no tengo nada en contra. El parque keneddy si me han dicho que hay fletes. Seguro te han viwto solo en actitud sospechosa jajaja.

    ReplyDelete
  9. Mmmm tres veces? como que se hace un poco sospechoso, no Marcelo? XD

    Estás escribiendo más seguido, vamos, sigue así! :)

    Un besito macho de machazos!

    ReplyDelete
  10. Via Veneto? jajaja claro pues Eduardo como se te ocurre sentarte por ahi...

    ReplyDelete
  11. Paty: ahora que me acuerdo han sido mas veces. Ahora estoy escribiendo prque ando de vacaciones.

    Cafeinomana: no tenia la menor idea que áhi era concentracion del otro equipo. Y me has hecho acordar de una vez en la oroya un cocinero raro me pregunto "eres moderno" y yo me quede pensando y me dije bueno esucho musica moderno; rock actual y no me visto tan anticucho y le dije que si... lo demas lo contare en algun post.

    ReplyDelete
  12. Marcelo Gasan:
    Creéme que lo pensé, pero como que "cuesco" o "ventosidades" se alejo de lo fino y cae en lo gay.
    :)

    Saludos.

    ReplyDelete
  13. Elmo: tmre, yo que he usado cuescos y meteorismos en mis posts caigo en la categoría de brócoli. Pero "Pedo" creo que suena peor... flatulencia sería correcto usar sin sonar muy gay?

    ReplyDelete
  14. Me he reino a morir jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja la segunda me gusta más. Pero que coincidencia o mala suerte no sé, pero que jodido estar así. Nunca me ha pasado algo así.
    El comentario de Lucho me dio risa, ya me lo imagino x)

    ReplyDelete
  15. Las coincidencias existen querido maxwell asi que hay que tener cuidado. Un saludo.

    ReplyDelete
  16. Jaaaaaa!!! Asu qué tal machazo! Solo te faltó decir que te exfolias con pulitón!

    Jajajaja, ay qué piña! Claro con tremendo peluchón qué iba a pensar el tipo pues, jajaja. Qué es eso de la rascada de mano? Puaj!

    Qué buena con los lentes gatúbelos jajaja, ya me imagino la cara de tu amigo, pero también bien homófobo el pata ah?

    También eres bien despistado, jajaja, meterte a un point gay, no sabía que habían cafés así en Lima, qué trauma el tío, todo te pasa ah!?

    Beso!

    ReplyDelete
  17. Lenya: jajaja si pues me exfolio con pulitón y con esponjita de fierro jajaja no escuchaba esas palabras hace tiempo. Antes vend+ian pulitón en el mercado para lavar ollas.
    Amiga, no sabía que esos points eran para gays o contactos del tercer tipo.

    ReplyDelete

LinkWithin

Revisa también estos posts: