Wednesday, September 26, 2012

La Impulsadora



Cuando cursaba el tercer ciclo en la universidad solía andar solo. Eran mis épocas de estudio y por avatares de la vida de alguna manera me había alejado de las intenciones de querer tener amoríos con alguna fémina. Podría decir que había perdido temporalmente el interés de tener una relación, consolidar una pareja o iniciar algo sustentable en el tiempo, sin que esto signifique no tener por allí de vez en cuando un “choque y fuga”, un “raspa y gana”, un “dame que te doy” (valgan verdades, nunca me ligaba una, pero sólo lo menciono para no sentirme tan mal). Estaba dedicado a mis estudios universitarios, las clases, los trabajos, la música y los amigos. Todo estaba bien, hasta que uno de esos días, cerca de la una, salí, como de costumbre, junto con mi amigo Oscar rumbo a Wong de La Molina a comprar un par de galletas. Bueno, a decir verdad las galletas las podíamos comprar en cualquier kiosco, la verdadera intención era ir a degustar todos los productos que allí nos daban a probar amablemente las impulsadoras, quesos Edam, jamonadas, hot dogs, hamburguesas de trucha, trocitos de pavita, galletitas con atún o con queso philadelfia, cebiche de champiñones y hasta refrescos nuevos que entraban al mercado. Esa era nuestra verdadera intención, ir a comer sin gastar un centavo.


Todo iba bien en mi vida de libertad sentimental, sin compromisos ni ataduras, hasta aquel día que degustando unos quesillos frescos divisé dos pasillos más adelante una fémina preciosa enfundada en un uniforme fucsia, mediana estatura, cabello recogido, labios rojos, cuerpo pulposo y con unos ojos que alumbraban como dos soles todos los estantes que osaban estar frente a ella. Me quedé tan anonadado que el queso se me cayó del palito y caminé como un zombie directo sin poder controlar mi voluntad, bajo la desconcertada mirada de mi amigo. El motor de mi corazón “cascabeleaba” como auto con gasolina de poco octanaje. Sabía que era “mi media mitad”, “mi media naranja”, “mi alma gemela”, “mi complemento perfecto”, “la mujer a quien llevaría sustento día a día”. Caminé atravesando carritos de compra, tropezándome con niños, amas de casa, canastillas de metal, avisos publicitarios. Caminé directo dispuesto a conversarle, “meterle letra”, comprar si o si lo que estuviera vendiendo. Yo iba decidido con mi mirada clavada en la suya, a buscar la manera de hablarle, de buscar captar su atención, de hacerla sonreír, saber su nombre y tal vez, mañana o pasado poder decirle “a que hora sales, puedo venir a esperarte, te invitó un café”.

Cuando estaba a unos pocos pasos de llegar a su presencia, la palabra estampada en su ceñido vestido de impulsadora me detuvo y me volvió como una cachetada a mi realidad. Un hálito de racionalidad invadió mi cerebro al verla allí con unos paquetitos rosa finamente envueltos, regalándolos a cuanta fémina pase por su lado. En su coqueto uniforme decía “Kotex”.

Yo que iba con la mano casi extendida a recibir su tan promocionado producto tuve que hacer un giro pronunciado hacia la derecha para evitar hacer tremendo papelón. Con la cabeza agacha me desvié hasta llegar a una caja donde me detuve simulando esperar que la cajera contabilice mis productos, que a decir verdad no tenía ninguno.

Salí desconcertado y mi amigo Óscar se apareció a los pocos minutos a interrogarme por mi actuar sospechoso y repentino. Después de explicarle que la “chica Kotex” era la mujer con quien debía casarme y no mi vecinita Marilú, ni mi compañera del inglés Roxanita, ni nuestra compañerita Amanda de la facultad de Ingeniería, ni Pilarcita a quien conocí en unas prácticas pre profesionales, por las que alguna vez también le dije lo mismo; el buen Oscar terminó por aceptar ayudarme e iniciar una estrategia para poder entablar una bonita amistad con fines serios con la fémina en cuestión.

El problema es que regresábamos cada día esperando encontrar a esta bella dama con otra camiseta. Que deje de ser la “Chica Kotex” y sea por ejemplo la “Chica Philadelfia”, “Chica Donofrio”, “Chica Ayudín” o por último “Chica Mister Músculo” para tener la oportunidad de poder preguntar por el producto, las bondades, soltar un par de bromas por allí y luego saltarme al tema personal y finalmente pedirle su número. Pero la “chica kotex” nunca cambió de camiseta, siempre siguió bajo la misma marca lo que me obligó a buscar otra solución y tomar el toro por las astas.

***************

¿Qué es lo que creen que pasó luego?. Quien me da la respuesta más cercana a lo sucedido, se hará acreedor a un premio sorpresa. Es en serio.

19 comments:

  1. Primi! Jajaja, pucha tengo que salir a comprar un tomatodo para el agua de María Pía, vengo y leo!

    ReplyDelete
  2. Pucha me estoy rompiendo la cabeza! Pues no sé, te hiciste pasar por gay o a tu amigo lo pusiste por gay para tener pretexto de acercarte? Aunque los gays no necesitan esas cosas tampoco... Mmmm... Lo disfrazaste de mujer, dijiste que era para tu hermana o tu mamá? Dimeeeeeeee!!! Ya me dejaste con la intriga! Escribe pronto ah! xD

    Beso!

    ReplyDelete
  3. jajajajajaajaj y si acierto el premio me lo envías hasta Bolivia! :D, a ver... seguramente fuiste acompaniado de una amiga o hermana o prima? te hiciste al tonto haciendo que aquella amiga-hermana-prima haga el enganche o algo así? Beso! jajaja tu si que querías casarte con todasss ♥

    ReplyDelete
  4. Qué papelón ibas a hacer. ¿Y no has pensado en abordarla apenas culmine sus labores?

    ReplyDelete
  5. Qué habrás hecho tú!!! Te acercaste a preguntarle si te podía regalar una muestra porque no tenías papel y no aguantabas más!!! JAJAJAJAJAJA

    CUÉNTALO YA!

    ReplyDelete
  6. Hola Marcelo. A tí te pasan esas cosas, ja ja.

    A ver que podrías haber hecho? Humm, la solución más fácil era decir que era para tu hermana o para tu viejita que le volvió la regla de milagro. O en el peor de los casos, que necesitabas secarte los mocos, ja ja.

    Cuenta que pasó.

    Un abrazo.

    LUCHO

    ReplyDelete
  7. Mmmm volviste a ir pero esta vez con una amiga cómplice para que mientras la impulsadora le comentaba del producto tú te ganabas con sus encantos a escasos centímetros? xD

    No sé jaja.

    Saludos.

    ReplyDelete
  8. jajajajaja que buena!! me ha pasado! me ha pasado!! pero nunca he vuelto!
    en mi chamba, van MUY BUENAS impulsadoras! o las visitadoras medicas! que estan mas buenas que el PAN!! pero pucha por la chamba debo estar distante!!

    mmm volviste y le pediste consejo para comprar la toalla de tu hermana o de tu prima?? no le encuentro otra forma de sacarle conversa!!

    ReplyDelete
  9. Te hiciste acompañar por una amiga.

    ReplyDelete
  10. Le pedistebtevregalara una muestra para tu hermana y ahí empezaste la platica, ¿Cierto?

    ReplyDelete
  11. Buena la idea de dejarlo en el suspenso, lo hace más emocionante. A ver, a ver, haciendo uso del Pensamiento Lateral jaja, se me ocurren estas opciones:

    1. Postulaste al puesto de impulsador
    2. Te le acercaste y le dijiste que era para tu hermana, a quien le da roche comprar toallas higiénicas, así que asumiste el papel de hermano noble y sacrificado y ella te vio con buenos ojos...
    3.Ahhhhh me quedé sin ideas

    Si se me ocurre algo te digo. Estaré al pendiente XD

    ReplyDelete
  12. JAAJAJA, menudas cosas te pasann!!

    besos

    ReplyDelete
  13. Hola a todos. Muchas gracias por comentar y dejarme sus ideas de lo que pudo pasar. Me he reido con sus comentarios por las cosas tan creativas que me dicen.
    El día 01.10.2012 he programado para que se publique la segunda parte y el nombre del(a) ganador (a).
    Un abrazo a todos y buen fin de semana largo.

    ReplyDelete
  14. My friend! Has sido nominado para un meme que yo creo que te puede parecer interesante, pásate por mi blog!

    ReplyDelete
  15. YO SE!! ESPERASTE HASTA EL FINAL, HASTA QUE SALGA Y ASÍ TOMASTE EL TORO POR LAS ASTAS!!!

    ReplyDelete
  16. jjajajajajaajaja me encantó el post, Marcielago! (te llamaré así ahora jejeje) Y bueno... yo también quiero participar del concurso xD!

    Lo que seguramente hiciste...

    1. Te mandaste con todo (#WinnerModeOn) y le pediste una muestra gratis, diciéndole "Mira las cojudeces que soy capaz de hacer, por alguien tan linda como tú"... :P

    xD Espero ganar...
    Cdte!
    MIJAIL

    ReplyDelete
  17. Maxwell: te acuerdas de los posts anteriores? crees que sería capaz de abordarla de frente después de su trabajo?.

    Mijai: welcome again, jajaja, creo que si lees los otros 68 posts podrías deducir las cosas que no podría hacer.

    El 01.10.2012 sale la segunda parte está programada.

    ReplyDelete
  18. Muy buena... la de chica "Kotex" jajaja
    Saludos
    Yami

    ReplyDelete
  19. Hola Yamila, gracias por comentar. Ya se publicó la segunda parte y hay una ganadora (tú no diste ninguna respuesta).

    ReplyDelete

LinkWithin

Revisa también estos posts: