Monday, September 26, 2011

La Llamada



Había salido un par de veces con Miluska al culminar las clases de Inglés. Una vez nos habíamos quedado en la cafetería del instituto tomando un café y un sándwich y nos habíamos reído como nunca. La química estaba funcionando muy bien. La segunda vez me dijo para ir al cine. Hay una película de terror buenísima me dijo. Y aunque no me gustan para nada las películas de terror accedí a ir sólo para complacerla y para estar más tiempo con ella. Al terminar ella salió feliz comentando todos los chorros de sangre y las tripas que habían salido volando y yo conteniéndome las ganas de decirle que después de ver esa película nunca más iba a comer Ketchup y que me había quitado todas las ganas de comer mi canchita extra grande.

Todo iba bien, hasta el sábado siguiente que el instituto había organizado una fiesta para todos los alumnos. La llamé el día anterior, como siempre como quien no quiere la cosa, preguntándole si iba ir. “Claro!” Me dijo entusiasmada, “Ahí nos vemos”, agregó. Así que yo, esperaba ansioso el sábado. Es más un día antes me paré frente al espejo y ensayé un par de discursos baratos sacados de internet, lógicamente con mis aportes. Así repetía una y otra vez frente a mi imagen “Miluskita, desde que te conocí me gustaste mucho, eres lo que siempre he esperado, eres lo que más he anhelado, aún sin conocerte yo ya te amaba, eres mi amiga que ocupa un espacio en mi mente en mi alma y en mi corazón, este sentimiento es puro y verdadero” y luego le estampaba un beso al espejo frío. Así ensayé varias veces y por consiguiente tuve que limpiar también varias veces las babas en el espejo, hasta que llegó el día tan esperado.

Aquel día me alisté con tiempo, me puse mi mejor camisa, mi perfume con feromonas y con los secretos de las Huaringas y salí disparado a la fiesta. Cuando llegué. Saludé a algunos amigos y la busqué con la mirada. Allí estaba Miluskita, conversando con un tipo. Me acerqué, le toqué el hombro. “Hooolaaaa!” Me dijo entusiasmada. “Como estás” le dije. “Te presento a mi enamorado!” Me dijo ella… y el mundo se me derrumbó. Todo se derrumbó dentro de mi, dentro de mi y la quijada se me fue hasta el piso como el coyote cuando el correcaminos pasaba a su lado a cien por hora. “Hola que gusto”, dije titubeando y después de un par de palabras más, como haciéndome el loco, como si alguien me llamara, me fui desviando hacia otro lado.

Así que resignado a mi suerte no me quedó que conversar por ahí con uno u otro, como perro callejero buscando que alguien me acepte en su grupo. Y de pura decepción empecé a aplicarme grandes dosis de cerveza, que gracias a Dios, eran gratis.

Pero después, nunca faltan los amigos pileros, los que quieren ver a bailar a todo el mundo. Jacky quien se había atribuido funciones de organizadora, de promotora de la hora loca, nos juntó a todos los del salón y nos hacía bailar y me jalaba como si me hiciera un favor metiéndome a la ronda. Y todos bailaban felices y yo estaba sólo como un apestado, un lumpen haciendo relucir mi sonrisa como si nada pasara. Luego apagaron la música, nos sentaron a todos en una mesa para degustar la comida y para coronar mi mala suerte me sentaron al lado de Miluska “ven siéntate aquí” me dijo el teacher “ustedes que nunca se despegan en clase” agregó. Así que a un lado estaba el sujeto ese que me había atrasado y al otro lado estaba yo mostrando mi sonrisa como quien no le importara en lo absoluto. Miluskita se repartía para hablar con él y de vez en cuando conmigo. Estaba haciendo el papel del idiota, del desadaptado social, así que, sacando moral, sacando fuerzas de flaqueza incentivado por el alcohol que corría por mis venas y haciendo de tripas corazón, me la quise pintar que no era un fracasado en las lides del amor. Al contrario que era un experto, que tenía cientos de chicas que se turnaban para salir conmigo y me desparramé en la silla y me conté un par de chistecitos en la mesa mientras llegaban los platos de la cena.

Todos se rieron y levanté más la moral. Ya era cerca de la una de la mañana y no se me ocurrió mejor idea que si recibía la llamada de alguna fémina a esa hora coronaría mi actuación de galán asediado. Así que caleta nomás saqué mi celular del bolsillo y busqué el nombre de Sarita. Ella no me fallaría y más que seguro a esa hora estaría también disfrutando de alguna juerga por ahí. Timbré unas 5 veces y colgué. Puse mi celular sobre la mesa, es más lo empujé mas pegadito a Miluska todavía. Después de un minuto empezó a sonar mi teléfono. Esperé que la melodía llamara la atención de Miluskita y de las otras compañeras y lo levanté de la mesa, miré la pantalla y dije “Sara”, sonreí y respondí. “Aló”, le dije. Al otro lado de la línea. “Me llamaste?. “Hola que tal que es de tu vida, que milagro”, respondí. “Oe que tienes?, me has despertado” me dijo Sarita, “para eso me llamas?” agregó. Y yo respondiendo cualquier cosa.” Yo aquí en una fiesta del instituto le dije mientras me echaba en la silla y jugaba con el tenedor”. “Carajo” me dijo Sarita, “estas borracho que tienes? para eso me llamas?” y me colgó. Lógicamente nadie escuchaba lo que decía Sarita así que yo seguí floreando para que me escuchen. “Noooo, hoy no puedo, te digo que estoy en una fiesta del instituto” le hablaba al celular. Dejaba un silencio y luego nuevamente. “Ya ok, si me animo yo te llamo”, dije en voz alta nuevamente. Un “Chau chau” y colgué. Sonreí nuevamente haciendo “no” con la cabeza y me uní a la conversación otra vez.

Así que después de contar otro chistecito más y batir a uno de mis amigos de la clase, era hora de aplicar nuevamente lo mismo, esta vez, con Claudita. Ella fijo, que en estos momentos también estaría en alguna fiesta de una amiga. Así que nuevamente caleta bajé el celular, busqué Claudia y le di “send” esperé que timbrara unas cuantas veces, corté y lo puse nuevamente sobre la mesa.

A los pocos minutos, nuevamente la melodía mi celular, así que otra vez a repetir el plan. Miluskita que mira mi celular moviéndose con el vibrador, que me mira a mi, y yo que pienso “listo” a seguir con el plan. Levanto el celular, le doy al botón responder y digo “aló”. Al otro lado de la línea me responde una voz de jalador del jirón de la unión, de llenador de combi “Dime Eduardo, me llamaste?”. Cuando miro nuevamente la pantalla decía “Claudio Vera”, que era mi jefe inmediato, un ingeniero con el que me habían asignado a trabajar y a quien yo reportaba a diario sobre mis labores cuando salía de viaje a provincia. Me desinflé totalmente, quise apretar el botón rojo y cortar pero todos los de la mesa tenían sus miradas sobre mi. Así que con mi voz de niño vendedor de caramelos dije, “Si, ingeniero, para decirle que ya le envié el informe a su correo. Llegué ayer ingeniero, levanté la información y todo correcto ingeniero, sin ninguna novedad”. “Ya ok” me dijo con voz somnolienta “hablamos en la oficina” agregó y me colgó. Nunca en mi vida me había reportado a la una de la mañana y encima ebrio y con risas en el fondo.

Después de eso me apagué por completo y toda mi actuación de galán asediado se fue al tacho.
- Que pasó Eduardito – me dijo Miluskita – quien te llamó que te cambió la cara-
- jejejeje sonreí- y titubeé sin saber que decir.
- ya sé- me dijo – seguro que tu ex –
Me sentí como un moribundo a quien le ponen respiración artificial.
- Que comes que adivinas- alcancé a decir
- Ay hombres- dijo ella y siguió hablando con su enamorado.

Hasta el hambre se me quitó, me quedé un rato más, apenas revolví la comida y me retiré derrotado. Menos mal que el lunes tenía que viajar nuevamente y no tendría que verle la cara al ingeniero por lo menos una semana más.

Al otro día temprano, antes de salir de viaje, me puse a limpiar el espejo que estaba lleno de babas.

13 comments:

  1. Que interesante estuvo leer ésta entrada. Pero... A ver, si te gusta tanto, lo que podías haber hecho es decírselo sin más. Y si no te gustaba tanto, entonces debiste dejarla y ya... Finalmente, es necesario sufrir, verdad? Así nos damos cuenta la diferencia cuando estamos felices. Saludos.

    ReplyDelete
  2. Jajajaaja ay Eduardo, Eduardo...en todas te has metido xD, la técnica del celular, caramba, esa es típica! es la opción salvadora =P

    Sobre lo que le has dicho a Víctor es cierto, antes, sin redes sociales ni chat la cosa era mucho más romántica y poética, ahora quienes quieren acercarse a ti te mandan una solicitud de amistad por el Face y ya...já, qué fácil.

    Buenas historias las que te tenías guardadas Eduardo, y más aún, bonita y divertida forma de contarlas.

    ReplyDelete
  3. Hola Eduardo. Muy gracioso tu post.

    Realmente ese momento cuando te presentan al "enamoradito" es como cuando en el box, te cae un derechazo que no esperabas y encima tienes quijada de cristal y al recibirla, te agarras de lo que sea, hasta del árbitro para no caer a la lona y mismo boxeador noqueado, te ries y dices "estoy bien". Eran otras épocas como bien comentas, había que afanar a la "postulante" y ello implicaba acercarte de a pocos y ganarte su confianza.

    Yo también he padecido de recibir esa frasecita "estoy con enamorado". Te sientes el ser más vacío del planeta. Y si te gusta la flaca, peor aún.

    Pero el que te contestara el jefe fue colosal, ja ja ja. Menos mal que no estaba en altavoz, je je.

    Un gran abrazo.

    LUCHO

    ReplyDelete
  4. jajajajajajajaja, pensé que en una de tus llamadas, mientras hablabas "con nadie" y tenías el fono en la oreja empezaría a sonar otra llamada. JUAAAA! Eso hubiera sido más rochoso que hablar con el jefe, por lo menos se te ocurrió un buen floro para salvarla! jajaja
    Beso Eduardo, gracias por siempre hacerme reir cuando lo necesito!!!

    ReplyDelete
  5. XD,
    Nunca fallas..es un vacilón leer tus entradas.
    Ahh! que recuerdos de esas "caleteadas"!! no "calateadas" ojo..
    A mí nunca me ligaba una sóla..siempre me descubrían tratando de hacerme la interesante ;).
    Buenísimo :).
    Un abrazo.

    ReplyDelete
  6. Paty: gracias pro comentar. Espero tu respuesta completa en tu blog, como dices jum!... Se vienen posts tristes.

    Lucho: Siempre tus comentarios me arrancan una risa y me digo: "eso debí ponerlo en el post" por lo gráfico y comparativo.

    Marité: gracias por pasar por acá Lo valoro mucho sabiendo que andas ajustada de tiempo. si sonreiste un segundo, este blgo cumplió su cometido.

    Mimy: A la primera leí "calateadas", perov alió la aclaración posterior. Será que tenemos esa palabra en nuestra cabeza que sale a la primera jajajaja. A ver si te animas a contarnos una de tus anécdotas, como la que mencionas acá o la que pusiste en el blog de Paty. Gracias por leer.

    ReplyDelete
  7. Aca veo una mujer que le gusta que le acaricien el ego, me parece rarisimo que no te haya mencionado nada de su enamorado! mmm....

    No te gusta el cine de terror? Lo amooooo!! XD

    ReplyDelete
  8. Cuando no!! Hombres mal pensados :).
    No sé si me saldría tan bien como a tí..tienes un talento especial para contar tus anécdotas, fresco y divertido...Derrepente por ahí me arrebato y lo hago, pero nunca mejor que el maestro ;).
    Salu2

    ReplyDelete
  9. Jajaja, hasta el ingeniero pagó pato! Aaaayyyy!!! Me haces reír con tus cosas, qué tal quemada con Miluskita! Cómo es no? Uno por hacerse el bueno, a veces pasa cada roche. Una vez me pasó algo similar, con la alarmita del teléfono, yo no le marqué a nadie, sino que puse mi alarma, lo configuré con el tono que tenía para las llamadas entrantes. Bueno, pues en plena "llamada", empezó a sonar nuevamente el maldito celular, que al no haber desactivado la alarma, al par de minutos empezó a sonar nuevamente, plop. Ni más!

    Besitos!!! Gracias por la rebienvenida xD

    ReplyDelete
  10. Franchis: Gracias por entrar, en efecto creo que tenían poco tiempo. Quiero creer que me ganaron por pusta de mano.

    Mimy: Gracias por tus palabras. Me sonrojo. Pero claro que tienes un talento grany hermoso. Yo por ejemplo no podría dejar esas enseñanzas con las analogías y metáforas que haces. Anímate a escribir.

    Mina: no pueees, la alarma tiene que sonr diferente. Yo tenía antes como mensaje la voz de mi hija que decí "Papito tienes mensaje" y se oía fuerte. Recuero una vez estábamos haciendo un rezo no se para que y todos estaban guardando silencio en eso se escuch fuerte "Papito tienes mensaje, papito tienes mensaje" jajajaja, peor más nervioso ni podía apagarlo. Gracias por regresar.

    ReplyDelete
  11. Uy no pues comparito, con la llamada de Sara quedaba bacán.

    Siempre cuentas cosas tan ciertas, o mejor dicho, cosas que le pasan o que le podría pasar a cualquiera, como dice Mimy, quisiéramos contar nuestras anécdotas pero nunca tan frescas como las tuyas jeje.

    Saludos, Edu.

    ReplyDelete
  12. Kamilo5:10 PM

    Buscando frases de macho que se resperta, encuentro tu blog. Quedo encantado! La facilidad para narrar tus historias, es algo fenomenal.
    He leído ya un par de historias y me dan ganas de leerlas todas de una sola vez. Manjar tan bueno no se puede devorar de una vez.
    Mañana seguiré con la tarea de seguirme divirtiendo con tus historias :D
    Saludos!!!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hola Kamilo siempre es bueno encontrarse con un comentario nuevo en el blog. Al menos se sabe que alguien te lee. Tienes una buena cantidad de entradas para que leas. Un abrazo.

      Delete

LinkWithin

Revisa también estos posts: