Friday, October 14, 2011

Segundo Intento



Después del incidente con Miluskita y todo lo que tuve que soportar por este amor que le tenía, volvimos nuevamente a frecuentarnos, esta vez lejos de su casa. Ya no era bienvenido allí. Su madre no me quería ver y su hermano, nunca supe si se enteró o no, pero cuando lo veía por alguna calle prefería evitarlo, la conciencia cochina de quien ha cometido un delito me hacía rehuir de su presencia. (Ver post: “La Primera Vez” AQUÍ).

Durante ese corto tiempo que nos habíamos dejado de ver, esperando que se calmen las aguas, empecé a ocupar mis tiempos con mis amigos. Primero se sorprendieron de verme más seguido en aquella esquina, pero con un par de mentiras dejaron de instigarme con sus preguntas acuciosas.

Era una tarde y Fernando, quien se supone era el más experimentado del grupo y quien me había aconsejado y me había hecho quedar como un subnormal , como un retrasado sexual por no haber debutado con Miluskita, empezó nuevamente a mofarse de este jovencito respetuoso de su enamoradita.

Fernando me decía delante de todo el grupo “uhhhh no seas monse pe, yo hace rato la hubiera agarrado y la hubiera…” y en plena calle se ponía a simular estar en pleno acto sexual, cabalgaba, sacaba la lengua, humedecía su mano y simulaba dar de lapos, luego cambiaba de pose, se frotaba los pechos, se agachaba y daba de alaridos. Todos los del grupo se desternillaban de risa y empecé a ser el punto del regodeo, de las mofas inevitables. Y yo, “lo que pasa es que ustedes no saben lo que es amor, nosotros nos respetamos”. Peor aún las risas, la sorna y el pitorreo se hicieron más intensos, “anda vete a la mierda, mejor ponte las pilas porque si no eres tú, va a venir otro y le va a voltear los ojos como carnero degollado” me dijeron entre risas.

Cuando acabaron de burlarse de mi, Fernando me dijo calladito “ser pendejo no significa ser huevón, toma esto y úsalo porque todavía no quiero ver criters corriendo por el barrio” y me entregó dos paquetitos, dos sobrecitos blancos. Los guardé en mi bolsillo evitando que alguien más los vea.

Al llegar a mi casa, escabullido en mi cuarto, saqué del bolsillo los dos sobrecitos y leí “Sultán… Sultán Condoms”. En esa época pues nos habían invadido los famosos “Sultán” y no había otra marca en el mercado, ni la variedad de colores, sabores y texturas que se encuentra hoy en día. Sólo esa. Después de leer el contenido me sentí macho y quise golpear mi pecho como King Kong. Y me sentí nervioso también.

A los pocos días que volvimos a frecuentarnos con Miluskita se presentó una inmejorable situación. Mis padres viajarían a la ciudad de Ica para asistir a una ceremonia religiosa por la novena del Señor de Luren. Me encargaron cuidar de la casa y portarme como es debido. No fiestas, no reuniones de amigos, no tragos y no amanecidas.

Los días previos conversé con Miluskita y la invité a salir. Llegó ese día, salimos como siempre, ella vestía una minifalda jean que mostraban sus preciosas piernas y una polera algo suelta, zapatillas “converse” que, a pesar de todo, la hacían ver un par de años mayor a lo que era. Por mi parte yo que era un escuálido macilento parecía tener menos edad, lo que generaba que cuando me paseaba con ella por las calles todos esos achorados, esos galanes de barrio, le silbaran y la piropearan en mi cochina cara y me hacían sentir como si no existiera. Y que podía hacer yo, si estaba solo, mientras que estos galanes improvisados caminaban en turbas interminables. Y yo que me tragaba toditita la cólera porque soy un celoso, lo reconozco, soy un celoso “pero ni de macho ni cornudo, simplemente de amor puro de tristeza y desconsuelo” como canta mi buen amigo Camilo Sesto. Pero este un tema que les contaré algún día, de mis aventuras que he pasado por ser extremadamente “celofán”.

Pero ya me desvié del tema, aquel día después de dar unas vueltas por la plaza de armas y que mi chica luzca sus piernas por las callecitas de Pisco, le propuse como quien no quiere la cosa, ir a mi casa, que estaba solo, para estar más tranquilos y poder mostrarle mis cassettes de Kiss el “Dinasty” o el “The Ultimate sin” de Ozzy Osbourne, como mensaje subliminal de mis oscuras intenciones de querer cometer con ella mi último pecado.

Accedió y caminamos a casita que previamente ya había barrido, arreglado y humedecido con media botella de colonia “Salvaje” que había encontrado en el dormitorio de mi papá.

Entramos casi escondidos como dos ladronzuelos para que no nos vea ninguna vecina chismosa y después no le vaya con el cuento a mi madrecita. Nos sentamos en la sala. “huele fuerte a alcohol” me dijo Miluskita. Sonreí “no te preocupes” le dije y puse un cassette en mi equipo “National” y empezó a sonar los tambores que daba inicio a “the Ultimate sin”. Metí mi mano sudorosa al bolsillo y me cercioré que estén los dos paquetitos de “Sultán”. Sentados en el mueble la rodeé con mi brazo y le susurré “sabes que te amo Miluskita” y ella sonrió tímidamente y me regaló un beso, un besito, un chapecito, un chape de aquellos.

Me desprendí por un momento y cambié de cassette por uno más acorde con la ocasión. Puse mi recopilación de “Baladas Heavys”. Empezó a sonar “Never say goodbye” de Bon Jovi.

Mis manos empezaron a magrear su cuerpo entradito en carnes. Ella “sabes que te amo Eduardito” y yo “si, yo también” mientras me retumbaba en la cabeza lo que me habían dicho mis padres. Y mientras ellos por allá, por Ica estarían orando para que este su menor hijo sea un hombre de bien ante la sociedad, yo estaba aquí tratando de comer de la fruta prohibida. Mi mano se movía desesperada por su corta minifalda. Y su polera, ¡como me costó sacársela!. Deslicé mis manos por debajo le saqué primero las mangas y luego su cabeza no salía y yo la jalé tanto que hasta se le pusieron los ojos chinitos del jalón que le dí. Después de casi arrancarle la cabeza, me saqué de un tiro el polo que llevaba puesto y mientras la besaba di curso de mi correa y mi jean. Y Miluskita entre “el sigue y el detente” me ayudó con su minifalda que tenía unos tres botones en la parte posterior. Ya piel con piel, luego vendría el brassier. Quise ser Fonzi por un momento y con un chasquido de los dedos abrir cuanto sostén se interponga en mi camino. Me peleé con el bendito brassier que no abría, mientras Miluskita parecía por momentos arrepentirse. En un acto de desesperación estiré mi mano por su espalda y alcancé unas tijeras que estaban sobre el aparador y quise cortar uno de los sujetadores. “Que haces” me dijo Miluskita y se asustó de verme con las tijeras en las manos. “Eres un menso” me dijo y abrió su brassier por la parte de adelante. Y yo que pensaba “nunca en mi putañera vida he visto un brassier que se abre por adelante y justo a ella se le ocurrió comprar ese?”. Ya con un punto en contra decidí seguir adelante. Mis manos acariciaron sus piernas y subieron buscando su tesorito que debería ser para este pirata, “su querido ladrón de amor”.

En un abrupto movimiento, Miluskita me separa con sus manos “tengo miedo” me dijo. “No tengas miedo” le repliqué “yo te amo y voy a estar contigo siempre” le dije tratando de convencerla de no desistir “y si salgo embarazada” agregó. Busqué en mi pantalón que estaba regado sobre el piso y saqué el paquetito que decía “Sultán”. Miluskita como que hace un gesto no muy agradable y me dice “okey, póntelo”. Traté de abrirlo desesperadamente y el bendito sobrecito que no se abría e intentaba exasperado de arrancarlo con mis manos humedecidas, con mis dientes, mientras sujetaba a Miluskita entre mis piernas para que no se me escape. De un tirón de diente logré abrir el paquetito y salió un jebecillo blanco lubricado y ahora... ¡como carajos se pone esto!. O era una talla muy chica o yo había sido bendecido por la naturaleza como Rocco Sigfredi, porque no podía ponerme el bendito latex. Miluskita que me observaba atrapada bajo mis piernas y yo tratando de ponerlo, lo estiré y empecé a desenrrollarlo sobre mi tesorito, pero como no entraba, se me soltó de los dedos y salió volando como si un cañón disparara una bala, hasta caer sobre el ojo izquierdo de Miluskita. “ayyy” dio un grito lastimero ella y yo “perdón perdón”. Se puso de pie mientras se tapaba el ojo con las manos. Empezó a lagrimear. Se sentó en el mueble desnuda “Ay me arde” me dijo, y yo “Perdón Miluskita… la verdad no podía”. “Mi ropa, mi ropa” me dijo estirando su mano.

Se cambió rápidamente y se metió al baño. Y yo, sentado, esperándola afuera me reduje a mi más mínima expresión y me lamenté no haber logrado nada.

Cuando salió tenía el ojo rojo. Al ver mi cara de preocupado, de atormentado, de atribulado, de contrito, me sonrió y me dijo “No te preocupes, estoy bien”. Se sentó a mi lado, me abrazó y me susurró al oído “para la próxima será”.

20 comments:

  1. Despues de leer tus dos fallidos intentos, solo me queda preguntar... ¿Llego a pasar algo con Miluska...?

    Cuenta, cuenta...

    Saludos

    ReplyDelete
  2. Qué fue? O sea no campeonaste? No pues!!!

    Jajaa los famosos sultán, oe socio me parece o Bellarte se te mandó? bieeeeeeen jajajaja.

    Y al final tu primera vez fue con Miluskita o alguien más se llevó tu tesorito?

    Saludos.

    ReplyDelete
  3. Hola mi estimado Eduardo. Una vez más, he tenido que hacer esfuerzos sobre humanos para no explotar enb carcajadas acá en la oficina. Que buena, de verdad. Me imagino la disparada del jebe a su ojo y me revuelco en el piso de la risa, ja ja ja ja. Me hace acordar a lo que le pasó a un pata que se moría por una flaca y no la conocía aún y justo ese fin de semana era cumple de un amigo en común e iba a hacer un tonazo en su casa y la oportunidad era inmejorable para conocerla. Llegó el día de la fiesta y ya en la reuna, habían varios grupos y el pata solapaza se fue pasando de grupo en grupo hasta que llegó al grupo donde estaba la flaca. Y se acomodó bien y los presentaron y todo bien. Y en eso, de un momento a otro, le sucede una catástrofe: le estaba colgando un moco de la nariz. Y era con roche la cosa. La vaina era que todo el grupo se había dado cuenta y el pata no, y solapa le trataban de decir y encima el pata era rochoso y le decía al otro "¿Por qué hablas tan bajito? ¿Qué pasa, estoy con la bragueta abierta?" y se reía el tarado, hasta que alguien le dice al oido que tenía colgando el moquegua. Y al instante el pata se hizo el que no lo veía nadie y con un dedo, saca disparado el moco. Y para remate y mala suerte suya, termina aterrizando en la mano de la flaca. Demás está decir que ese fue su debut y despedida, ja ja.

    Un gran abrazo.

    LUCHO

    ReplyDelete
  4. Las primeras veces siempre son infructuosas... ¡pero lo tuyo ya es extremo! Poco más y la dejas tuerta, amigo.

    Espero que escribas la continuación.

    Saludos.

    ReplyDelete
  5. Quizas a los 16 no se es un lobo, pero tu ya te pasaste monce (por no decir menso, con todo respeto claro) jaja

    ReplyDelete
  6. Jajaja esa Cafeinomana "juajuajua"

    ReplyDelete
  7. Esto es fruto de tu imaginación verdad?, vamos no creo que seas TAN DESASTRE Y LO CUENTES!!, ajajajajajajajaja, ajajajaj , aiins que me da, ajajajaja. Perdón, perdón, no quiero ser yo cruel. La verdad que todas las primeras veces si no son un desastre no es tan "idilico" como uno espera. Quizás los nervios nos vuelven torpes, la vergüenza de la propia desnudez...En fin es igualmente "UN MOMENTAZO INOLVIDABLE" y mas algo asi como lo que cuentas, ajajaja.

    Me sigues inspirando ternurita, ajaja.

    Besos desde un faro en mitad del mar.

    Mar (... La vendedora de humo)

    PD: tu amigo me parece un cretino, a la par que un grosero y muy poco caballero. Además aqui en España hay un dicho le viene al pelo y que dice: "dime de lo que presumes y te diré de lo que careces", fijo que es poco picha, ajaja.

    ReplyDelete
  8. Cafeinómana: Todos no nacemos con el don de ser "galanes", pero vamos ya he mejorado. Voy a empezar a contar mis "victorias" para quitarme la etiqueta de "monce" (o de "menso")... aunque mmmm victorias?, chesssss jajajaja.

    Aldo: Así es cafeinómana, como tiene que ser, directo y con las palabras precisas. Me gusta.

    Mar: Créeme soy un desastre y lo cuento a manera de catarsis. Total! nadie me conoce jejeje. (además he tenido mis momentos gloriosos, puedes encontrarlo en los posts anteriores... habrá alguno?). Y tienes razón las primeras veces no son como uno se imaginó, pero creo que es como todas las cosas; uno mejora notablemente con la práctica.
    Mi amigo, jajajaja, bueno los hombres lo único que hacemos siempre es hablar de mujeres, de sexo, y ver la forma de "batirnos" entre nosotros... "Poco picha" juajuajuajua.
    Te sigo inspirando ternura!, gracias.

    ReplyDelete
  9. xD … xD… xD…. xD… xD…. xD…. xD… xD…. xD…. xD…. xD…. xD (para no empezar con un “jajajajajajajajajajajajjajajajajajajajajajajajajajaja” ) xD

    Hey, pero mínimo te hubieras probado “la prenda” antes, no?

    Pobre Milusquita, seguramente ahora recordará esta experiencia y a diferencia de Eduardo que lo escribe, ella se matará de la risa =P

    Pdta: Lo que me gusta de tu prosa, aparte de derrochar harto sentido del humor claro está, son los adjetivos! Hay ingenio, hay calle, hay fluidez, hay espontaneidad…me sigo preguntando cómo es que tu e-book no tiene descargas. Un poquito de promoción y la haces Eduardo! A ver si nos das un regalo en octubre y nos pasas el url para descargar tu libro =D

    ReplyDelete
  10. AJá! A alguien le faltó practicar con un plátano..antes del evento XD.."la práctica hace al maestro".
    Me haces recordar a mis amigos de la facultad..cuando estudias medicina hablas de todo ..y ellos eran expertos en la técnica de "póntelo en 5 segundos con dos dedos" :)..realmente muy didáctico (porsiacaso....mostraban la técnica en un platanito de seda..sólo aclaro).
    Derrepente a la tercera fue la vencida?!
    Muy buen relato..super divetido como siempre.
    Salu2 y un besote.

    ReplyDelete
  11. Paty: gracias por entrar y comentar. Cómo iba a practicar si a las justas me habían dado 2 y en mis desvaríos fácil pensaba que utilizaba los dos esa noche. Como siempre digo antes no era como ahora que ibas y te comprabas así de fácil un preservativo.
    Respecto al libro, pues la temática es totalmente diferente... la vez pasada me puse a leerlo y me dije "con razón no gané el concurso" jajaja.

    Mimy: cuando estaba leyendo tu comentario por un momento pensé que la demostración de "póntelo en 5 segundos" era con modelo incluido jajaja, pero valió tu aclaración.
    Por otro lado como le dije a Paty, como que no había y no tenía todos los recursos como para darme el lujo de ir desperdiciando los preservativos en prácticas juajuajua.
    Ya viene la tercera.

    ReplyDelete
  12. Jajajaja, ay Dios!!! Pero yo pensé que no habías vuelto a ver a Miluskita nunca más en tu vida! Puedo morir, que horrible ha de ser que te caiga un condón en el ojo! Qué dolor!!! Pregunto lo mismo que Vanessa, algún día llegaste a algo con la pobre muchacha?

    Oyeeeeee!!! Sabes algo de Aldo??? Iba a comentar su último post, que ya había leído, pero toda esta semana anterior ha sido de locos, con mis 2 babies enfermas y luego nos contagiamos mi esposo y yo, pues ya no me dio tiempo de comentar ni tu post, ni el suyo y hoy entré a leerlos nuevamente y dejar mi comentario y al entrar al suyo dice que ya no existe!!!!

    Te cuento que Marité ya volvió de su luna de miel, bella en su boda y feliz en su viaje, todo salió lindísimo, pero no sé cuando volverá a escribir y yo pues, me he propuesto hacer mi blog dentro de un tiempo, pues me estoy quedando sin blogs amigos :0(

    ReplyDelete
  13. Hola Lenya: Respecto a Miluskita, en los próximos días voy a publicar la tercera y última parte de lo que pasó para limpiar un poco mi imagen de Monse jajajajaja.
    Respecto a Aldo, yo había entrado y comentado su último post, pero ahora que me dices he vuelto a entrar y está deshabilitado. O sea eso ni se puede reactivar. Fijo su pareja se molestó cuando le dijo todo lo que había hablado en el blog y lo hizo cerrar en una. Que pena. Espero se vuelva a crear otro blog, porque incluso su nombre 50 y 20 ya se encuentra disponible para que cualquier otra persona lo use. Quizás Paty pueda saber más de él.
    Marité, Marité, la extrañamos un montón, pero estamos felices que ella sea feliz. La esperamos con paciencia.
    Y siempre me pregunté si tenías blog, pero no encontré ningún enlace. Entonces estamos a la espera que lo crees y que escribas y nos cuentes tus aventuras por esas tierras lejanas.
    Un abrazote. Cuida a tus niñas y a tu esposito.

    ReplyDelete
  14. Lenya: He vuelto a entrar de otra forma al Blog de Aldo. Entra dándole clic a su nombre que está en el comentario que él me ha dejado acá y de ahí entras a su página. En su blog he visto que él ha comentado hasta ayer 17.10.2011.

    ReplyDelete
  15. Gracias!!! Ya encontré su blog, lo busqué por su nombre en google, puse aldo ruben pericotita, jajaja y tanto y tanto y finalmente di con su blog y su nueva url, y ahora que vengo llegando a casa, me encontré con el mensaje que ha dejado en tu otro post, yo pensé lo mismo que tú, ya estaba pensando mal de la pericotita, jeje, felizmente sigue el blog vivito y coleando.

    Besitos!!!

    ReplyDelete
  16. Me puedo morir leyendo tu blog pero de la risa... Aunque en realidad esté por morir de resfrío! Cómo te extrañabaaaaaaaaaaaaa!!! Quiero leerlos TODOS!!! Pero ahora, el tiempo está peor de ingrato conmigo... pero ando feliz... gracias a todos los cielos :)
    Un beso grandote!

    ReplyDelete
  17. Anonymous9:36 AM

    No se como se manda un privado en los blogs, estoy totalmente LOST, pero como te dije hace unos días, aquí va el primero: http://cuandoescriboalviento.blogspot.com/

    ReplyDelete
  18. Definitivamente que esta historia solo lo imaginaba en cuentos o en cualquier otro escrito pero no en la vida real.
    Haciendo comparacion con otro comentario, casi haces debut y despedida pero menos mal que entre ustedes no solamente habia deseo sino tambien amor.
    Buen relato ER,pero para que sea mejor tienes que cerrar contando el final del mismo: llegaste a robar el tesoro o solo lo desenterraste para otros? tus viejos nunca llegaron a enterarse de tu incursion? Colocaste en el libro de reclamaciones de Sultan instrucciones de como usarlo? O pediste que te fabricaran uno a talla especial XS?

    ReplyDelete
  19. Eduardo, empecé a leerte hace un par de días y no puedo parar de reir,que digo reir CARCAJEAR, con cada post nueva que empiezo y termino. A tus 37 (ó 38) dejame decirte que por 20 años habías estado equivocado de profesión. Gracias por compartir con nosotros tus vivencias y ocurrencias, y con este post me has hecho acordar a mi debut! jajaja, un abrazo. Pedro

    ReplyDelete
  20. Pedro: Gracias por entrar y leer estas humildes líneas. Si te has reído entonces valió la pena escribirlo. Estás invitado a revisar los posts anteriores.
    Pd.- ya tengo 38 años, tengo que actualizar mi perfil.

    ReplyDelete

LinkWithin

Revisa también estos posts: