Friday, September 23, 2011

Lunes de Miércoles



Hoy lunes, apareció en mi Outlook un aviso “cita con la nutricionista”, hora, de 09:00 a 09:15. Faltaba pocos minutos, así que de inmediato me dirigí al baño, me di una lavada de cara y fui al consultorio. No era la primera vez que venía la nutricionista ya en 3 oportunidades anteriores me había hecho un control, me había pesado, habíamos conversado un poco sobre las dietas, las calorías, las grasas, las proteínas y un poco de nosotros.

Esta vez subí al consultorio, me reconoció. Así que nos saludamos con besito, le pregunté que había hecho el fin de semana largo. Me contó que había estado en su casa descansando y que no había hecho nada fuera de lo común. Mientras hablaba jugaba con el lapicero. Miré sus manos, sus uñas se encontraban bien cuidadas con un dibujo de una flor blanca con centro celeste, preciosas. De inmediato la imaginé cantándome “que te aruño papi que te aruño”. Yo por mi parte le solté el rollo de mi viaje a Paracas, Chincha e Ica. Después de esa breve conversación y de un intercambio de sonrisitas, me pidió subir a la balanza para controlar mi peso. Gustoso acepté, me quité los zapatos y me subí de inmediato a la balanza digital. Mientras estaba todo orondo sobre la balanza lanzándole unas sonrisitas a la nutricionista, me incliné y ví mi dedo gordo del pié asomar curioso, sin vergüenza por un agujero… “Pero qué carajo!, juro que cuando salí de casa ese agujero no se encontraba allí”. Traté de disimular recogiendo mi pié, pero ya era demasiado tarde, la nutricionista había echado el ojo sobre el numerador de la balanza y obligada había visto aquel prisionero queriendo salir del calcetín. Me puse, rojo, amarillo, verde y morado. Yo que si bien no soy un modelito ni un metrosexual que anda siempre bien vestido y a la moda, me puedo jactar que mi madre, costurera ella, nos acostumbró a andar siempre limpios, sin huecos en las medias o calzoncillos, remendados podría ser, pero con huecos jamás!.

Cuando salí del trabajo, subí a esa combi destartalada, combi Peruana del Perú, perdonen la tristeza. El asiento parecía tener molida la espuma, me hundía en el asiento y sentía claramente los fierros marcarse a fuego en mi trasero, como caballo. Y del respaldar ni hablar. No podía apoyarme porque se iba para atrás, por un momento pensé que habían implementado el servicio de combi-cama 180º, pero como vi que estaba prácticamente echado sobre las piernas de un sujeto con cara de pocos amigos, me dije “piensa rápido varón” y de inmediato decidí mudarme al único asiento libre, el que estaba detrás del chofer. Allí me ubiqué y de alguna manera estaría más tranquilo porque no habría gente a mi lado de pie que me esté molestando o empujando. Pero error!!!, en cada giro que hacía el conductor, cada vuelta de timón, cuando agitaba los brazos despedía un olor hediondo que salía de sus “hot wings”. Por si fuera poco se atrevía a reclamar y pelearse con otros choferes agitando los brazos. No me quedó otra que abrir la ventana de par en par. Todo la Javier Prado me la pasé prácticamente con media cabeza fuera de la combi. Qué seguridad ni que ocho cuartos mi nariz sufría y tenía que hacer algo.

“Pasaje, Pasaje” gritó el cobrador. Le dí un sol veinte y me dijo, “Falta!, un sol cincuenta hasta la avenida la molina” y yo que ya estaba con cólera le digo “Que un sol cincuenta siempre pago un sol veinte”, “un sol cincuenta señor”, “ ya ok” le dije, “entonces me bajo en el jockey plaza”. Se quedó tranquilo y se fue. Y pensé, “total me da igual bajarme en la avenida la molina o el jockey plaza, igual de ahí tengo que tomar otra combi peruana en el Perú… perdonen la viveza”.

Me bajé en el jockey y me encontré con una turba de adolescentes fanáticos, hinchas de universitario. Me lamenté haberme bajado, hubiera pagado el sol cincuenta y me hubiera evitado este nuevo problema. Y pensé “Carajo no sabía que hoy jugaba la U en el monumental”. Odio el fútbol y lo odié más en ese momento.

De pié allí en el paradero, rodeado por esos vándalos, decidí hacerme el loco, como quien no le molestaba la hinchada. Un grupo entonaba sus cánticos a la U y me miraban de vez en cuando con cara de pitbull rabiosos. Por si fuera poco el terno que vestía ese día era azul, así que cuando estaban cantando y me miraban yo también movía la boca, como si me supiera el himno y fingía también ser un hincha más de la U que venía del trabajo.

Y las combis que no venían y estos que tampoco se movían y yo como un tarado moviendo la boca fingiendo saberme todas las canciones de la U al pie de letra y todavía movía la cabeza al ritmo del cántico para que me crean que era un hincha real y que el terno azul había sido una mera coincidencia. Se me acercó un chibolo con pinta de “reggaetonero blin blin” y me dice “tío creo que tú eres azul”. Y yo me sonreí nerviosamente y le hice un gesto con la mano “soy más hincha que tú sobrino”, le dije así “medio achorado”. Al instante aparece su “partner” y dice “el tío es crema chato, ha estado cantando con nosotros”. Y yo nuevamente le sonreí “viste sobrino, yo soy más hincha que tú, yo he visto jugar a lolo a chumpitaz, a Leguía, al nene!”. Cuando terminé de soltar la última frase los dos chibolos reggaetoneros voltearon al unísono “cual nene tío” y yo que pensaba “eso te pasa por bocón”, y agregué de inmediato “al nene pues, cuando Chumpitaz lo ajustaba en una cuando quería pasar al área”, los dos me miraron y les dije “naaada ustedes no saben cómo ha sido el capitán américa”. Y los dos que me volvieron a mirar “el capitán de América tío, de américa”. “claro pues de américa” les dije fingiendo saber mucho de la historia de universitario.

Los dos se alejaron y por fin pude soltar el aire contenido. Así que decidí no quedarme un segundo más. La primera combi que pasó estaba repleta pero igual corrí atrás y me subí como sea. A mi que no me gusta subir parado en combis pequeñas, tuve que hacerlo, para salvar mi vida.

Así terminó este lunes de miércoles, empecé mal y terminé mal, sobre esta combi enana, peruana del Perú, doblando la cabeza.

8 comments:

  1. Siempre contándonos tus historias... locas y demasiado divertidas. GRACIAS! aunque hayas tenido un lunes de miércoles, este viernes tiene que ser de la PM!
    Además, un hueco en la media es lo mismo que un hueco en la axila en el polo no? ajajajaja ya me pasó tb!
    Beso!!!

    ReplyDelete
  2. Hola mi estimado Eduardo. Que mate de la risa tu post.

    No hay peor roche que te saques la taba y tengas un huecazo en la media con el dedito que se muere por saludar a la platea. Y en cuanto a las combis, sí me ha tocado lidiar con esos apestosos "hueleala" y francamente es un atentado contra el medio ambiente, debería ser tipificado como "delito ecológico" y sin derecho a beneficios. A uno le provoca abrir la ventana y sacar la cabeza afuera mismo perro que sale por primera vez en un auto. No hace mucho el cobrador se mandaba un "alacrán asesino" que cada vez que pasaba te daba náuseas. Y lo peor era que la ventana no se podía abrir. Lo único que me quedó fue dirigir la nariz al pelo de mi esposa para oler algo aromático al menos, je je. En otra oportunidad, me acuerdo que subió un sujeto que tenía un olor que podía ser denominado como "sopepo": sobaco, pezuña y poto. Era una pestilencia andante el sujeto, pero sobre todo, un asqueroso olor a rabo que fácil hubiera pasado piola como arma química.

    Y en cuanto a las barras, la sacaste barata. Estuviste a punto de que te ajustaran esos malditos pirañas. Yo ya he tenido un par de encuentros nada gratos y lo mejor es huir a la velocidad del rayo. En tu caso, me hubiera metido al Jockey hasta que esos pirañas se largaran. Sean de la U, Alianza, Cristal o Boys, la porquería de gente es la misma y no tienen remedio.

    Un gran abrazo y que tengas un muy buen fin de semana.

    LUCHO

    ReplyDelete
  3. Ya pe' tío cómo que no sabes la historia de la U?... En mi caso, hubiera salido calato de ahí, ni siquiera sé quién es el Lolo! jajaja...
    Síguela pasando así para que nos cuentes más historias... jaja q malo! xD

    Un abrazo! =)

    ReplyDelete
  4. XD
    Tus entradas son siempre ocurrentes y divertidísimas.
    De las aventuras en combi, creo que podrías escribir un compendio..es toda una ciencia subirse en una y bajarse..si se llega entero al destino.
    Las "hot wings" son algo que tampoco tolero...pero a diferencia tuya, creo que seria capaz de saltar de la combi, es como kriptonita para mí XD.
    Buenísimo como siempre.
    Un abrazote.
    PD: ..creo que ha llegado el momento de coser aquel huequito en mis medias.

    ReplyDelete
  5. Eso del terno azul te jugó una muy mala pasada... Y peor, me acabo de enterar que mataron a un hincha de Alianza Lima empujándolo desde el palco en el clásico de hoy. Lamentable en verdad la relación existente entre el fútbol y la violencia en el Perú. Buena idea la de inventarte una historia rápido, yo no hubiera sabido qué hacer... Y bueno, lo del agujero en la media le puede suceder a cualquiera. Hot wings? Wajajajaja xD! En fin, hay días malos y otros peores... Saludos.

    ReplyDelete
  6. Un hueco en cualquier vestimenta del cuerpo es roche, pero en el dedo gordo! Noooooooo me has hecho acordar la anécdota de aquél hombre (qué era? No me acuerdo, pero salió en todas las noticias), pero el roche fue mayor porque él especialmente tenía que dejar una buena imagen y lo que nos dejó fue la sonrisa Kódak de su dedo gordo.

    Buen finde el chico de la combi peruana del Perú!

    (al menos con tu post el martirio de los malolientes se hará menos penoso. Para la próxima en vez de sufrir me acordaré de tu post y me reiré =D)

    ReplyDelete
  7. Jaaaaa!!! Me muero!!! No puedo creer que todo eso pasara en un solo día!!! Por Dios! Pareciera que tu perfume de las huaringas o como se diga, en lugar de atraer a las mujeres, atrajera problemas!!! Pero eso te pasa por coquetón, ves? Lo de la media parece castigo por pillín!!!

    Cuando leí "el Nene", pensé, este pobre muchacho terminó en el hospital!!! Jajaja... Ay Eduardo, eres terrible!!!

    Besitos!!!

    ReplyDelete
  8. Ya había leído este post y hasta creí que había comentado, bueno...fue un mate de risa, aunque claro, desde tu cancha un día horrible,lo bueno es que ya sabes que tienes que revisar dos veces tus medias y que nunca debes estar cerca del chofer, eso es básico compare!

    Un abrazo Edu.

    ReplyDelete

LinkWithin

Revisa también estos posts: