Thursday, September 15, 2011

Dicen Que Los Hombres No Deben Llorar




He descubierto que a la gente le gusta sufrir y no sé porque. Es más me atrevería a decir que este rasgo masoquista se encuentra más marcado en las mujeres. Sino fuera así no serían fieles seguidoras de las novelas mexicanas y venezolanas que no son más que una bomba lacrimógena directo a los ojos, donde la protagonista se caracteriza por ser la más gansa de la historia y de haber nacido para sufrir.


Yo por mi parte soy un enemigo de toda aquella historia que me haga llorar, suficiente con la vida misma, por eso siempre que elijo alguna película para ver, es para relajarme. Yo no voy a ver dramas, tragedias o películas de acción donde los muertos vuelan por todos lados, las mutilaciones se desperdigan por toda la pantalla, poco falta para que salpique chorros de sangre a los espectadores. Más que relajarme saldría con los nervios de punta o con una depresión única, buscando que comer cualquier cosa que contenga potasio.


Por eso siempre que voy al cine o me pego con una buena película en el televisor son esas comedias romanticonas, simples donde no hay que hacer mayor esfuerzo que mirar, sonreír y en algunos casos reír a carcajadas.


No me gustan esas películas alternativas, existenciales, profundas y no sé con que otros nombres las llaman donde no entiendo nada o tendría que hacer esfuerzos mentales y abstraerme para poder entender una trama por demás enredada. Para que generarme ese problema más si ya es suficiente con los que tengo en mi vida. Y no me gusta tampoco la gente que se la pega de intelectual, con su barbita de 4 días y sus anteojitos y sale comentando que la película es muy buena cuando en realidad no se entendió nada.


Repito, me basta con todo el trabajo que tengo y con las mujeres que conozco que me acarrean un esfuerzo sobre humano de abstracción para poder entenderlas. A eso no le voy a sumar el irme al cine a tener que cavilar y meditar largamente tratando de entender una película.


Yo voy al cine a relajarme, soy un promiscuo total. Miro lo que sea sin interesarme en lo más mínimo quien la dirigió o quien actuó. Con tal que me entretenga y me haga reír, creo que la película ya cumplió con su objetivo.


Todo esto me lleva allá por el año 1998, cuando conocí a Kathy, Katita le decíamos. Katita era linda, hija de clase media, vivía en Jesús María, era la menor de 3 hermanas, lindísima ella. A pesar de sus 25 años tenía algunos comportamientos de niña que particularmente me gustaban. Su inocencia, su forma de actuar, su forma de sonreír, su rostro sin maquillaje y un montón de etcéteras.


Nos conocimos en un curso de computación que llevaba en un instituto limeño. Casi de inmediato hicimos “clic”. Y “by the way”, no sé porque con algunas chicas casi de inmediato de conocerlas conversamos y no paramos de hablar y siento como si la conociera de años y nos reímos de cada cosa con una confianza única. En cambio con otros a veces es difícil llegar a un grado de confianza mínimo. Definitivamente la química, las feromonas, las dopaminas juegan un papel importante.


Bueno, regresando al tema con Katita hicimos “clic” de arranque, “de arrancancón” como dicen mis amigos. Yo le explicaba algunas cosas de los cursitos de Word y Excel avanzado que llevábamos, porque era media “burruchaga” Katita para las computadoras; pero ahí iba aprendiendo poco a poco. Y, entre tablas dinámicas y macros quedamos en ir un día al cine.


Y yo, conociendo a Katita, pensé en ir a ver algo ligero, una peliculita de amor, de romance, alguna comedia de esas hollywoodenses, fáciles de digerir, donde al final la chica bonita se queda con el “loser”, de forma tal que eso exacerbe su corazón y le entre las ganas de fijarse en este pobre corazón que anda por ahí buscando.


Además siempre había escuchado que el cine era un lugar perfecto para dar ese puntillazo final con una fémina. Últimos asientos, canchita de por medio y un vaso enorme de gaseosa con dos cañitas. Todo preparado para que el destino solo se deje llevar y por esas casualidades de la vida coincidamos en aquel instante de sorber un poco de gaseosa y juntemos nuestras caras. La película sería perfecta, con su fondito de música romántica. Podría ser con un soundtrack de Air supply o de Celine Dion.


Así llegamos al cine, y como todo un caballero dejé que Katita escoja la película. “La vida es Bella” eligió y como yo sé tanto de cine como de estructura de átomos polielectrónicos, pensé “aquí la hago”. El título era sugestivo, “la vida es bella”, deletreaba el título varias veces en mi cabeza. El afiche también me decía algo. Un sujeto escuálido parecido a mi con una chica guapa y un niño. El triángulo perfecto del amor.


Previa canchita en versión gigante y una sola gaseosa extra grande con dos cañitas, entramos a la sala. Todo estaba de maravillas, sobre ruedas. Nos ubicamos en la penúltima fila, colocamos el vaso de gaseosa enorme al centro, nos miramos y sonreímos esperando que inicie la película. Lo demás vendría por añadidura. Ya estaba la canchita, la gaseosa, solo falta la película de amor para que Katita se anime y se predisponga para este torpe corazón que nunca me hace caso.


El hecho es que empezó la película y la trama estaba más lejos de lo que imaginé. Y yo, yo que soy un sentimental de primera y que a estas alturas del blog lo confieso, me atrapé con la historia al ver a este sujeto famélico llamado Guido hacer lo imposible por su hijo Josué y su esposa Dora.


Confieso que toda la bendita película me la pasé tratando de contener las lágrimas y me hacía el loco que tosía, que me picaba el ojo, que me fastidiaban los lentes y trataba de borrar el más mínimo de indicio de alguna lagrimilla que quiera escaparse. Y miraba a Katita de reojo y ella tranquilita comiendo su canchita y sorbiendo algunos tragos de gaseosa de vez en cuando.


Hasta que llegó el final de la película, se acabó la guerra carajo!!! Sale Josué de ese gabinete donde lo había escondido su padre Guido y yo que me desparramaba en el asiento, hacía puño con las nalgas tratando de contener cualquier lágrima y Josué que se sube al tanque y a lo lejos divisa a su mamá Dora. Mamá, mamá!!! Grita el condenado y yo que me ponía de costado, engullía el pop corn tratando simular. Y baja el escuincle corriendo del tanque y se abraza de su madre y todo el mundo se preguntaba Y Guido?. Y yo también, Donde está Guido Carajo!!!… casi lanzo un grito que se iba a oir hasta la otra sala.

Y que se acaba la película y de inmediato encienden las luces y Katita toda tranquilita que se levanta, me mira a la cara y me ampaya con los ojos rojos, hinchados, con una lágrima rodando por mis mejillas… Eso no se le hace a un poeta!!!.

15 comments:

  1. Pero los llorones, perdón quise decir los hombres sensibles tiene su encanto.

    La vida es bella es una GRAN pela ;).

    ReplyDelete
  2. Hola Eduardo. Vaya momento.

    "La Vida Es Bella" es un muy, pero muy buena película, dividida en dos bien marcadas partes: la parte de comedia hasta que se los llevan los nazis y la parte dramática cuando el tipo hace todo lo necesario para hacerle creer a su hijo que todo eso era un juego. A mí la parte que me pareció genial fue cuando preguntan "alguien habla alemán?" y salta el tipo y con ingenio la traduce a su hijo "las reglas del juego". Que tal escena!! Y dio pena cuando se lo bajan y al final, la cara del chibolo cuando ve el tanque y el encuentro con su mamá. Son vainas, o lloras o lloras. Yo moquié duro y el que no se conmueve merece un año de sesión de terapia.

    Yo soy igual, si la escena es conmovedora, moqueo sin verguenza.

    Un fuerte abrazo.

    LUCHO

    ReplyDelete
  3. Es una SEÑORA película. La he visto 10 y la vería 10 mil veces más y seguiría llorando como condenada.
    Es algo así como "Cinema paradiso", no sé si la has visto pero es demasiado... bueno, yo sí que soy cinéfila pero tb me gustan a veces las pelas ligeritas.

    Me encantó tu post como siempre. Y qué lindo que dejaste salir tu lado tiernito y llorón...

    Beso!!!!

    ReplyDelete
  4. Eduardo!!! Es demasiado!!! Leí el post en el momento preciso, tenía un nudo en la garganta y solté las lágrimas, pero de risa!!! Cómo se puede hacer puño con las nalgas Dios mío!!!

    Yo ODIO las telenovelas, hace aaaaños que no veo una, ya no por la gansaza de la protagonista, sino por la falta de creatividad, más ahora que todas son remakes, solo le cambian el nombre a los personajes. La misma lorna que aguanta palo toda la novela, la maldita que goza apaleando a la primera, pero te has dado cuenta que siempre hay uno en TODAS las telenovelas, al que le da un infarto, ese personaje parece ser básico!!! Puaj!

    Yo tampoco soy amante de los dramas, cuando era chiquita me gustaban las pelis de terror, pero ahora ya no, menos antes de dormir, menos aun cuando mi esposo está de viaje, o sea, llorona y mariconaza. Al igual que tú, prefiero las comedias, sobre todo antes de dormir, para soñar cosas lindas y no irme pensando que el mundo es una desgracia. Esta peli, la vida es bella, también la vi en el cine, a insistencia de un ex, que en ese momento quería volver conmigo, por enésima vez nos vimos, para decirle que NO QUERÍA VOLVER CON ÉL, pero él quería que viera esta peli, por alguna razón, pensaba que me conmovería y volvería con él. Le dije mil y una veces que no me gustan los dramas, que nooo, pero al final fuimos, la vimos, bella la peli, hay demasiadas cosas para decir de ella, pero nunca más la volví a ver. Ni a palos, salí con una depresióoooooon!!!!! Lloré como una pavaza!!! Y el otro con la sonrisa de oreja a oreja, no sé que se pensaría. Obvio no volvimos. Ahora me paso el día viendo dibujos animados con mis hijas y en la noche mi esposo suele escoger la peli, pero de dramitas nada, que como bien dices, nos basta con lo que hay, para llorar mejor veo un noticiero!

    Buen fin de semana y gracias por tu post :0) Besitos!!!

    ReplyDelete
  5. Gracias Mina por comentar. Cuando leí tu comentario de un tirón leí lo siguiente "... llorona y mariconaza. Al igual que tú,...) y dije queeee!!! (casi digo, ya me descubrieron jajajaja), pero después leí bien y había un punto que sepraba la oración.
    tu ex se equivocó de película, no era la adecuada. En mi caso escogió ella.

    ReplyDelete
  6. Te diré una cosa, soy romántica, pero me frustra la "tipica protagonista de novela mexicana"..esa que se queda ciega, coja, muda, pierde al hijo, le dan el hijo del panadero, va a la carcel..y otras atrocidades..todo esto sin perder el peinado de peluquería ;).. me frustra que la buena sea siempre la boba!!.

    Este post es de antología.. así que usaste el viejo truco de "yo te explico las fórmulas de Excell??" ;).

    No se te puede culpar.."La vida es bella" tiene la propiedad de quebrar al más macho ;)..seguida por "El valor de una promesa".

    Divertidísimo post, es un placer leerte como siempre.
    Un beso.

    ReplyDelete
  7. Hola Mimy. Has mencionado una película que si hubiera una categoría en el Oscar a la Más Lacrimógena, esa se la llevaría sin rivales a la vista. Tuve la oportunidad de verla por TV hace años, y asumare, lloras o lloras. Que tal dramaza! Pobre padre, todo lo que tuvo que pasar para volver a reunir a sus hijos. Otro dramón de similares dimensiones es "Mas Allá de los Sueños" con Robin Wllliams.

    Y concuerdo que es patético ver lo que le pasa a las protagonistas de las novelas. Me has hecho recordar a esos personajes antiguos de mexicanadas.

    Y Eduardo, esta película además está muy bien hecha y la actuación de Begnini es soberbia. La compré en Polvos Azules, pero hasta ahora no le he vuelto a ver. El día que quiera defogar algo, de hecho que la veré.

    Un abrazo.

    LUCHO

    ReplyDelete
  8. Cafeinomana: que hay contra los hombres sensibles? jajaja. Gracias por lode llorón.

    Mimy: gracias por la defensa: "La vida es bella tiene la propiedad de quebrar hasta el más macho...". anotaré "El valor de una promesa".

    Lucho: ya anoté "Mas allá de los sueños"

    Y ya que hablamos de películas lacrimógenas, les recomiendo "El circo de la mariposa" (no es película pero igual va) que es un cortometraje. La encuentran en el youtube. Me la pasaron y la vi con mi esposa y mi hija... al final las dos terminaron llorando... este cortometraje tiene una gran lección, véanla, son solo 20 minutos divididos en 2 videos de 10.

    ReplyDelete
  9. Lucho,
    Si he visto caer a varios Santos Varones con "El Valor de una Promesa" ;)..esa otra que recomiendas la voy a buscar :).

    Eduardo,
    Ten preparada tu cajita de Klenex si decides verla ;).

    Un beso.

    ReplyDelete
  10. Me maté de la risa con tu post en varios párrafos…definitivamente tu post es bello!

    Jaja tenemos gustos distintos, en mi caso me gustan más las pelis que me dejan pensando, Sexto sentido, El efecto mariposa, ésas cosas, aunque de vez en cuando opto por ver una romanticona. Y a mí me gustan mucho las canciones y la pelis tristonas…aunque sin llegar a la huachafería por supuesto.

    Jajjaja y me reí con tus esfuerzos sobrehumanos: “Confieso que toda la bendita película me la pasé tratando de contener las lágrimas y me hacía el loco que tosía, que me picaba el ojo, que me fastidiaban los lentes y trataba de borrar el más mínimo de indicio de alguna lagrimilla que quiera escaparse.” jajajaj qué buena.

    ReplyDelete
  11. Ya tengo un par de películas para ver esta noche, a pesar de que "El valor de una promesa" es super antigua, no la he visto.

    Será motivo. Ya te cuento al rato si lloro o no jajaja.

    Saludos Edu.

    Pd. qué fue hermano? al final asustaste a la hembrita?

    ReplyDelete
  12. El hombre tambien es sencible, tambien lloran y creo que más que las mujeres.
    Esa pelicula no la he visto, voy a buscarla.

    ReplyDelete
  13. Me pareció bonita La Vida es Bella, pero Guido (Roberto Begnini) le robó el Oscar ese año a mi amor Edward Norton que actuo tan bien en Historia Americana X, una de mis TOP TOP ajajajaja mejor dejo de hablar de pelisssss... (pero si mañana se destruye el mundo POR FAVOR mira Historia Americana X si??)


    mmm, la verdad mi mamá me solía decir "hombre que llora, no vale la pena"... mas que nada se referia a esos que se tiran al piso por ti, te lloran y te ruegan. Sin embargo, normalazo, hasta digamos cierta sensibilidad esta permitida. Mi ex novio, por ejemplo, siempre lloraba viendo Extreme Makeover (Home Edition), el programa de las casas. y yo con mi awwwww amorrrrr... y el decia "es que es impresionante todo lo que las personas tienen que soportar" (claro dp yo lo apliqué cuando me engañó al final AJAJAJAJAJA.. otra historia!). En fin, nada de malo con una que otra lagrimita masculina de vez en cuando, creo yo. :P

    AH... y sobre El Valor de una Promesa.. la vi de chiquita, llore a mares, la compré hace un par de años y la misssma historia. Lleven Kleenex señores.

    Otra recomendadisima para llorar:

    Awakenings (Despertares) con Robert de Niro. Si quieren ver personas con alguna discapacidad sufriendo.

    Y si quieren ver a niños sufriendo: Lorenzo's Oil (un milagro para lorenzo)

    Animalitos sufriendo: Hachiko. (mi ex y yo lloramos abrazados).

    Un abrazo!

    ReplyDelete
  14. jajaja ni la menor idea quien es Edward Norton. Voy a ver si me doy tiempo de ver las "ene" películas lacrimógenas que me recomiendas, supongo que las encontraré piratas en algún mercadillo.
    Gracias por pasar.

    ReplyDelete
  15. Mi nombre es Corán de Serbia, y estoy en este sitio para agradecer a Dr.Akpada hacia su ayuda que él me rinda especialmente cuando mi amante me partió .. Pero estoy tan feliz de hacer saber al mundo ahora que a través de la ayuda de Dr.Akpada que mi amante su espalda a mí. Y también me gustaría que la gente conozca los detalles de contacto de Dr.Akpada que es: (akpadatemple@hotmail.com) para llegar allí amante de vuelta a través de su ayuda

    ReplyDelete

LinkWithin

Revisa también estos posts: