Thursday, July 26, 2012

Mi Hermano

- Aló- respondí al escuchar la melodía de la marcha turca en mi celular


- Que tal, novedades? – era mi hermano al otro lado de la línea

- Nada, tú que cuentas- respondí sabiendo que llamaba otra vez, sólo para conversar con alguien o para escuchar las palabras de quienes lo queremos, a pocos días de partir.

- Acá en el trabajo- respondió de inmediato

- Oye que se escucha atrás… están disparando? – pregunté al escuchar el ruido característicos de las balas.

- Ah, si… estoy en prácticas de tiro… de 10 disparos, 9 le he dado en la cabeza… y a 100 metros de distancia-

- No jodas, y los demás, seguro que le dieron los 10- lo dije con las únicas ganas de jorobarle la vida.

- Jajaja, nada, la gente a las justas le da 3 ó 4 tiros-


Y de inmediato me llegó a la mente cuando éramos niños y jugábamos a lanzar piedras a botellas vacías, o apuntarle a alguna antena aérea con una honda o lanzar dardos que hacíamos con agujas, palitos de fósforos y cartón o simplemente lanzar los “huevos hueros” que quedaban en el corral a los techos vecinos para luego salir corriendo; juegos en los que lógicamente tú ganabas y no porque mi puntería era tan mala como la de Maxwell Smart, si no porque tu puntería era digna del programa de Top Gun.

Creo que nos hemos divertido a lo grande, porque sólo nos separa un año y medio de edad y a pesar que mucha gente pensara que no fuéramos hermanos, porque tú eras más alto, grueso, macizo, blanco y por si fuera poco tenías (o tienes) esos ojos verdes que te hicieron ganar el apelativo de “El gato”; yo, por el contrario, en esos tiempos era un enano, delgaducho, trigueño y por si fuera poco medio torpe.

Era, 1984, nos había visitado nuestro primo Lucho y junto con mi papá partimos rumbo a “la compuerta”. “La compuerta” era una desviación del río Pisco, que llegaba a un grupo de chacras lejanas. Allí habían instalado una especie de “by pass” para dirigir el agua hacia uno u otro lado. Por eso se formaba una especie de piscina natural donde uno se podía bañar tranquilo y desde donde mi papá nos podía divisar y controlar sin tener que preocuparse mucho por la profundidad o por alguna ola brava.

Nos bañábamos sobre esa agua marrón que venía arrastrando tierra, ramas secas y heces de caballos. Saltábamos como pececillos por la compuerta y pasábamos de un lado a otro, jugando a cualquier cosa que se nos ocurriera. Mi padre como siempre nos vigilaba mas allá, recostado sobre el agua en un lado de la acequia, mientras despacio se embadurnaba con barro el hombro o alguna otra parte donde lo aquejara el dolor.

Junto contigo y con nuestro primo Lucho estábamos al otro lado de la compuerta conversando sumergidos como sapos en el agua, asomando apenas las narices y los ojos, cuando sentimos caer pedazos de barro con arena cerca de nosotros. El agua salpicaba a cada instante y tú como siempre, te percataste que era papá que sumergido al otro lado y escondido tras la vegetación sacaba pedazos de barro y nos lanzaba para luego esconderse nuevamente.

“Es mi papá” dijiste y te sumergiste en el agua escabulléndote y sacaste, de igual manera, un pedazo de barro. Estaríamos a unos 18 metros de distancia, cuando milimétricamente calculaste el intervalo de tiempo que papá asomaba el rostro entre la vegetación para esconderse nuevamente. Y esperaste su próxima salida y lanzaste como émulo de “Guillermo Tell” esa “champa” de barro, que cruzó de forma parabólica la compuerta y se estampó precisamente directo en el ojo derecho de papá.

Por un momento nos desternillamos de risa, a mandíbula batiente. Pero luego al ver a papá amargo tratando de limpiarse con esa agua negruzca que cruzaba el cauce de la acequia, y con el ojo rojo como un tomate que apenas podía abrir, se nos apagó la algarabía. Luego de recibir un par de gritos acidulados, se nos acabó el regodeo y nuevamente nos sumergimos asustados para asomar otra vez solo las narices y los ojos.

Papá regresó rápido a casa y nos dejó asustados tras “la compuerta”. Temerosos nos sumergimos en el agua tratando de esconder la cara de la vergüenza. Nos quedamos casi toda la tarde remojándonos hasta que se nos arrugaron las yemas de los dedos y cuando ya casi oscurecía regresamos despacio tramando estrategias para ver como entrar a la casa.

Cuando volvimos nos empujábamos quien entraba primero. Mamá nos recibió “¡¿qué le han hecho a su papá?!” nos regañó y nosotros asustados pasamos casi marchando tratando de escondernos uno detrás del otro. Cuando pasamos por su habitación lo vimos sentado sobre su cama con un parche blanco enorme en el ojo derecho.

Había terminado en el seguro social, le habían hecho un lavado ocular y tendría que concurrir en los próximos días a seguir con el tratamiento.



Y podría seguir contando otras tantas cosas más que solías hacer por ocurrente, como cuando aquella vez que en la playa tratando de disputar la posesión de la pelota que papá sostenía con la mano derecha levantándola para que no se la quiten y tú en un arrebato, que sólo en tu imaginación podría ocurrir, diste una media vuelta de karate, tratando de dar con el pie a la pelota, pero para tu mala suerte le metiste directo el “tabazo” en la manzana de Adán de papá.

Aún queda en mi memoria esos segundos ver a papá desmayarse, como cuando “el chavo” recibía el beso de “Paty”. Desesperados lo reanimamos, que para buena suerte, sólo resultó ser un susto.

Hoy que te vas en esas misiones que sólo está hecha para los valientes, porque si de valentía se trata eso a ti te sobra, sé que todo te va a ir muy bien, como siempre. Y aunque papá nunca nos enseñó a decir “te quiero” y me cuesta muchas veces que me salga de la garganta, al menos puedo escribirlo sin que se me traben los dedos: “te quiero hermano”.

15 comments:

  1. Qué hermoso post!!! Me encantó!!! Y me dio pena tu papá!!! Cómo le hacían tantas cosas al pobre!!!

    Sin duda, tu hermano es un valiente! Y de hecho todo le irá perfecto a donde tenga que llevar esa valentía. No es necesario que escuche un "te quiero" para saber lo que significa para ti. Estoy segura que lo sabe perfectamente!

    ME encantó el post de verdad.

    Un beso!!!

    ReplyDelete
  2. Jaaaaaaa, me dio pena la del ojo, pero lo del tabazo ya fue DEMASIADO!!! Morí de risa, pobre tu padre, qué no le harían!!! Jajaja...

    De hecho tu hermano es un valiente y volverá pronto con la misión cumplida, como el héroe que es. Sabes? A mí también me cuesta un montón decirle a mi hermano que lo quiero, con todas sus letras cuando estamos frente a frente, me sale más fácil escribirlo, mi mami tampoco era mucho de expresar sus sentimientos con palabras, aunque yo soy la otra cara de la moneda fuera de casa, bueno de casa de mis papis. Pero un hermano es un regalo que nuestros padres nos han hecho y es para toda la vida, imposible no amarlos. Mis hijas también se llevan muy poquito como ustedes, 13 meses, y son amigas y pelean y se divierten y se cuidan, están juntas para todo, en tu padre veo mi futuro, la que me espera...

    Un besote amigo! Me encantó tu entrada!!!

    ReplyDelete
  3. Tenemos la suerte de tener este tipo de HÉROES en nuestra familia (Lenya, tú y yo). Esos que nadie los nombra pero que en nuestros corazones son el número uno de valentía, valor, poder y decisión. Tu hermano es un grande Eduardito... no sé a donde es que se irá, pero sé lo que debes sentir. Te entiendo al 100%

    ANIMOS!!!

    ReplyDelete
  4. Marité:
    En verano con mi papá y mi hermano nos íbamos todos los días a la playa (TODOS LOS DIAS!), terminábamos negros como aceituna, ahí nos poníamos a jugar fulbito, penales, etc. Ahora que nos reunimos con la failia nos matamos de risa de esas anécdotas.

    Lenya: Cuando nos reunimos con la familia mi hermano es un mate de risa contando sus anécdotas, no solo en la familia sino en su trabajo... ahora que regrese del viaje le he dicho que escriba todo en su tablet y luego me lo pase para publicarlo... tiene mil anécdotas super graciosas... es que él es un terrible, le para haciendo bromas a sus amigos.

    Marité: si es una especie de héroe en la familia, con decirte que hace unos años atrás agarró un integrante de una banda que intentaba hacer el cambiazo de tarjeta a mi cuñado. Lo persiguió, lo agarró y lo entregó a la policía. Pero no le decimos que es un héroe porque después se la cree wajajaja.

    ReplyDelete
  5. Las palabras son importantes pero estoy segura que MAS que eso... el ha sentido lo que significa eso que tu padre no les ensenio a decir... el Te quiero mas que un decir es un sentir!!! ... A donde vaya el le irá bien!... // *cuando describiste a tu hermano recordé como te describiste a ti cuando te tusaron el cabello y escribiste algo como: flaco, con un corte mal hecho, con una bolsa negra, triguenio y facha rara jajajajaa que diferentes que SON* ... me encanto leerte hoy! y POBREEE tu padre!!! que no mas le habrán hecho!...<3

    ReplyDelete
  6. Yo tengo solo una hermana! Y de niños eramos como el agua y el aceite, peleabamos por todo. Nos llevamos 3 años. Siempre quise un hermano mayor (mayor que Connie) pero ahora juro que no la cambiaria por nada.

    Que bonitos recuerdos y mas siendo recuerdos del campo! Pobre tu papa!! pero que buena punteria la de tu hermano!! jejejeje

    Espero tu hermano regrese pronto y con bien!

    aaah por cierto! muchas gracias por la visita! Vine a quedarme si no te molesta!
    Un gran abrazo!

    ReplyDelete
  7. Mi hermano y yo siempre nos hemos peleado bastante desde que éramos chicos, a veces era la tv, a veces un chocolate, y así, un montón de tonterías. Ahora que estamos separados, cómo es no? nos hablamos más que antes, incluso siento que ahora somos más unidos. Hasta creo que me extraña jajaja.

    En tu caso, parece que siempre han sido unidos, y es genial. Ah, me maté de la risa con que se tapaban todo hasta los ojos y la nariz...y tu papá sí que se pasó ah...acaso no era él el que empezó el jueguito? jajaja más mala!

    ReplyDelete
  8. Pobre tu viejito, me hiciste recordar lo que le hace Bart a Homero Simpson x)

    Casi o nunca los hermanos se dicen te quiero cada semana, no lo hacen porque se ven todos los dias o ya es obvio pero en el fondo los queremos.

    Un abrazo a tu brother!

    ReplyDelete
  9. Marcelo, algo le has hecho a mi blog, en la parte de "quizá también le interese", salen tus entradas en vez de las mías...eso no se vale! dime dime, qué has hecho! Eso no se vale! jajaja.

    ReplyDelete
  10. oscar q.7:07 PM

    de verdad tin, bueno esas son algunas cosas q pasaron y hay otras en la q stabamos juntos y eran bueanasas jajaja, pobre tablita jaja, pero un buen viaje para gato de mi parte, saludos!

    ReplyDelete
  11. Hola Marcelo. Muy hermoso post. Siempre es especial el vínculo entre hermanos sobre todo, cuando la diferencia de edades es muy breve.

    Me has hecho reir con el disparo directo al ojo de tu viejo. Fue por lana y salió trasquilado, je je.

    Un fuerte abrazo.

    LUCHO

    ReplyDelete
  12. Es cierto cuando dices que es mas fácil escribirlo que decirlo y no hay razón para pensar que una desmerece a la otra forma de hacerlo, pues lo mismo pasa conmigo.
    Cuando terminé de leer el post, me trasladé a aquellas épocas y recordé sus ingenios de hacer los dardos con aguja y palitos de fósforos para probar puntería así como el juego de "el águila", que cualquiera pudo haber presagiado el verdadero destino de "El Gato" y es que como tu, también me siento orgulloso de sus logros.
    Aunque tal vez no lea estas lineas un saludo a la distancia.

    ReplyDelete
  13. El inicio de la historia es magnifico, podría pasar por un capítulo de algún libro, pero meter al chavo es de mal gusto, todo el tiempo? Podrias sacarle más brillo a tu talento si le pones más empeño a los finales.

    ReplyDelete
  14. Mariela: jajaja en efecto con mi hermano no nos parecemos casi en nada.

    Gary :; bienvenido

    Paty : mi papá empezó con el juego y terminó pagando todas. Eso mismo le dije mi mamá "tú mismo te pones a jugar con ellos y luego te quejas"

    Maxwell: en efecto se da entendido que "te quiero" ya no es necesario decirlo... aunque se debiera.

    Oscar: eres testigo de las cosas que hacíamos de niño wajajaja. amigo de barrio.

    Lucho: correcto, fue por lana y salió trasquilado.

    Danny: primo y socio, nos vamos para arriba jajaja. Recuerdas que te ponían en la puerta y te lanzaban los dardos?... jajaja que peligroso.

    Mohini: estimado mohini tu comentario se fue al spam, recién hoy lo descubrí. Gracias por los consejos, trataré de mejorar.

    ReplyDelete
  15. Lindísimo artículo a tu hermano, me hizo reir y me hizo un nudo en la garganta también! Me encanta tu estilo de escritura. Insisto en q eres una inspiración!
    Gisella C.
    www.cerebritoexprimido.com

    ReplyDelete

LinkWithin

Revisa también estos posts: