Thursday, July 21, 2011

Agunos Errores Fatales

Tengo uno de esos amigos que sólo está dispuesto a hacerme la vida imposible en el Messenger. Apenas ingreso mi clave y mi máquina a duras penas empieza a conectarse aparece el recuadro de conversación con un dibujo de un órgano sexual masculino, algún marica o transformista. Y como yo, medio poeta frustrado, suelo poner frases de canciones en mi Nick como “siempre seguí la misma dirección, la difícil la que usa el salmón” o “volveré a buscarte algún día” o alguna otra de inmediato me lanza sus frases como “porque no sigues esta dirección” y me adjunta la imagen de un pene apuntando hacia un lado.
Entonces, como suele fregarme la paciencia cada vez que me conecto a la red del Messenger he optado por entrar como “no conectado”, así me escabullo en el anonimato y converso con quien mejor me parezca. Hace un par de meses atrás, decidí darle una cucharada de su propia medicina y me conseguí las imágenes de otro pene que se formaba con tres claves y uno podía darle el tamaño que quisiera repitiendo la clave del medio. Lo grabé y lo guardé a fin de darle su sorpresa cuando se conectara.
Recuerdo que fue un lunes, estaba en la computadora en horas de la noche y mientras hacía tiempo conversaba con una amiga del trabajo, mi amiga Jazmin, linda ella, quien era seguidora de una religión evangélica y que cada vez que me conectaba a hablar con ella trataba de convencerme de unirme a sus filas, luchar contra el mal y prepararme para la llegada del Mesías. Solía recibir sus correos con pensamientos bíblicos adornados de hermosos paisajes como prueba irrefutable que Dios existe.
Yo, como siempre, si bien no he sido un religioso a ultranza, mantengo mi buena reputación. Puedo jactarme que la gente me aprecia, me considera un buen amigo, un buen padre de familia y buen esposo.
En lo mejor de la conversación con Jazmín, aparece la clásica ventanita “Carlos se ha conectado”. De inmediato eché a andar mis planes, abro el recuadro de conversación y leo que su “Nick” decía “Costa Rica, allá voy”. Conociendo a Carlos, no me extrañaba que estaría próximo a viajar. Así que ni corto ni perezoso eché a volar mi imaginación y antes que se pudiera adelantar le escribo “De costa rica te voy a dar ésta” y le adjunto el dibujo del miembro viril y se lo lanzo. Lo que no me había dado cuenta es que mientras escribía, Jazmín me había enviado un mensaje y por esas cosas que tiene internet, se había activado su ventana y en vez de escribirle a Carlos le había escrito a ella.
Cuando quise reaccionar y subsanar mi error era demasiado tarde. No pude detener tremendo Príapo que le había enviado, que aparecía inmenso ocupando toda la ventana y que para colmo de males era animado y le vibraban las venas como una serpiente eléctrica. Intenté resarcirme, limpiar mi imagen. Pedí disculpas pero se había desconectado. Llamé por celular y no respondió.
Desde ese día perdí una amiga por un error fatal.
En el colegio de mi hija me conocen como un esposo y padre modelo. Si bien no soy de asistir y estar metido en todas las reuniones cumplo en la medida de lo posible con mis obligaciones. Janecita mi esposa se ha encargado de difundir mi fama de buen padre y esposo contando nuestras actividades familiares de los fines de semana. La directora en el par de ocasiones que hemos coincidido hemos tenido una conversación amena y hemos discutido temas sobre proyectos sobre el futuro de los niños y el colegio. Cada vez que la directora se encuentra con Janecita le hace saber que soy un caballero y en más de una ocasión me ha puesto de ejemplo en las reuniones de padres de familia “el señor Rodríguez que es un caballero…”
Las cosas ocurrieron un viernes en la mañana. Yo estaba de vacaciones, así que aprovechando esos días empecé a llevar a mi hija Lucía al colegio. Yo soy un maniático de la puntualidad. No existe día en que llegue tarde al trabajo o alguna cita. Si en las tarjetas de fiestas infantiles o matrimonio me ponen “a las 4:00 p.m”, yo me aparezco como dicen las reglas de urbanidad, diez minutos antes. Si no me creen prueba de ellos son mis familiares que en sus reuniones me he aparecido cuando recién están colocando los globos o la decoración de la fiesta. Y todavía me dicen “Ponemos a las 4, porque en el Perú la gente se aparece una hora después”. Pero no, yo soy puntual a prueba de todo.
El hecho es que el día viernes me quedé dormido. Cuando desperté era ya un poco tarde y no podía permitir que mi hija Lucía tuviera una tardanza, más aún que pareciera que ella hubiera heredado esa manía de la puntualidad. La hice cambiarse rapidísimo y tomar el desayuno prácticamente de un solo bocado. Saqué el carro y arranqué de inmediato al límite de la velocidad. Pero cuando se hace tarde aparecen más carros y más gente, así que volteando la avenida, ya a escasos metros del colegio se había atravesado una camioneta guinda impidiéndome el paso. Estaba en el carril izquierdo. Así que empecé a tocarle el claxon insistentemente. Le hacía el juego de luces y nada. Miraba el reloj y ya eran las 07:45, hora de entrada al colegio. Nuevamente el claxon y las luces y sacaba las manos por la ventana haciéndole gestos poco amables. Apenas la camioneta avanzó un metro a la derecha, pude colarme y avanzar. Al pasar a su lado sobre paré un instante y me disponía a lanzarle el clásico “mujer tenías que ser”. Cuando estoy casi a su lado reconozco la cara de la Directora del colegio. Me hice el loco, bajé la cabeza, avancé unos metros. Dejé a Lucía y me desaparecí del colegio. Desde esa fecha no me han vuelto a nombrar como ejemplo en las reuniones de padres de familia.

3 comments:

  1. Hola Eduardo. Que tales infortunados errores.

    Me he revolcado de la risa con el primero. Eso del cruce de mensajes en el messenger es fatal. Eso me pasó hace años, y menos mal que eran dos personas de harta confianza. Hablaba con un pata mío y con una amiga. Y con el pata hablaba de unos cueros y en eso, me equivoco, y a ella le digo algo que le iba a decir a él. El pata me estaba contando un levante que tuvo y y en eso le digo: "¿Cuantos polvazos te mandaste?". La chica se quedó callada y tuve que decirle la verdad, que estaba hablando con un pata que me estaba contando su aventura. Menos mal que allí quedó todo. Pero vaya susto que me mandé. Y en otra ocasión, estaba hablando con una amiga de desayunos y le pregunto si le gustaba los panes integrales. Y tipeo y mi mensaje sale así: "¿Te gustan los penes integrales?". Mi amiga estaba en shock y luego se arrastró de la risa al ver que había sido un error tipográfico.

    Un abrazo.

    LUCHO

    ReplyDelete
  2. Hola Lucho gracias por pasar por todos los posts. Me he matado de risa con tu comentario "te gustan los penes integrales?", jajajaja esas cosas pasan. A ver si un día te animas a contar tus anécdotas también.

    ReplyDelete
  3. Por DIOS!!!! Tenías razón Lucho, es demasiado gracioso leerloooooooo!!! Me reí con el error tuyo tb en el messenger.
    Yo tuve uno medio monse, bueno varios... pero el que más recuerdo es uno en la universidad, en esos messengers precarios que eran RELENTOS, hablaba con una amiga y con un tipejo con el que hice grupo en un curso y lo odié por vago y nunc amás le hable hasta ese dia q me saludo... le dije hola y cambié de ventana, y mepuse a hablar otra vez con mi amiga, le dije, "pucha lu, estoy más aburrida que wachi de cerro y encima el salón huele a caca"... pero cuando leí decía "... el salón huele a" NADA MAS y dije, DONDE ESTA LA CACA!!! Y abrí la ventana del tipejo y decía: Hola caca. Después de un ratito me puso "bueno está bien que me odies pero no es para tanto" jajajajaja JAMAS LE HABIA HABLADOOOOO PARA ALGO QUE NO SEA DE TRABAJOS DE U Y MENOS ASI!
    uy tengo varias tb... Repito Eduardo.. eres genial!

    ReplyDelete

LinkWithin

Revisa también estos posts: