Thursday, November 03, 2011

Los Amigos Que Perderé - El Chiri





En “Los amigos que Perderé” hablaré de las muchas personas que tuve el gusto o disgusto de conocer a lo largo de mi vida. Algunas de ellas amigos, otros sólo compañeros de trabajo o estudio o simplemente conocidos, cada quien con sus características, sus defectos y virtudes. Si eres mi amigo y estás leyendo estas líneas, no deberías confiarte de este sujeto. Puedes aparecer en este blog.

Hoy no sé porque me vino a la mente mi amigo Vicente Chiriboga, quien trabajó conmigo en la Municipalidad de Jesús María. Bueno, yo en ese tiempo trabajaba para un service y él directamente para la Municipalidad.

El Dr. Vicente Chiriboga trabajaba en el área Legal de la Municipalidad de Jesús María, donde yo también por esos devaneos de la vida había ido a parar allí a trabajar de apoyo administrativo, mientras buscaba un mejor lugar donde desarrollarme profesionalmente. Trabajábamos en la misma sección por lo que habíamos coincidido en llevar juntos algunos casos de ex trabajadores que entablaban juicio a la municipalidad por algún abuso o despido arbitrario; bueno yo sólo lo apoyaba a través de la disposición de información sobre los trabajadores implicados porque de juicios y derechos sé tanto como química cuántica espacial.

Habíamos formado con otros trabajadores un grupo de amigos compacto y de mutua confianza. Almorzábamos juntos y algunos fines de semana salíamos al karaoke o algún bar a celebrar el cumpleaños de uno de nuestros integrantes.

En el grupo habíamos apodado a Vicente Chiriboga como “El Chiri”. Se quedó con ese mote, ya nadie lo llamaba por su nombre. El Chiri era un tipo alto, poco agraciado, dientes amarillos y picados. Parecía poco amigo de la limpieza personal. Cuando se levantaba del asiento dejaba una estela de olor a poto a su paso. Tenía dos hijos y una esposa quien inexplicablemente lo celaba y que con esos actos se convertía, tal vez inconscientemente, en firme defensora del dicho “el amor es ciego”. Sin embargo, si algo hay que reconocer es que El Chiri tenía muy buena labia, de hablar pulcro que contrastaba enormemente con su apariencia física y con un nivel de cultura general muy por encima del promedio. Jugaba muy bien el deporte ciencia y en más de una vez me atreví a retarlo con resultados poco alentadores. A pesar de percibir una remuneración por encima del promedio siempre andaba a las justas, con sólo su pasaje de regreso. Más de una vez le presté un sol para que pueda regresar a casa. Algunas veces traía los pantalones remendados o el cuello de la camisa gastado con algunas hilachas saliendo. Cuando se sentaba cruzaba las piernas y exhibía sus pies jactándose de calzar 45, ¿y si te cortas las uñas? le respondía siempre. Porque más que fijo dentro de esos zapatos se escondían algunos dedos hediondos con uñas amarillentas larguísimas como garras de una arpía.

Si hay algo que me sorprendía, es que este tipo por lo general no almorzaba. Su refrigerio consistía en 2 paquetes de galletas dulces y una gaseosa, y si alguna vez lo vi comer un plato de comida, siempre fue una carne frita, hamburguesa o cualquier otra comida chatarra. Quizás esa alimentación basada en frituras y comidas llenas de grasas saturadas le afectaba el buen funcionamiento de su estómago pues solía ser frecuente visitante de los servicios higiénicos, y como lo mencioné inicialmente era poco amigo de la limpieza personal. Siempre que su sistema digestivo le urgía una evacuación, me decía “voy a pasar un fax”, agarraba unas cuantas normas legales que apilaba en su oficina, las ponía bajo el brazo y acto seguido se dirigía a liberar los intestinos. Literalmente nuestro abogado defensor se cagaba en las leyes.

No sé de cuando, pero uno de esos días empezó a correrse el rumor en la oficina que su esposa del Chiri, no quería tener relaciones sexuales con él, por lo que El Chiri había optado por dar rienda suelta a sus pasiones con una papaya. Esto resultó gracioso e inverosímil y se tejió una serie de historias alrededor de ello, como que su esposa en las noches apagaba la luz, se ponía una papaya con un orificio entre las piernas y le engañaba al Chiri que estaba teniendo relaciones sexuales con ella, incluso por ahí, alguien más agregó que el Chiri, todas las mañanas tomaba de desayuno jugo de papaya.

Pero el Chiri era mi amigo, era muy entretenido conversar con él, sobretodo hacer una especie de competencia de cultura general. Nos divertíamos tratando de responder las preguntas del fenecido programa “Quien quiere ser millonario”.

Las cosas cambiaron cuando el Chiri conoció en una reunión de trabajadores Municipales a una mujer alta de provincia. El quedó impactado, como cuando una bala entra directo al corazón, al purito músculo sin rozar ninguna costilla y ella le dió cabida porque él solía decir que era el Asesor Legal de la Municipalidad. El Chiri perdió la cabeza, muchas veces salía del trabajo temprano, abordaba el primer avión a Trujillo sólo para estar con ella un par de horas y regresaba el mismo día a Lima en el vuelo de la noche. Abandonó mujer e hijos y dejó su casa. Ella vino de provincia para casarse con el Asesor Legal. Ya después, cuando era muy tarde, ella descubriría que él solo era un abogducho más de la Municipalidad.

La última vez que lo vi, lo encontré casi igual que la primera vez, los pantalones remendados, el cuello de la camisa gastado con hilachas que salían. Su primera esposa le había hecho juicio y le quitaba el 60% de su remuneración. Al final de la conversación, me pidió un sol para regresar a casa.

24 comments:

  1. Antes de leer y como para no perder aquella acidez que me caracteriza y por la que hasta en mi casa me odian... que fea letra por dios! xD


    Ahora vuelvo, voy a leer el post ;)

    ReplyDelete
  2. Supongo que el título se debe a que después de estos post y si hay la remota posibilidad que algunos de los amigos en mención los lean, los perderás. Entonces habrá la continuación se titulará "los amigos que perdí" jaja!.

    Me gusta la nueva plantilla, siempre me han gustado las plantillas de tres columnas.

    ReplyDelete
  3. Hola mi estimado Eduardo. Vaya post que de hecho va a hacer justicia a su título, je je.

    Que tal apestoso había sido tu amigo, me hizo revolcar de la risa eso de olor a poto, jaja. Aunque peor es lo que una vez te comenté del olor a "sopepo": SObaco, PEzuña y POto.

    Al final este patita perdió la cabeza por una fémina y mandó al cacho a su familia y terminó más misio que antes.

    Un abrazo.

    LUCHO

    ReplyDelete
  4. Eduardo... por tu culpa casi me ahogo cuando leí la parte de "estela con olor a poto". SIEMPRE que digo huele a poto, todos me dicen si acaso alguna vez me he olido el poto o se lo he olido a alguien y es que no es necesario hacerlo para saber a qué demonios huele... y sí! HUELE A DEMONIOS LITERALMENTE! Pobre tu amigo el buen Chiri... yo tengo uno que también le dicen Chiri pero no es tan cochinel... pobre realmente. Me dio penuria cuando leí lo de la trujillana y él de "asesor". En fin, felizmente tuviste un sol para prestarle y qué bueno que él aun así siguió con su vida, aunque más desaliñado que antes al parecer...
    Un beso enorme!

    ReplyDelete
  5. Me gustó la descripción del "personaje", bien animada. Y el dibujo editado en la entrada, já, un mate de risa xD

    ..ah y la papaya---lo máximo ^^

    "cuando se levantaba de su asiento dejaba una estela de olor a poto a su paso" jajaja eso mismo he percibido cuando lalgunas personas se levantan del asiento del carro xD

    [Ah, sabes en qué te diferencias de Renato? En que eres más entretenido de leer. No usas palabras ni juegos de palabras difíciles; como dice Mimy, cuando una te lee no encuentra baches, simplemente lee de un tirón. Con Renato hay ciertas lectura s que las dejo a medio camino, cosa que no me ocurre contigo :)]

    Pdta: Para la próxima....seré yo maestro?

    ReplyDelete
  6. QUE EXITO TU NUEVO LOOK!!! Me olvidé de comentarte al respecto!
    Cómo hiciste ya para que te pongan publicidad ahí??? Yo he abierto AdSense pero aun no aparece ni una publi :(

    Beso!

    ReplyDelete
  7. No he despegado el ojo ni un segundo me alucine horrible al Chiri jajaja que buen post!!!

    ReplyDelete
  8. La oración final fue sublime, Eduardo.

    Genial entrada, estaré atento a las demás :)

    P.D.: Ya estoy escribiendo sobre mi viaje ;)

    ReplyDelete
  9. MADRE MIIIIA!!... tu estas seguro de iniciar una serie asi?... Yo desde luego que voy a permanecer enganchada, estoy por darte mi mail para que me avises de las proximas entregas, ajajaja.

    No puedo comentarte nada al respecto porque yo soy como un disparo a bocajarro, cuando Dios repartió la sutileza, yo debía estar perdida en alguna nube, ajajaja...entonces para no ser cruel con tu amigo, lo voy a dejar en un "buuuuuuuuuf menudo tipo", ajaja.

    Hoy me despediré en vez de con un beso con un ...

    ... me alegro de no ser tu amiga, ajajaja.

    Mar...(La vendedora de humo)

    PD:...tienes una capacidad maravillosa de contar historias. Me encantan tus posts, porque siempre me roban una sonrisa. Valeee te dejo un beso chiquitin, ajaja, porque hoy he tenido un dia duro y conseguiste hacerme sonreir. :P

    ReplyDelete
  10. Jajajajaja, fúchalaaaaa!!! Me imaginé a tu amigo Chiri y me dio cosita. Pero pillín encima! Todavía se dio el lujo de pintarle el cuerno a su esposa! De lo peor! Pobre mujer, encima de aguantarle las pestilencias, la deja por otra, aunque por lo que cuentas, el desquite fue bueno.

    Excelente post! Muy descriptivo, hasta ahorita tengo la imagen de tu amigo como si fuera una foto colgada en mi pared, ahora espero poder descolgarla, porque estoy con un fuchi que no te imaginas, realmente me metiste en tu historia-raje ;0)

    Eso si, por esta! Que no vuelvo a tomar jugo de papaya en mi vida!!!

    ReplyDelete
  11. Y la serie se inicia..
    Que personaje tan peculiar es el Chiri..y sin embargo creo haberme cruzado alguna vez con un primo lejano suyo ;)...con olor a poto incluído :P.
    Leyendo tu historia me entran ganas de saber más de este personallijo, lo describes tan prolijamente que sus aventuras sólo podrían ser las de un antihéroe total.
    Muy bueno, ¿y a qué amigo perderás en la siguiente? :)
    Un abrazo grande.

    ReplyDelete
  12. ajaja me quede con una duda, ya sabes que yo soy muy de preguntas... la papaya no tiene huesito por dentro?, ajajaja...vale, dejemoslo ahí, ajajajaja, es que sigo impactada, ajajajajajajaja. Todavia si se hubiera fronchado un melón, ajajaja

    besos

    Mar

    ReplyDelete
  13. Mimy: Hay muchos "Chiris" por las calles jajaja. podría escribir diez posts describiendo al tal "Chiri" pero no quiero que termine odiándome más. mmmm quien será el próximo... tengo tres escritos a medias, ya veré cual termino. Un besototote.

    Mar: la papaya es una fruta similar al melón, solo de cáscara mas delgada. Es carnosa y no tiene huesitos por dentro. Tiene unas pepitas color negro pero son suavecitas.
    Acá en Perú se consume bastante en jugo o picada.
    Aquí encuentras algunos conceptos y fotos
    http://es.wikipedia.org/wiki/Carica_papaya
    Una última pregunta, espero puedas responderme, que es "fronchado un melón" me he reído con esa palabra sin saber que significa. Bueno mi mente fructífera ha deducido muchos significados. Un abrazote.

    ReplyDelete
  14. Jooooer pero de que tamaño son las cosas en el Perú!!!, ajajaja... Aqui las papayas son pequeñas, por eso me dió medio lástima tu amigo, ajajaja...

    Tu fructifera mente seguor que ha dado con el significado justo de la palabra fronchar, se te ve un tio listo, ajajajaja.

    Besos

    ReplyDelete
  15. Hay quien con su labia hace desaparecer todos sus otros defectos, ejjeje pero me ha encantado leer la historia de El Chiri.
    Te vi por el blog de mi amiga Piruja y veo que te gusta el rock y el heavy metal, es raro ver otro blogero con esos gustos, por eso vine hasta aqui y te acompaño en el caminar.
    Te espero en el mio a ver si te gusta.
    un abrazo metalero.

    ReplyDelete
  16. Fascinante historia. Muchísimas gracias por todos los comentarios del blog. No actualizaba por falta de tiempo. Ya voy por ello!

    Un saludo, y por su puesto, te añado a mi lista de blogs que sigo. Un saludo
    Barby.

    http://barby-gs.blogspot.com

    ReplyDelete
  17. Que tal amigo q tuviste, no se tacaño o de verdad misio. Y todavia engaña a su mujer wtf!
    Puta si lee esto, te busca y te saca la csm x)

    ReplyDelete
  18. Creo yo que al pobre de Chiri le faltaron asesores.

    ReplyDelete
  19. Orthos: Gracias pro entrar, así es estamos en el mismo mundo. Te sigo también. Un abrazo.

    Barby: gracias por comentar... y no borres mis comentarios.

    Aina: si me tuvo a mi de amigo. A mal palo se arrimó. Soy malo asesorando, peor en cosas de mujeres.

    ReplyDelete
  20. Hermano, qué buena entrada, me has hecho recordar a mi pata Chabuco(chancho, burro y cochino), qué será de ese viejo.

    Sobre el chiri jaja tengos tantos amigos que se sentirían muy identificados, dime...el chiri lee tu blog? En caso la rpta sea sí, qué maleado eres tío jaja.

    Pd. Me parece o Bellarte se te declaró? Oe ni a mi!!! Jaja.

    ReplyDelete
  21. Hola, Eduardo, descubro tu blog y me quedo viéndolo, con tu permiso.

    Salu2.

    ReplyDelete
  22. Aldo Rubén: El Chiri se supone que no lee mi blog, pero amigos en común si, así que supongo que ya se habrá enterado.

    María: Bienvenida, eres libre de revisar todo lo que quieras y comentar lo que quieras. Se acepta todo tipo de comentarios buenos, malos, bonitos, feos. Un abrazote.

    ReplyDelete
  23. Jajajajajajaja como siempre tu sacandome carcajadas aunque no sea tu intención NO SEÑOR pero buena! en serio vas a sacar ese libro? ahora que voy a Lima quiero pedirlo YAAAAAA =) saludos

    ReplyDelete
  24. Lloré con "la estela con olor a poto"!

    ReplyDelete

LinkWithin

Revisa también estos posts: