Friday, September 09, 2011

Aventuras en el Jirón Cailloma



Era febrero de 1989, vacaciones de colegio, antes de entrar a quinto de secundaria. Era un niño, un párvulo de apenas quince añitos, inocente, inmaculado, virgen, limpio e inexplorado. Estaba en Lima de vacaciones. En esas de verano, entre el cuarto y quinto de secundaria. Durante mi estancia me llamó mi amigo Joselo, amigo del colegio, mi promoción, mi yunta, mi uña y mugre que también había venido. Me llamó para salir, para ir a “latear” por ahí.

Joselo era mayor que yo por un año y ya había venido varias veces a Lima. Se apareció como a las 3 de la tarde por el departamento donde vivían mis hermanas en Jesús María. Salimos y tomamos esos omnibuses morados que van por la Brasil “la 10”. Llegamos a Miraflores. Reconozco que yo no conocía Lima, me sentía como la “Paisana Jacinta”, como “Nemesio Chupaca Porongo” recién bajado. Caminamos por las callecitas y por el parque Kennedy. Después de visitar las tiendas sin comprar nada, Joselo se animó a adquirir una camiseta de Alianza Lima. Particularmente nunca fui aficionado al fútbol y mucho menos a ningún equipo del Perú, así que me parecía una tremenda estupidez venir de lejos para comprar una camiseta de Alianza Lima. Después de varias horas de caminata, tomamos otra vez “la 10” y nos llevó esta vez hasta Wilson. Y otra vez caminar, subimos por “La Colmena”. Nos desplazamos lento mirando con ojos de lujuria, los letreros de los cines, con la boca abierta, leyendo los provocadores títulos de las películas. Cada paso nos daban volantes pequeñitos “Charapitas ardientes” “Exclusivo Solo para caballeros”, “15 soles 30 minutos con pose”, “Ven y experimenta la Tortuga Renga”. Así seguimos caminando hasta llegar a Cailloma. Sí al famoso y venido a menos Jirón Cailloma. Mi amigo Joselo, me dijo “Vamos a ver a las chicas malas un ratito”, “Qué vas hacer ahí mirando?” le dije con un poco de temor. “Vamos a ver piernas un ratito”. Particularmente me daba vergüenza caminar por esos lares, yo que tengo una imagen impoluta apegado a la moral y las buenas costumbres que por tantos años me han inculcado mis padres, que me vieran caminando por esos sitios de placer mundano, de dudosa reputación. Pero bueno, ante la presión, caminamos por esa callecita estrecha. Cada 5 pasos habían chicas, señoras, gordas, flacas, pero eso sí todas feas, paradas, con cara de pocos amigos. No sé como ofrecían sus servicios con esas caras. Un buen cursito de marketing directo no les vendría nada mal!!!.

En una de las calles había un callejón de mala muerte. Ahí estaban las chicas y justo al frente como 50 varones parados, mirando. Yo no entendía que hacían allí. Quizás solo habían ido a hacer lo mismo que nosotros. Mirar las piernas. Nos paramos como “aguantados” en la pared del frente mirando. Después de unos quince minutos de estar parados con las manos en los bolsillos, las gordas ya no se veían tan gordas y las feas no se veían tan feas. Joselo me dijo “Sabes? Ya me dieron ganas… vamos a cambiar este billete a la vuelta. Primero entro yo después tú”. Salimos disparados a la calle paralela, a una casa de cambio. Después de convertir los 10 dólares en soles regresamos, nerviosazos, caminando despacio. Mientras íbamos haciendo una visión, un análisis cualitativo y cuantitativo de las trabajadoras sociales, Joselo iba preguntando “amiga cuanto cobras?” – “Diez soles en la casa y quince en el hotel”. La casa era un callejón de mala muerte, piso de tierra, puerta de madera parchada, cayéndose. El hotel era un edificio de tres pisos, pero igual de sucio, ventanas oxidadas, llenas de hollín. Cuando pasabas por la puerta salía un vaho caliente con olor a terminal pesquero. “Que pasa won?, estás nervioso?” me decía Joselo. “Tranquilo nomás, primero yo, después tú… más bien escoge porque va a ser la misma para los dos, para que nos haga un descuento”. Del solo pensar entrar después de Joselo “Me dio cosa” y que esta frase no ponga en duda mi virilidad y mi preferencia por el sexo opuesto sólo que ya desde esa edad uno tiene que “darse su lugar”, que se habrán creído que yo, virgen, inmaculado, iba a entregar mi más preciado tesoro, mi tesorito en un lugar cochino y maloliente. Y todavía después de Joselo… no pues que se habrán creído. Pero a los quince años me presionaban los fantasmas. Esta historia sería contada si o si a nuestro regreso al colegio. Hasta que encontró una señora, una tía gordinflona, mofletuda, apretada por todos lados. Su rolliza figura se salía por los lugares donde los elásticos habían reventado. Después de una breve conversación atracó los dos por 15 soles (pero uno por uno, aclarando!). Joselo se acercó y me dijo “agarra mi camiseta”, “Primero yo, regreso y de ahí tú”. Y se dirigió con la fémina a la casa de mal aspecto. Cuando se perdió por esa puerta que se estaba cayendo me sentí solo, con temor. Caminé despacio por la callecita “A sol la barra!!! A sol la barra!!!” gritaban los jaladores de los Nights Clubs, si cabe el nombre. Mientras pensaba y caminaba, me quedé obnubilado pensando si haría un buen papel en mi debut. Me encomendé a la Mano Milagrosa que me proteja de todo mal y que dure más de 5 minutos. Yo que siempre he sido tan sensible, tan sentimental, venir a debutar con una fémina con cara de pocos amigos y encima en un cuchitril de mala muerte. 

Cuando mi mente estaba volando y haciéndose mil preguntas, aparecieron dos “tías” corriendo, con los zapatos en la mano. Sus carnes se movían en cámara lenta al compás del viento, para arriba y abajo. Gritaban: “Batida, Batida!!!!”, todos los aguantados empezaron a correr, las putas se metían a casa y tiendas y cerraban las puertas y yo, solo, solito parado en medio de una estampida, sin saber a donde ir. Y Joselo?. Mientras pensaba a donde correr, una mano me coge por el hombro y en peso me levantan a un camión de policía. Arriba me encontré con putas oliendo a colonia barata, con borrachos oliendo a trago y con ladrones con caras de pitbull rabiosos. “A ver documentos” me dijo un policía y yo con una cara de asustado como si hubiera visto al mismísimo Judas Calato, rebusqué entre mis bolsillos, las manos me temblaban (prometí en silencio ya no volver hacerlo más!!!!). Saqué mi Partida de Nacimiento doblada en cuatro. “Menor de edad!!!” “¿qué hacías aquí?” “Voy a llamar a tus padres” el policía me hablaba, me atarantaba y me asustaba más y yo tartamudeando “Jefe, yo estaba caminando…”, “Cállese!!!”. “´¿Qué tienes ahí?” me dijo y me arranchó la bolsa con la camiseta de Alianza. “ahhh Aliancista todavía”. Yo que siempre odié el fútbol había terminado en medio de tanto lúmpen y acusado de aliancista todavía. Cuando llegamos a la delegación policial. Me devolvió mi partida de nacimiento y me dijo. “Vete y no te quiero volver a ver por aquí” “Te salvaste porque yo soy aliancista también” y yo, forcé una sonrisa, un poco aliviado. Estiré la mano “Jefe la camiseta”. Me miró con cara de pocos amigos “Vete o quieres que te encierre acá toda la noche”. Salí disparado como alma que lleva el diablo.

Nunca encontré a Joselo. Caminé sin rumbo, sin conocer nada, preguntando como regresar a la Avenida Brasil. Creo que en el fondo, después de todo agradecí a la policía que me haya rescatado de ese lugar sucio, resinoso, cochinazo, con olor a choros con látex. Nunca dije ni conté nada al respecto. Hoy tenía que hacerlo para quitarme este fantasma de encima… ah! cuando regresamos al colegio tuve que pagarle la camiseta a Joselo.

22 comments:

  1. Hay aventuras que nunca se cuentan..porque hasta contarlas sólo tienen categoría de leyenda..una vez dichas entran en la categoria "reality".
    Al leer tu historia me haces sentir cómplice .. y ese es el secreto de un buen relato ;).
    Divertido y palpable.
    Me encantó.

    salu2

    ReplyDelete
  2. ME MUERO! Eres demasiado Eduardo... No sabes como me puede fascinar la forma en la que escribes!!!! GENIO CARAJO!
    Te juro que es mostro empezar el día leyéndote... y bueno para entrar en el tema: Choro con látex!!! jajajajaja y qué fue! Te persiguen los problemas o qué! Ahora ya entiendo TODO el sentido del nombre de tu blog!
    Joselo cochino... y encima quería arrastrarte con él por el camino mal oliente, pero bueno, cuidaste tu "flor" y eso es lo que importa.
    Qué buen post realmente...
    Buen fin de semana!

    ReplyDelete
  3. Que buen tema y buena la aventura.
    chevere tio. te sigo
    visita mi blog: http://elespejodemaxwell.blogspot.com/

    ReplyDelete
  4. Entré a ver si hoy habías posteado y si!!! Pero es que la misma pregunta te voy a hacer en todos los posts creo, HAY ALGO QUE NO TE HAYA PASADO A TI???? No sabes, me he matado de risa, tú que ni quería ir y encima al que se llevan es a tí! Y te cobró la camiseta tu amigo!!! Y de Alianza encimaaa!!! Yo que tú no le pago ni un sol!!! Ja!!!

    Sigue posteando please!!! Qué tengas un lindo fin de semana! Besitos!!! :0)

    ReplyDelete
  5. Hola Eduardo. Muy divertida tu historia. Te pasa cada cosa.

    A esa edad, uno está en el plan aventurero, en afán de joda. Pero que feo que te agarró la batida. Al menos te sirvió de algo la camiseta. Qu╬ habrá pasado con tu pata? Misterios sin resolver.

    Un fuerte abrazo.

    LUCHO

    ReplyDelete
  6. "...que se habrán creído que yo, virgen, inmaculado, iba a entregar mi más preciado tesoro, mi tesorito en un lugar cochino y maloliente" jaja ésa fue la parte más 'adorable'. y "Yo que siempre odié el fútbol había terminado en medio de tanto lúmpen y acusado de aliancista todavía" la parte más graciosa.

    Creo que ya te lo dije pero voy a repetirlo de nuevo: Escribes mejor que Renato Cisneros. Es más, deberías pensar en la manera de proteger tu blog porque estoy llevándome tus entradas oara imprimirlas en un libro xD (siempre hago esto con 'lo mejor' a mi criterio.

    Pdta: Qué buenas imágenes, de dónde las sacas?

    ReplyDelete
  7. jajaja Paty no me asustes, recomiéndame más bien en algún diario para poner mi blog ahí. Además para que necesitas piratear si suficiente con lo que escribes. tus relatos y poemas que los parecio mucho y por eso te sigo.
    Las imágenes las busco en google así a la loca y cuelgo cualquiera que me parezca. Más bien dame algunos tips para poner esa parte de "Quizás le interese" y pones posts pasados. No se hacer eso.

    ReplyDelete
  8. Mina: Lo mismo me pregunto. La verdad que soy un tipo super tranquilo, aburrido y tímido pero creo que me persiguen los problemas o me meto enc ada cosa por ingenuo y por creérmelas todas.

    Lucho: Gracias por comentar, estamos en el facebook. Saludos a la princesa.

    ReplyDelete
  9. jaja ok, pero lo digo en serio!

    No te preocupes, escribiré una entrada con eso.

    Pdta: ehh,disculpa pero me perdí de algo...por qué Bellarte te saluda? Cuándo fue tu santo? Sé que eres virgo y que estamos por esas fechas pero...como que ya pasó? cuándo? cuándo? =O

    ReplyDelete
  10. Paty:
    Mi cumpleaños fue el 2 de setiembre. Cumplí 38... ya estoy viejo :(

    ReplyDelete
  11. Travieso ese Joselo.

    Te cuento, hace tiempo cuando trabajaba en tránsito, nos escapábamos con mis patas a hacer 'maldades' nos gustaba chapar chibolos por lugares que no debían, sus caritas de asustados valían millones, no les pegábamos ni les quitábamos nada, solo era para relajarnos y reírnos con sus caras.

    Sonó bastante cruel no? pero quien les manda a estar lejos de sus casas mirando cosas indebidas, qué se habrán creído!! jajaja.

    Un fuerte abrazo Edu.

    Pd. eso era hace mucho, más de 20 años.

    ReplyDelete
  12. Aldo: Devuélveme la camiseta de Alianza!!!

    ReplyDelete
  13. Uy, un saludo recontra atrasado Eduardo. Ya tengo una estrategia para no olvidarme esa fecha: dos días después del día del blogger. Ya está.

    Jajaj y me reí de la 'confesión' de Aldo y de tu "devuélveme mi camiseta" xD

    ReplyDelete
  14. Hola Eduardo. Aunque sea 9 días después, pero va mi saludo atrasado en tu cumple y espero que lo hayas pasado super bien al lado de tu familia.

    Un fuerte abrazo.

    LUCHO

    ReplyDelete
  15. Feliz cumple atrasadísimo!!! Pero más vale tarde que nunca, besitos!!!

    ReplyDelete
  16. Me da flojeraza restar cuanto días ya pasaron pero da igual creo, no? o te sientes mejor si te felicito un día después que después de ** dias !

    ReplyDelete
  17. Anonymous10:42 PM

    Que historia tan lornaza!!!
    No acredito q haya gente como tu en este mundo bien monse y todavia mojigato

    ReplyDelete
  18. Gracias por entrar, leer y comentar Anónimo. Estás invitado leer los otros posts donde soy mas lorna todavía. Un abrazo.

    ReplyDelete
  19. y que paso con Joselo? como termino su historia? que dijeron de ti en el colegio?

    Yo nunca he ido a un prostibulo para contratar los servicios , pero si fue en varias campañas para repartir condones.

    ReplyDelete
  20. Gary: nos volvimos a encontrar con joselo en Pisco. Según él dice que nunca pasó nada donde él estuvo, pero bueno lo dudo. La historia fue contada en el colegio y por un momento me quisieron agarrar de punto por este tema pero vi la manera de salir bien librado.

    ReplyDelete
  21. hola eduardo!!! wao en verdad es algo increible lo que pasaste, no muchos hombres cuentan como si nada esto, porque hay que decirlo, hay mucho machismo en nuestro pais y el mundo, y es bueno que saques los fantasmas :) me encanto el relato, muy natural y muy bueno, estoy segura que varios han pasado x esos momentos. Y sobre como calificas a esas mujeres estoy totalmente de acuerdo, pero mas culpa tienen los que alimentan ese negocio?? jejeje! un abrazo!

    ReplyDelete
  22. ah por cierto he posteado algo personal en mi blog, algo que queria sacar de adrento de mi corazon, y bueno, espero tu visita! besos

    ReplyDelete

LinkWithin

Revisa también estos posts: